Educación sexual

La educación sexual ayuda a las personas a obtener información, habilidades y motivación para tomar decisiones saludables sobre el sexo y la sexualidad.

¿Qué es la educación sexual?

La educación sexual es la enseñanza de temas relacionados con el sexo y la sexualidad, explora los saberes sobre esos temas y permite adquirir las habilidades necesarias para manejar de forma correcta las relaciones y administrar la propia salud sexual.

La educación sexual puede tener lugar en las escuelas, en entornos comunitarios e incluso en línea. Por supuesto que los padres juegan un papel central en la provisión de educación sexual.

La educación sexual es un tema sumamente importante en los que se deben incluir a los adolescentes para evitar enfermedades o embarazos no deseados.

¿Cuáles son las etapas del desarrollo social y sexual?

De 0 a 1 años

En esta etapa solo existe una relación con los padres a través de los cuidados de ellos, los niños crean lazos afectivos que serán muy importantes en su futuro en cuanto al ámbito social y sexual.

De 1 a 3 años y medio

Esta es la segunda etapa, gracias al vínculo que crea con sus padres su pensamiento se enriquece. Se oponen a las reglas de su familia como una manera de afianzar su independencia.

De 3 años y medio a 6 años

En esta etapa el niño comienza a conocer el mundo, también surge el primer periodo de enamoramiento. Aprenden a relacionarse con otros y a identificar su propio sexo.

De 6 a 9 años

En esta etapa inicia el crecimiento físico, comienza el interés del niño por conocer el mundo y lo que lo rodea. El desarrollo sexual se centra en el inicio del desarrollo de los caracteres secundarios. Los valores de la familia y la enseñanza de la sexualidad son vitales en esta etapa.

Juventud – de 10 a 24 años

La juventud, aunque se extiende desde los 10 años hasta los 24 años, incluye varias etapas, abarca la pubertad, preadolescencia, adolescencia media y juventud plena.

Durante la pubertad, las hormonas sexuales se activan y generan cambios físicos y psicológicos. El cuerpo crece aceleradamente, se acentúan los caracteres sexuales secundarios, a las chicas les crecen las caderas, senos y les crece el vello en la pelvis principalmente; por otro lado a los chicos les cambia la voz, les crecen los genitales y el vello en la pubis.

En esta etapa, a pesar del cambio de apariencia y de que se alcanza la madurez sexual, psicológicamente el adolescente no está preparado para tener relaciones. Presentan emociones contradictorias entre la niñez y la adultez.

¿Sabías qué...?
Cada año en los Estados Unidos, aproximadamente 750.000 adolescentes quedan embarazadas, y hasta el 82 % de esos embarazos son involuntarios.

Durante la adolescencia, los jóvenes comienzan a desarrollar ideas sobre su aspecto físico, buscan su propia identidad y en el camino se crean ciertas inseguridades. Es una etapa usualmente de rebeldía en la que se crean más vínculos con los amigos y se inician las relaciones de pareja, por lo que es una etapa crítica en la educación sexual.

A pesar de que esta etapa este caracterizada por la rebeldía, los padres deben hablarles a sus hijos sobre la sexualidad.

¿Por qué es importante la educación sexual?

La educación integral sobre salud sexual abarca una variedad de temas los cuales junto con el apoyo de los padres y la comunidad, puede ayudar a los jóvenes a:

  • Evitar las consecuencias negativas para la salud: conocer acerca de la educación sexual les permite a las jóvenes evitar los embarazos no deseados, reducir las enfermedades de transmisión sexual como el VIH o el VPH, las cuales pueden tener consecuencias sumamente graves para la salud.
¿Qué es el VIH?

El VIH o virus de la inmunodeficiencia humana, es un virus que ataca el sistema inmunológico. Sin un sistema inmune fuerte, el cuerpo tiene problemas para combatir las enfermedades. Tanto el virus como la infección que causa se llaman VIH.

