Mesosfera, termosfera y exosfera

Se conoce como atmósfera terrestre a la capa de gases que rodea el planeta Tierra y que lo protege de la radiación solar y otros cuerpos celestes. Está compuesta por 5 capas: tropósfera, estratósfera, mesósfera, termósfera y exósfera. 

Mesósfera Termósfera Exósfera
Orden Tercera capa de la atmósfera. Cuarta capa de la atmósfera. Quinta capa de la atmósfera.
Ubicación Entre unos 50 km y 80 km desde la superficie de la Tierra. Entre unos 90 km y 500 km desde la superficie de la Tierra. Entre unos 600 km y 10.000 km desde la superficie de la Tierra.
Limite Mesopausa. Termopausa. Espacio exterior.
Temperatura Alrededor de los -80 °C. Alrededor de los 1.500 °C. Es difícil de analizar en esta capa por su cercanía con el espacio exterior.
Composición química Principalmente oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno. Oxígeno, nitrógeno y helio. Similar al espacio exterior.
Densidad del aire Baja. Baja. Baja.
Dato curioso En esta capa los meteoritos son desintegrados. En esta capa se producen las auroras boreales. En esta capa hay una gran cantidad de polvo cósmico.

Ecosistemas acuáticos, ecosistemas terrestres y ecosistemas aeroterrestres

Se entiende por ecosistema  a un conjunto de comunidades que interactúan entre sí y con el medio abiótico en el que viven. Existen tres tipos principales: los ecosistemas acuáticos, los ecosistemas terrestres y los ecosistemas aeroterrestres. 

Ecosistemas acuáticos Ecosistemas terrestres  Ecosistemas aeroterrestres
Definición Son aquellos cuyo medio físico es el agua. Son aquellos cuyo medio físico es la tierra. Son aquellos que albergan organismos que se desarrollan tanto en el agua como en la tierra.
Medio donde están los organismos Agua. Tierra. Tierra y aire.
Productores  Fitoplancton y plantas acuáticas. Plantas terrestres. Plantas terrestres.
Consumidores Peces, mamíferos acuáticos, aves acuáticas, anfibios, reptiles, nematodos, platelmintos, cnidarios, equinodermos y artrópodos. Mamíferos, aves, anfibios, reptiles, nematodos, platelmintos y artrópodos. Aves, artrópodos y mamíferos voladores.
Condiciones ambientales Estables. Variables. Variables.
Factores abióticos importantes Temperatura, luz, salinidad y oxígeno disuelto. Temperatura, luz, humedad y tipo de suelo. Temperatura, luz, humedad y tipo de suelo.
Penetración de la luz Después de los 50 m o 100 m la luz no es capaz de penetrar. La luz es capaz de penetrar hasta los bosques más densos. La luz es capaz de penetrar hasta los bosques más densos.
Tipos de ecosistemas  Océanos, mares, ríos y lagunas. Desiertos, bosques, praderas, tundras y montañas. Desiertos, bosques, praderas, tundras y montañas.

 

Ondas sonoras

El sonido es producido por fuentes vibrantes colocadas en un medio que por lo general suele ser el aire, pero puede ser cualquier gas, líquido o sólido. Un objeto que vibra en el aire produce ondas de sonido a través del desplazamiento de las capas de sus partículas.

El sonido es una forma de energía que se transmite de un punto a otro como una onda.

¿Qué es una onda?

Una onda es una perturbación vibratoria en un medio que transporta energía de un punto a otro sin que haya un contacto directo entre los dos puntos.

Se puede decir que una onda es producida por las vibraciones de las partículas del medio a través del cual pasa.

Tipos de ondas

Hay dos tipos de ondas: longitudinales y transversales.

En las ondas longitudinales, las partículas del medio vibran hacia adelante y hacia atrás en la misma dirección en que se mueve la onda. El medio puede ser sólido, líquido o gaseoso.

Por su parte, en las ondas transversales las partículas del medio vibran hacia arriba y hacia abajo en ángulo recto hacia la dirección en que se mueve la onda. Estas ondas se producen sólo en sólidos y líquidos, pero no en los gases.

El sonido es una onda longitudinal que consiste en compresiones y rarefacciones que viajan a través de un medio.

Características de las ondas sonoras

Los sonidos de diferentes objetos se pueden distinguir en base a sus diferentes características:

Volumen

La sonoridad es la característica del sonido por la cual se pueden distinguir los sonidos fuertes y débiles. Por ejemplo, cuando una persona habla con otra su voz es baja, pero cuando lo hace en una reunión pública su voz es alta.

La sonoridad depende de una serie de factores:

  • Amplitud del cuerpo vibrante: la intensidad del sonido varía directamente con la amplitud del cuerpo vibrante. Por ejemplo, cuando al tocar un tambor con fuerza la amplitud de su membrana aumenta y se escucha un sonido fuerte.
  • Área del cuerpo vibrante: la intensidad del sonido también depende del área del cuerpo vibrante. Por ejemplo, el sonido producido por un tambor grande es más fuerte que el de uno pequeño debido a su gran área vibratoria. La sonoridad aumenta con el área del cuerpo vibrante y viceversa.
  • Distancia desde el cuerpo vibrante: la sonoridad también depende de la distancia del cuerpo vibrante al oyente. Es causada por la disminución de la amplitud debido al aumento de la distancia.

Tono

El tono es la característica del sonido por la cual podemos distinguir entre un sonido agudo o grave, y depende de la frecuencia. Un tono más alto significa una frecuencia más alta y viceversa.

Frecuencia

La frecuencia es el número de vibraciones de sonido que pasan en un segundo. Por ejemplo, la frecuencia de la voz de las mujeres y los niños es mayor que la de los hombres.

Calidad

Es la característica del sonido por la cual se puede distinguir entre dos sonidos de la misma intensidad y el tono. Por ejemplo, si una persona está fuera de una sala puede distinguir entre las notas de un piano y una flauta que se tocan dentro de la sala, esto se debe a la diferencia en la calidad de estas notas.

Intensidad

Es la energía del sonido que pasa por segundo a través de una unidad de área perpendicular a la dirección de propagación del sonido. Las ondas sonoras transfieren energía desde la fuente sonora al oyente. La intensidad del sonido depende de la amplitud de la onda.

¿Sabías qué...?
La sonoridad depende no sólo de la intensidad del sonido sino también de las condiciones físicas del oído ya que el oído humano es más sensible a algunas frecuencias que a otras.

Reflejo del sonido

Cuando una persona aplaude o grita cerca de una superficie reflectante, como un edificio alto o una montaña, vuelve a escuchar el mismo sonido un poco más tarde. Ese sonido que escucha se llama eco y es el resultado de la reflexión del sonido desde la superficie.

Energía del sonido

Es la energía producida cuando las ondas se mueven hacia afuera desde un objeto vibrante o fuente sonora. Cuando las moléculas de aire alrededor de las ondas comienzan a vibrar, las ondas de sonido son transportadas.

Diferencia entre eco y reverberación

Cuando el sonido incide en la superficie de un medio y rebota, se llama eco o reflejo del sonido. La reverberación es el reflejo múltiple de las ondas sonoras.

La sensación de sonido persiste en nuestro cerebro durante aproximadamente 0,1 s. Para escuchar un eco claro, el intervalo de tiempo entre nuestro sonido y el sonido reflejado debe ser de mayor a 0,1 s si este es menor a 0,1 s se produce reverberación.

Propagación del sonido

En el aire, el sonido se transmite por las variaciones de presión de su fuente al entorno. El nivel de sonido disminuye a medida que se aleja cada vez más de su fuente.

Si bien la absorción por el aire es uno de los factores que atribuyen al debilitamiento de un sonido durante la transmisión, la distancia juega un papel más importante en la reducción del ruido durante la transmisión. La reducción de un sonido se llama atenuación.

El efecto de la atenuación de la distancia depende del tipo de fuentes de sonido. La mayoría de los sonidos o ruidos que se encuentran en la vida cotidiana provienen de fuentes que se pueden caracterizar como fuentes puntuales o lineales.

Si una fuente sonora produce una propagación esférica del sonido en todas las direcciones, es una fuente puntual. Si la fuente sonora produce una propagación cilíndrica del sonido, se puede considerar como una fuente lineal.

Las fuentes sonoras puedes ser naturales o artificiales de acuerdo a su origen.

Generación espontánea

Durante milenios los seres humanos se han preguntado cómo surge la nueva vida, y esto se ha mantenido en una constante disputa entre la religión, la filosofía y la ciencia. Una de las primeras explicaciones fue la teoría de la generación espontánea, ampliamente aceptada durante la Edad Media.