Los anticonceptivos permiten la prevención de enfermedades de transmisión sexual.
  • Evitar que la sexualidad sea un tema tabú: aprender a hablar libremente de anticonceptivos y condones, así como actividades para las que no están preparados, protege la salud de los jóvenes a lo largo de sus vidas, retrasa la iniciación sexual hasta que estén listos. La conversación acerca de estos temas ayuda a que los adolescentes utilicen anticonceptivos
  • Comprender las relaciones saludables y no saludables: mantener una relación sana requiere habilidades que a muchos jóvenes nunca se les enseñan, como la comunicación positiva, el manejo de conflictos y las decisiones de negociación relacionadas con la actividad sexual. La falta de estas habilidades puede llevar a relaciones poco saludables e incluso violentas entre los jóvenes.
  • Comprender, valorar y sentir autonomía sobre sus cuerpos: la educación en salud sexual no sólo enseña los principios básicos de la pubertad y el desarrollo, sino que también inculca a los jóvenes que tienen derecho a decidir qué conductas deben realizar y a rechazar la actividad sexual no deseada. Además, la educación sexual ayuda a los jóvenes a examinar las fuerzas que contribuyen a una imagen corporal positiva o negativa.
  • Respetar el derecho de los demás a la autonomía corporal: la buena educación sexual les enseña a los jóvenes lo que constituye violencia sexual, que la violencia sexual es incorrecta y cómo encontrar ayuda si han sido agredidos.
  • Mostrar dignidad y respeto por todas las personas, independientemente de su orientación sexual: en las últimas décadas se han dado pasos enormes hacia la igualdad para las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT). Sin embargo, los jóvenes LGBT aún enfrentan discriminación y acoso.
  • Protege su éxito académico: la salud sexual de los estudiantes puede afectar el éxito académico. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades han descubierto que los estudiantes que no participan en conductas de riesgo de salud reciben calificaciones más altas que los estudiantes que participan en conductas de riesgo para la salud.
Los problemas relacionados con la salud y los embarazos no deseados pueden contribuir tanto al ausentismo como a la deserción.

Enfermedades de transmisión sexual: sífilis

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual altamente contagiosa que afecta tanto a hombres como a mujeres y la produce la bacteria Treponema Pallidum.

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) la cual puede causar graves complicaciones y a largo plazo la muerte si no es tratada de manera adecuada.

¿Sabías qué...?
La prevención a través del uso de preservativo es primordial para evitar contagiarse de ésta y de otras enfermedades de transmisión sexual.

La sífilis se produce por una infección causada por la bacteria Treponema pallidum, la cual penetra en la piel a través de las membranas mucosas rotas, usualmente durante el contacto sexual aunque también existen otras maneras de contagiarse. Una llaga puede ocurrir en la vagina, el ano, el recto, los labios y la boca.

Treponema pallidum.

El primer signo es una úlcera indolora en los genitales, el recto, la boca o la superficie de la piel. Algunas personas no notan la llaga porque no duele. Estas llagas se pueden curar solas, pero las bacterias permanecen en el cuerpo si no se tratan. La bacteria puede permanecer inactiva en el cuerpo durante décadas antes de regresar a los órganos dañinos, incluido el cerebro.

Las llagas o úlceras son síntomas característicos de la sífilis.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo?

La sífilis se produce cuando T. pallidum se transfiere de una persona a otra durante la actividad sexual. También se puede pasar de la madre al feto durante el embarazo o a un bebé durante el parto, a esto se le llama sífilis congénita. No se puede propagar a través del contacto compartido con objetos, como manillas de puertas y asientos de inodoro.

Sífilis congénita

La sífilis congénita es una grave infección que se transfiere de una madre a su feto a través de la placenta o durante el parto. Los síntomas incluyen: fiebre, dificultad para ganar peso, ampollas en el cuerpo, erupción en los genitales y ausencia del puente nasal, entre otros.

La sífilis ocurre en todos los rincones del mundo, principalmente en zonas urbanas, donde la población de más alto riesgo son las personas con edades que van desde los 20 años hasta los 35. Incluso, como las personas pueden ignorar que están infectadas con sífilis ya que no presentan síntomas, algunos países exigen exámenes de detección de la enfermedad antes del matrimonio.