Teoría de la generación espontánea

Esta teoría tiene como objetivo explicar el surgimiento aparentemente repentino de organismos en la materia inerte. Sugiere que estos no descienden de otros organismos y que sólo requiere que se cumplan ciertas condiciones en su entorno para que ocurra la creación.

La generación espontánea es la hipótesis incorrecta de que las cosas no vivas son capaces de producir vida.

Aristóteles como precursor

Aristóteles fue quien teorizó que la materia no viva contenía un calor vital llamado pneuma. Sugirió que los animales y las plantas podrían surgir de la tierra y del líquido, porque había calor vital en el aire, aire en el agua y agua en la tierra. Esta creencia sentó las bases para la teoría de la generación espontánea.

Generación espontánea de ratones

Para crear ratones se requiere que la ropa interior sucia y el grano de trigo se mezclen y se dejen al aire libre. En 21 días o menos, aparecerían los ratones. La causa real puede parecer obvia desde una perspectiva moderna, pero para los defensores de esta idea, los ratones surgieron espontáneamente de los granos de trigo.

La teoría de la generación espontánea persistió en el siglo XVII, cuando los científicos realizaron experimentos adicionales para apoyarla o refutarla.

Redi Vs. Needham

En 1668 un científico italiano llamado Francesco Redi diseñó un experimento para probar la creación espontánea de gusanos. Redi sospechaba que las moscas que aterrizaban en la carne ponían huevos y estos eventualmente se convertían en gusanos.

Para probar esta idea realizó el siguiente experimento:

  1. Usó tres piezas de carne.
  2. Una de ellas la colocó debajo de una hoja de papel, como resultado las moscas no pudieron poner huevos en la carne y no se desarrollaron gusanos.
  3. La segunda pieza la dejó al aire libre, donde aparecieron los gusanos.
  4. La tercera pieza la cubrió con una gasa. Las moscas fueron capaces de poner los huevos en la gasa pero en la carne no se desarrollaron gusanos.
  5. Para concluir, colocó la gasa que contenía los huevos en un trozo de carne fresca y observó como se desarrollaron los gusanos.
El experimento de Redi demostró que fueron los huevos los que originaron las moscas y no la generación espontánea.

En Inglaterra, John Needham desafió los hallazgos de Redi al realizar un experimento en el que colocó un caldo orgánico en una botella, lo calentó para matar cualquier organismo que estuviese dentro y luego la selló. Días después, informó sobre la presencia de vida en el caldo y anunció que la vida había sido creada a partir de materia no viva.

Experimento de Spallanzani

Lazzaro Spallanzani, también un científico italiano, revisó los datos y el diseño experimental de Redi y Needham y concluyó que quizás el calentamiento de la botella de Needham no mató todo lo que había dentro, por lo que construyó su propio experimento.

  1. Colocó caldo en cada una de las dos botellas.
  2. Hirvió el caldo en ambas botellas.
  3. Selló una botella y dejó la otra abierta.
  4. Días después, la botella sin sellar estaba llena de pequeños seres vivos que observó con más precisión en el microscopio recién inventado. La botella sellada no mostraba signos de vida.
El experimento de Spallanzani ciertamente excluye a la generación espontánea como una teoría viable.
Llegada de la microscopía

La invención del microscopio en ese momento sirvió para realzar la creencia de la generación espontánea. La microscopía reveló un mundo completamente nuevo de organismos que parecían surgir espontáneamente.

Algunos científicos notaron que Spallanzani, al haber privado la botella de aire, había obviado el hecho de que éste era necesario para la generación espontánea. Aunque su experimento fue exitoso, una fuerte refutación debilitó sus afirmaciones.

Experimento de Pasteur

Louis Pasteur, un científico francés, aceptó el desafío de recrear el experimento y dejar el sistema abierto al aire.

  1. Diseñó varias botellas con cuellos curvos en S orientados hacia abajo para que la gravedad impidiera el acceso de materiales extraños en el aire.
  2. Colocó un caldo enriquecido con nutrientes en una de las botellas de cuello de cisne.
  3. Hirvió el caldo y no observó vida en la botella durante un año.
  4. Luego rompió la parte superior de la botella, la expuso más directamente al aire y observó formas de vida en el caldo en unos días.