A las mujeres embarazadas se les debe hacer un examen de detección de sífilis para evitar que la infección sea transmitida al recién nacido.

¿Cuáles son los síntomas de la sífilis?

De acuerdo con los síntomas, la sífilis está categorizada por 4 etapas: fase primaria, fase secundaria, fase latente y fase avanzada. Sin embargo, en algunos casos, puede no haber síntomas durante varios años.

Fase primaria

Durante esta fase puede que la persona note una única llaga, la cual se produce en el sitio donde la bacteria ingreso al cuerpo. Por lo general, la forma de la llaga es redonda, firme y no causa ningún tipo de dolor, por lo que es usual que algunas personas no la perciban.

En esta fase la enfermedad se puede contagiar más rápido.

Las llagas pueden durar entre 3 y 6 semanas, se pueden curar sin la necesidad de recibir algún tratamiento, sin embargo, lo recomendable es recibir tratamiento ya que, aunque se curen las llagas, las bacterias seguirán dentro del cuerpo del portador.

Fase secundaria

Durante esta fase, es usual que la persona infectada presente llagas en la boca, vagina o ano, o erupciones en la piel. Esta fase comienza con la aparición de erupciones en una o varias zonas del cuerpo, las cuales se generan ocasionalmente cuando la llaga de la fase primaria está en proceso de desaparición o ha desaparecido por completo.

Si las llagas no se curan adecuadamente, la persona infectada pasa a la fase secundaria.

La erupción se puede presentar como puntos duros de color marrón rojizo o rojo, por lo general no pica y es poco visible, tanto así que el portador podría no notarla. Dentro de los otros síntomas se incluyen:

  • Dolor en la garganta.
  • Pérdida del cabello.
  • Dolores de cabeza.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor muscular

Aun sin recibir tratamiento, los síntomas de esta fase eventualmente desaparecerán, sin embargo, sin el tratamiento adecuado, la infección pasará a la fase latente y posiblemente a la fase más avanzada.

Fase latente y avanzada

La fase latente inicia cuando los síntomas de las fases anteriores desaparecen por completo, si no se recibió el tratamiento adecuado, lo más probable es que el paciente aun tenga sífilis y no lo sepa. Esto puede seguir así por 10 o 30 años, sin embargo, cuando pasa a la fase avanzada los síntomas son sumamente graves, estos incluyen:

  • Parálisis en ciertas partes del cuerpo.
  • Dificultad para coordinar movimientos.
  • Trastornos mentales.
  • Daño en los órganos internos.
Si no se trata, la sífilis es una enfermedad sumamente grave.

¿Qué es la neurosifilis?

Es una condición en la que la bacteria entra al sistema nervioso. A menudo se asocia con la sífilis latente y avanzada, pero puede aparecer en cualquier momento después de la etapa primaria. Los síntomas incluyen:

  • Entumecimiento en las extremidades.
  • Problemas de concentración.
  • Confusión.
  • Dolor de cabeza.
  • Problemas de visión.

 

Problemas de salud en la adolescencia

La adolescencia es un período de crecimiento y desarrollo humano, en el cual el ser humano presenta una serie de cambios físicos y sociales previos a convertirse en un adulto. Sin embargo, no todos los adolescentes desarrollan estos cambios de la misma manera y como consecuencia se genera una serie de problemas que afecta la salud de los mismos.

La comunicación en la familia es un factor importante para prevenir problemas de salud en la adolescencia.
La comunicación en la familia es un factor importante para prevenir problemas de salud en la adolescencia.

Principales problemas de salud en adolescentes

El embarazo precoz

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 11 % de todos los nacimientos a nivel mundial corresponden a adolescentes entre los 15 y 19 años. Las mayores cifras de embarazos precoces se registran en países de ingresos bajos y medianos debido a diversos factores socioeconómicos.