Concluyó que mientras el polvo y otras partículas en el aire quedaran atrapadas en el cuello en forma de S de la botella, no se crearía vida hasta que se eliminara ese obstáculo.

Pasteur finalmente convenció al mundo de que aunque la materia inerte estuviese expuesta al aire no surgirían formas de vida en ella.
¿Sabías qué...?
La pasteurización originalmente fue el proceso de calentar los alimentos para eliminar microorganismos dañinos antes del consumo humano.

 

 

Respirar bien, fuente de salud

En casos excepcionales una persona puede estar hasta 250 días sin comer o 18 días sin comer ni beber, pero nadie puede estar más de varios minutos sin respirar. Las células de nuestro cuerpo necesitan oxígeno para quemar y asimilar los nutrientes. Además de ser esencial para la vida, la respiración constituye un medio para realizar ejercicios de relajación.

La respiración es un proceso involuntario y automático, en que se extrae el oxígeno del aire inspirado y se expulsan los gases de desecho con el aire espirado. Aunque podemos controlar de manera voluntaria el ritmo o las pausas de la respiración, en condiciones normales no podemos permanecer pendientes de ello. Cuando estamos durmiendo, por ejemplo, no tenemos conciencia real de lo que hacemos. Lo mismo ocurre con el bombeo de la sangre que realiza el corazón. Todos los procesos esenciales que requieren una actividad constante son controlados por centros específicos del cerebro.ngloban las realizadas en el césped del estadio: lanzamientos y saltos.

¿Sabías qué...?
Respiramos unos 5-6 litros de aire por minuto.

¿Cómo respiramos?

Las fosas nasales son las que permiten el ingreso del aire, están ubicadas en el interior de la nariz y encima de la boca. En el interior de las fosas nasales se encuentra la membrana pituitaria, que calienta y humedece el aire que inspiramos para que no llegue demasiado frío a los pulmones o reseque la garganta. El aire desde aquí pasa a la faringe, sigue por la laringe y penetra en la tráquea.

La tráquea se divide en dos conductos de aire denominados bronquios, que están conectados a los pulmones. En el interior de los pulmones, los bronquios se ramifican en bronquios más pequeños e incluso en conductos más pequeños denominados bronquiolos. Estos últimos terminan en minúsculas bolsas de aire denominadas alvéolos, donde tiene lugar el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. Cada pulmón alberga alrededor de unos 300 ó 400 millones de alvéolos.

Los pulmones están llenos de aire, y su estructura es elástica y esponjosa; son los encargados del intercambio de gases entre la sangre y la atmósfera. El aire llena los pulmones, los cuales, a su vez, dejan que el oxígeno pase a la sangre. Luego de la inspiración, se realiza la expiración, durante la cual los pulmones extraen el dióxido de carbono de la sangre y lo envían hacia la atmósfera.

El aire que respiramos

Respiramos aire, éste es una mezcla de varios gases, principalmente nitrógeno y oxígeno. Además, en muy pequeña cantidad, hay otros gases conocidos como gases raros o inertes. De modo que, si tenemos en cuenta la cantidad, debemos decir que el nitrógeno es el componente más abundante del aire, y le sigue el oxígeno que se encuentra en menor proporción.

La atmósfera contiene también muchas otras sustancias, en gran parte causadas por la acción humana, y algunas de ellas perjudiciales para nuestra salud.

Los principales gases contaminantes atmosféricos son:

Óxido de azufre, se origina en las refinerías de petróleo.
Monóxido de carbono, producto de las estufas y coches.
Óxido de nitrógeno, consecuencia de los puntos de energía nuclear y de vehículos de combustión interna.
Dióxido de carbono, proviene de industrias y de la actividad de deforestación.

Como ya dijimos el aire es un recurso que está expuesto a la contaminación. El espacio que existe entre las moléculas del aire puede ser ocupado por otros gases. Si bien puede parecer lógico que un ambiente cerrado se encuentre menos expuesto a los gases contaminantes, esto no es así. Sobre todo en los países en desarrollo se sigue cocinando o utilizando calefacción mediante combustibles sólidos como: madera, carbón, residuos vegetales, etc. De este modo, los combustibles sólidos, las estufas ineficientes o los sistemas de ventilación inadecuados pueden perjudicar considerablemente las condiciones del aire.