Los riesgos y complicaciones relacionados con el embarazo precoz son la principal causa de mortalidad entre las jóvenes de 15 a 19 años en todo el mundo.

Para prevenir un embarazo precoz es importante que las adolescentes estén orientadas sobre temas sexuales como el aborto y las enfermedades de transmisión sexual, tanto en la escuela como en el hogar. Además, es necesario fomentar en los jóvenes el crecimiento de su autoestima y prepararlos para ser adultos maduros y responsables capaces de tomar las decisiones correctas acerca de su sexualidad. Si los adolescentes tienen una vida sexualmente activa, se recomienda el uso de métodos anticonceptivos para prevenir un embarazo no deseado.

El 11 % de todos los nacimientos a nivel mundial corresponden a adolescentes.
El 11 % de todos los nacimientos a nivel mundial corresponden a adolescentes.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Según cifras de la OMS, más de dos millones de adolescentes viven con VIH (Sida) en todo el mundo. A pesar de que la mortalidad por esta enfermedad ha disminuido con respecto a años anteriores, sigue siendo uno de los principales factores que afectan a los jóvenes a nivel mundial.

El continente que genera más muertes de niños y adolescentes por VIH es África ya que posee el mayor número de niños infectados por este virus, sin embargo, no todos reciben la atención y los cuidados necesarios para sobrevivir o prevenir la transmisión debido a las condiciones socioeconómicas de la región.

Otras enfermedades de transmisión sexual como el papiloma, el herpes, la gonorrea, la clamidia y la sífilis, a pesar de no ser mortales como el VIH, también son un gran problema que ataca la salud de los adolescentes, por lo tanto, los jóvenes deben saber cómo protegerse y disponer de los medios para ello.

El método preventivo principal de estas enfermedades es la comunicación y orientación de los padres u otros familiares en el hogar, conocer sobre métodos anticonceptivos y tener acceso a ellos para evitar la transmisión de dichas enfermedades, y también embarazos no deseados. Además, si los jóvenes están sexualmente activos se recomienda llevar un control médico y realizar anualmente pruebas que detecten este tipo de enfermedades.

El uso de métodos anticonceptivos previene las enfermedades de transmisión sexual.
El uso de métodos anticonceptivos previene las enfermedades de transmisión sexual.

Salud mental y violencia

Según la OMS, factores psicológicos como la depresión son la tercera causa principal de la morbilidad y discapacidad entre adolescentes de 15 a 19 años. Factores como la violencia, la humillación, la baja autoestima y la situación económica aumentan el riesgo de padecer problemas psicológicos.

Un adolescente con problemas de salud mental se ve obligado por el entorno social a consumir drogas y alcohol, lo cual genera cambios en las aptitudes del individuo y genera situaciones de violencia que atentan contra la vida del mismo.

Es importante propiciar el desarrollo de aptitudes para la vida en los niños y adolescentes, así como ofrecerles la orientación y el apoyo psicosocial necesarios para llevar una vida con completa normalidad en la escuela, en la comunidad y en el hogar.

Si el adolescente presenta estos problemas es importante detectarlos a tiempo para así manejarlos adecuadamente. Existen programas sociales que ayudan a fortalecer los lazos entre los adolescentes y sus familiares y, por lo tanto, combatir juntos dichos problemas. Además, es vital que los jóvenes se sientan cómodos en sus hogares; tener una buena comunicación con sus padres y reducir el acceso al alcohol, drogas y armas de fuego pueden prevenir lesiones como consecuencia de la violencia.

 Los problemas psicológicos pueden hacer que los adolescentes se hagan daño o hasta se suiciden.

Otros problemas de salud en adolescentes

La malnutrición y obesidad en niños y adolescentes conlleva a que estos sean propensos a contraer enfermedades y morir a una edad temprana. Enfermedades como la anemia o problemas cardiacos han sido causas principales de millones de muertes de niños y adolescentes en todo el mundo. Por tal motivo, es importante desarrollar en la niñez y en la adolescencia buenos hábitos alimenticios y realizar ejercicio físico de manera adecuada para tener una vida plena como adultos.