En la India, donde el 80 por ciento de las casas utilizan combustibles sólidos, se estima que mueren cada año medio millón de niños debido a la contaminación interior, en especial de infecciones respiratorias agudas. En iguales condiciones se encuentra África Subsahariana. En Latinoamérica, donde un cuarta parte de los hogares usan combustibles de este tipo, 30.000 personas mueren anualmente.

Efectos del smog sobre la salud

La contaminación del aire que reduce la visibilidad se conoce con frecuencia como niebla o smog. Originalmente el término smog significaba una combinación de humo (en Inglés, smoke) y niebla (en Inglés, fog), pero actualmente se refiere a cualquier mezcla visible de agentes contaminantes del aire.

Se distinguen dos tipos de smog:

• Smog Industrial: Apareció con el apogeo de las industrias, en las grandes ciudades donde se consumían combustibles fósiles a gran escala, como el petróleo y el carbón. El azufre que se genera en su combustión se mezcla con las partículas en suspensión formando esta niebla perjudicial para la salud de las personas.
• Smog fotoquímico: Es el producido por la mezcla de Nitrógeno y otros hidrocarburos volátiles. Surge al incidir la luz solar sobre ellos, provocando una reacción que forma gases altamente tóxicos como el ozono. El principal culpable de este tipo de contaminación por Smog, es la gran cantidad de vehículos circulando por las ciudades.

Inhalar smog resulta perjudicial para nuestro sistema respiratorio, la gente sensible puede experimentar síntomas después de permanecer solamente una o dos horas al aire libre en medio de un ambiente contaminado.

Por su parte, los ancianos son los más propensos a sufrir complicaciones cuando ya presentan enfermedades pulmonares o cardiacas. Los niños, también se encuentran dentro del grupo de los más afectados, porque ellos respiran más rápido y gastan más tiempo al aire libre.

En general, las afecciones más comunes por consecuencia del smog son: irritación de las vías respiratorias y de las mucosas de los ojos, cansancio y dolor de cabeza.

El humo del cigarrillo

El humo del cigarrillo contiene miles de sustancias químicas también llamados “emisiones del humo”; alguno de estos componentes son: nicotina, monóxido de carbono, alquitrán, oxidantes e irritantes.

La nicotina es el compuesto químico más característico del tabaco, es un alcaloide que se encuentra únicamente en esta planta; es la sustancia responsable de provocar la adicción por el cigarrillo.

El monóxido de carbono es un gas que se forma en el humo del tabaco, ha sido identificado como una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares (enfermedades cardíacas) de los fumadores.

El alquitrán está presente en el humo del tabaco y se compone de numerosas sustancias químicas muy cancerígenas entre las cuales están los hidrocarburos, el benceno y los compuestos inorgánicos.

La acetona, los fenoles y el ácido cianhídrico son irritantes que provocan lesiones en las paredes de los bronquios y de la nariz e irritación a nivel de los ojos.

¿Por qué es difícil respirar en lugares altos?
Hay lugares en los que es más difícil respirar, como por ejemplo en lo alto de una montaña porque el aire es más ligero y al respirar se absorbe menos oxígeno de lo normal, por esa razón las personas que escalan grandes alturas tienen que prepararse bien y llevar siempre oxígeno de reserva.

Problemas respiratorios frecuentes

El sistema respiratorio es propenso a contraer determinadas enfermedades y los pulmones tienen tendencia a padecer una amplia variedad de trastornos causados por los contaminantes del aire.

Estas enfermedades alcanzan a personas de todas las edades y de ambos sexos; las consultas al médico por este tipo de problemas ocupan el primer lugar. Los inconvenientes respiratorios pueden afectar desde la nariz, hasta los pulmones.

¿Sabías qué...?
El pulmón derecho es más grande que el izquierdo; este debe dejar espacio al corazón.

Si bien hay múltiples causas; las más frecuentes son las infecciones, es decir, las causadas por microbios (virus o bacterias). También pueden existir otras causas relacionadas con los contaminantes en el ambiente de trabajo y por la exposición continua a sustancias químicas e irritantes que se encuentran en el aire y que al respirarlas afectan la función de las vías respiratorias.

Una de las enfermedades más frecuentes relacionadas con la respiración es la bronquitis. Se trata de la inflamación de las principales vías aéreas hacia los pulmones. Puede aparecer de modo agudo o crónico.

La bronquitis aguda es ocasionada por un número de virus que pueden infectar el tracto respiratorio y atacar los conductos bronquiales. Se presenta con dificultad para respirar, jadeo, presión en el pecho y tos con mucosidad.

Otra afección muy popular es el asma, generalmente la padecen los niños. Es un trastorno que provoca que las vías respiratorias se hinchen y se estrechen, lo cual hace que se presente dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos.

La respiración y la relajación

La respiración completa o profunda es fundamental para conseguir una adecuada relajación. Realizarla de modo adecuado implica tener en cuenta que la respiración sólo debe ejecutarse por la nariz, de manera pausada y profunda, y nunca por la boca. De este modo, conseguiremos optimizar el proceso de oxigenación de la sangre y como consecuencia beneficiaremos el funcionamiento de todo nuestro organismo.

Es importante indicar que el aire presente en nuestros pulmones contiene aire residual con dióxido de carbono proveniente de la anterior respiración, por eso si no realizamos una espiración completa presentamos menos oxígeno en nuestros pulmones y células. Por lo tanto, si hacemos una respiración lenta y prolongada quedará menos aire residual y entrará más oxígeno.

El dióxido de carbono, contenido en la sangre venosa, debe ser descargado y sustituido por oxígeno. La sangre insuficientemente oxigenada afecta negativamente nuestro estado de ansiedad, depresión o posible estrés. Incluso nos imposibilita actuar con calma ante situaciones de presión.

Por el contrario, un buen suministro de oxígeno activa la circulación de la sangre y hace que nos sintamos mucho más seguros y calmos. Es por eso que cualquier ejercicio de relajación empiece siempre con una respiración profunda y regular.

Eso explica también por qué el deporte es tan relajante: el esfuerzo físico hace que, automáticamente, la respiración se vuelva más profunda, es decir, que se inhale mayor cantidad de oxígeno.

Es recomendable:
• Realizar actividad física con frecuencia.
• Procurar pasar tiempo al aire libre, en zonas que no se encuentran expuestas a focos contaminantes.
• Estar el menor tiempo posible en lugares cerrados con mucha aglomeración de personas.
• Interiorizarse e involucrarse en actividades de protección ambiental.
• Utilizar mascaras cuando trabaje con químicos, o donde se produzca polvo, humo o vapores.
• No fumar.
• Respirar siempre por la nariz y no por la boca.

Beneficios de una buena respiración:
• Disminución del cansancio y estrés.
• Proporciona tranquilidad.
• Mayor oxigenación en la sangre.
• Aumenta el volumen respiratorio.

Intoxicación por Monóxido de Carbono

El monóxido de carbono es un gas venenoso, sin color ni olor, por lo que se lo conoce como “el asesino invisible”. El monóxido de carbono se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas oil, nafta.

Cada año mueren unas 200 personas por intoxicación por monóxido de carbono, todas ellas prevenibles. La vida media en personas sanas que respiran aire contaminado por monóxido de carbono, varía entre 3 a 4 horas.

Las alarmas detectoras de dióxido de carbono salvan vidas.

¿Cómo se produce la intoxicación por Monóxido de Carbono?

La inhalación e Intoxicación por Monóxido de Carbono produce que éste reemplace al oxígeno en el torrente sanguíneo. En consecuencia, la falta de oxígeno hace que sufran el corazón, el cerebro y el cuerpo.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y las personas que habitan en zonas de gran altitud.

El principal riesgo de este tipo de intoxicación es que en muchos casos la persona no es consciente de los síntomas. Éstos pueden ser:

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o vómitos.
  • Mareos, acompañados de cansancio.
  • Letargo o confusión.
  • Desmayo o pérdida de conocimiento.
  • Alteraciones visuales.
  • Convulsiones.
  • Estado de coma.
  • Pueden producirse otros síntomas parecidos a una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal, un problema neurológico o cardíaco. Es decir, ante la inhalación de este gas venenoso, puede parecer que la persona tiene otra patología, pero podría tratarse de una Intoxicación por Monóxido de Carbono.

Ante los primeros síntomas, es necesario ventilar el ambiente y recurrir a un centro de salud u hospital y/o asistir a un servicio de emergencias médicas. Infórmele al personal médico sobre la sospecha de estar sufriendo intoxicación por Monóxido de Carbono.

¿Cómo se puede prevenir?