Realizar ejercicios de forma adecuada ayuda a mejorar la salud en niños y adolescentes.
Realizar ejercicios de forma adecuada ayuda a mejorar la salud en niños y adolescentes.

Métodos anticonceptivos

Hay varios métodos anticonceptivos. Todos son seguros y efectivos. Cada persona elige el mejor para ella/el, y el que mejor se adapta a sus necesidades y convicciones.

Los anticonceptivos son gratuitos en Argentina.
Los podés pedir en centros de salud, hospitales y salitas.
También se entregan gratis en obras sociales y prepagas.
Así lo establece la ley nacional 25.673

Pastillas

– Tienen hormonas que impiden la ovulación.
– Se toma una pastilla todos los días, hasta terminar la caja.
– Las cajas pueden venir con 21 o 28 pastillas.
– Cuando terminás la caja de 21 viene una semana de descanso.
– Cuando terminás la caja de 28 pastillas empezás otra caja seguido.
– Lo importante es no olvidarse de tomarlas, y no pasar de los 7 días de descanso en las cajas con 21 pastillas.
– Si te olvidás de tomar una o más, tomalas juntas al otro día y esa semana usa preservativos.
– No se recomiendan para mujeres con presión alta.
– No protege del VIH/SIDA ni del resto de las infecciones de transmisión sexual.

Pastillas para la lactancia


– Podés usar este método si estás amamantando, tu bebé tiene menos de 6 meses, si alimentás al bebé sólo con leche materna y si todavía no menstruaste.
– Tiene que darse todo ésto a la vez.
– Podés empezar a tomarlas el día que nace tu bebé.
– Se toma una pastilla todos los días, en el mismo horario. Cuando terminás la caja empezás una nueva, sin hacer ningún descanso.
– Si te olvidás de tomar una o más pastillas, tomalas juntas al otro día, usa preservativos los siguientes 7 días y seguí tomando una pastilla por día.
– No protege del VIH/SIDA ni del resto de las infecciones de transmisión sexual.

Inyectables

– Tienen hormonas que evitan que la mujer ovule.
– El efecto es el mismo que con las pastillas, con la diferencia que no las tenés que tomar todos los días.
– La primera inyección se aplica entre el primero y el quinto día en que menstruas, y después una vez al mes, siempre en esa misma fecha.
– Por ejemplo: Si te la aplicaste el 3 de septiembre, la próxima aplicación tiene que ser el 3 de octubre.
– También hay de aplicación trimestral.
– No protege del VIH/SIDA ni del resto de las infecciones de transmisión sexual.

DIU


– Es un muy pequeño objeto de plástico recubierto de un hilo de cobre que se coloca en el útero. — Impide que los óvulos se junten con los espermatozoides. Hay distintos modelos.
– Lo coloca un/a profesional de la salud. No hace falta que te hagas estudios como el papanicolau (PAP), ecografías, ni otros exámenes. Tampoco el consentimiento de la pareja, ni haber tenido hijos.
– Es efectivo de cinco a diez años, según el modelo; y puede retirarse cuando vos quieras. Es importante que te acuerdes la fecha en que te lo colocaron y cuándo debe retirarse.
– No protege del VIH/SIDA ni del resto de las infecciones de transmisión sexual.

Preservativo

– Es una funda finita, elástica y lubricada que se coloca cubriendo el pene cuando está erecto, y se desenrolla hasta abajo de todo. Acordate de apretar la punta del preservativo antes de desenrollarlo para que no quede aire.
– Se usa desde el comienzo de la relación sexual, porque a veces antes de la eyaculación pueden salir gotitas de semen.
– Cuando lo dejes de usar retiralo del pene antes de perder la erección.
– Se usa uno nuevo para cada práctica: vaginal, anal y oral.
– No es conveniente usar lubricantes aceitosos como la vaselina, aceite de bebé o de cocina porque dañan el preservativo. Podés usar algún lubricante a base de agua.
– Es el único método que a la vez evita el embarazo y protege del VIH/SIDA y de otras infecciones de transmisión sexual.

Ligadura de trompas


– Es un método anticonceptivo permanente.
– Es una cirugía segura y sencilla en la que se ligan o cortan las Trompas de Falopio para impedir el embarazo. Se hace con anestesia total o peridural.
– Es para las mujeres que deciden no tener hijos, o que ya tuvieron y no desean tener más.
– No cambia las relaciones sexuales ni su goce.
– No interfiere en la producción de hormonas.
– Seguís menstruando y ovulando.
– No hace falta autorización ni entrevistas con la pareja. No es requisito haber tenido hijos/as.
– No protege del VIH/SIDA ni del resto de las infecciones de transmisión sexual.

Vasectomía

– Es un método anticonceptivo permanente.
– Es una cirugía segura y simple para los varones, en donde se ligan o cortan los conductos que transportan los espermatozoides. Se hace en media hora, con anestesia local y sin internación.
– No cambia las relaciones sexuales ni el placer.
– No afecta el pene en su consistencia ni funcionamiento.
– Seguís eyaculando semen, con igual aspecto y cantidad que antes.
– Es necesario usar preservativo u otro método en las primeras 20 eyaculaciones o durante los 3 meses siguientes.
– No hace falta autorización ni entrevistas con la pareja. No es requisito haber tenido hijos/as.
– No protege del VIH/SIDA ni del resto de las infecciones de transmisión sexual.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/116-metodos-anticonceptivos#sthash.DiXOwS7d.dpuf

Ligadura de Trompas

Es una cirugía segura en las que se ligan las Trompas de Falopio, dos conductos a través de los cuales los espermatozoides llegan al óvulo. Al cortarlos se impide la unión del óvulo con el espermatozoide. Sirve para impedir el embarazo en forma permanente. Debe realizarse en un quirófano y requiere anestesia y una breve internación.

Es un método anticonceptivo permanente para las mujeres que no quieren tener hijos o tomaron la decisión de no tener más.

No protege del VIH/sida ni de otras infecciones de transmisión sexual.

Una vez realizada la ligadura, la mujer continúa ovulando y menstruando. No interfiere en la producción de hormonas, ni afecta las relaciones sexuales ni su goce.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/411-ligadura-de-trompas-#sthash.X1XTjX2B.dpuf

Anticoncepción Hormonal de Emergencia

La anticoncepción hormonal de emergencia (AHE), también conocida como “pastilla del día después”, es un anticonceptivo que te permite prevenir un embarazo no planeado cuando mantuviste relaciones sexuales de riesgo (porque no usaste o falló el método).

Si bien disminuye las posibilidades de embarazo hasta los primeros 5 días después de haber tenido una relación sexual sin protección, cuanto antes la tomes, es más efectiva.

Es la última alternativa anticonceptiva para evitar un embarazo. Por eso se llama de emergencia. Actúa antes de que se hayan juntado el óvulo y el espermatozoide: impiden el embarazo, no lo interrumpen, por lo tanto, es decir que no provoca un aborto. Si la mujer ya está embarazada, la píldora no tiene ningún efecto, ni afecta al embrión en formación.

La AHE no protege de las infecciones de transmisión sexual ni del VIH/SIDA.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina) http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/112-ahe

Enfermedades de Transmisión Sexual

Las enfermedades de transmisión sexual o infecciones de transmisión sexual -ITS- son aquellas que pueden transmitirse de una persona a otra durante una relación sexual (vaginal, oral o anal). Muchos las conocen como “enfermedades venéreas”.

Las ITS afectan tanto a las mujeres como a los hombres y no hay una edad específica para contraerlas.

Desde el comienzo de la vida sexual, las personas pueden verse expuestas a estas infecciones.

Las más frecuentes son: sífilis, gonorrea, clamidias, herpes simple, hepatitis B, HPV y VIH.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina) http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/135-enfermedades-de-transmision-sexual#sthash.lGpeMbhV.dpuf