– Para prevenir la intoxicación por Monóxido de Carbono es elemental el control de las instalaciones y el buen funcionamiento de artefactos así como es importante mantener los ambientes bien ventilados:

  • Control de instalaciones:

– Controlar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los artefactos: calefones, termotanques, estufas a gas, salamandras, hogares a leña, calderas, cocinas, calentadores, faroles, motores de combustión interna en automóviles y motos, braseros.

– Examinar especialmente las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas para asegurarse que están permeables y en buen estado.

– Hacer una verificación de las instalaciones con personal matriculado que pueda identificar y corregir los desperfectos de la fuente generadora de monóxido de carbono.

– Existen distintos signos que muestran que un artefacto no está funcionando bien y vuelve urgente hacer revisar la conexión por un gasista matriculado:

– Comprobar que la llama de estufas y hornallas sea siempre de color azul. Si la misma es anaranjada, es una mala señal.

– Lo más notorio en un conducto de gas que no esté bien puesto o mal tapado, es el rastro de una mancha negra en el techo y en la pared (en el recorrido que hace el caño).

  • Ambientes bien ventilados:

– Comprobar que los ambientes tengan ventilación hacia el exterior.

-Ventilar toda la casa una vez al día, aunque haga frío.

– Dejar siempre una puerta o ventana entreabierta, tanto de día como de noche, y aún cuando haga frío.

– Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no dormir con éstas encendidas y apagarlas fuera de la casa.

– No usar el horno u hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.

– No mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor.

– El calefón no debe estar en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.

– No encender motores a combustión (grupos electrógenos, motosierra, etc.) en cuartos cerrados, en sótanos o garages.

– No mantener el motor del auto en funcionamiento cuando el garaje está cerrado. Si su garaje está conectado al resto de su hogar, cierre las puertas.

– No arrojar al fuego plásticos, goma o metales porque desprenden gases y vapor que contaminan el aire.

¿Cómo actuar ante una intoxicación por Monóxido de Carbono?

Ante la sospecha de estar padeciendo una intoxicación por Monóxido de Carbono:

  • Salga a tomar aire fresco inmediatamente, abra ventanas y puertas, apague los artefactos de gas y llame al servicio de emergencia. No permanezca en su domicilio.
  • Ante los primeros síntomas, recurra inmediatamente al médico.

TODAS LAS INTOXICACIONES POR MONOXIDO DE CARBONO SON EVITABLES

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/334-intoxicacion-por-monoxido-de-carbono

 

Rubéola

La rubéola es una enfermedad que se transmite por aire y es causada por el virus de la rubéola.

Por lo general aparece en la infancia. Sin embargo, si una mujer contrae rubéola al inicio de su embarazo, puede producir alteraciones graves en el feto y/o en el recién nacido.

¿Cuáles son los síntomas?

La rubéola se caracteriza por la aparición de pequeñas erupciones en la piel de un color rosáceo que se inician en la cabeza y progresan hacia los pies. Después puede aparecer malestar general, fiebre, conjuntivitis, enrojecimiento de los ojos, dolor de garganta e inflamación de los ganglios alrededor de la nuca y en la región posterior de las orejas.

En el momento en el que el virus de la rubéola está circulando hay mayor riesgo de que se presenten casos de síndrome de rubéola congénita. En este caso, si la madre embarazada no se encuentra bien inmunizada puede adquirir la enfermedad y transmitírsela al bebe. Este síndrome se caracteriza por lesiones como: retraso mental, cataratas, sordera y cardiopatía de elevada la mortalidad.

¿Cómo se previene?

Para prevenir la rubéola se tiene que recibir el esquema completo de vacunación. Es muy importante adherirse a todas las campañas que ofrecen una dosis extra para mantener altas las defensas contra esta enfermedad. Mediante a la prevención por vacunación en la Argentina esta enfermedad se encuentra en vías de eliminación.

Vacunación

Para prevenir la rubéola se tiene que recibir el esquema completo de vacunación.

Todas las personas deben contar con dos dosis de la vacuna doble y/o triple viral; una dosis al año de vida y con un refuerzo durante el ingreso escolar (5 ó 6 años) de vacuna triple viral. Durante el puerperio, la madre debe vacunarse de inmediato en el caso de no tener el esquema completo.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/261-rubeola-#sthash.ISlvmgXu.dpuf