CAPÍTULO 11 / TEMA 4

Sistemas reproductores

Para los seres vivos, la reproducción es una función vital, ya que les permite asegurar la supervivencia de la especie a lo largo del tiempo. Esta es una característica distintiva de todas las formas de vida que conocemos, en el caso de los humanos es de tipo sexual. Los sistemas reproductores femenino y masculino, que cumplen la función de la reproducción, son muy diferentes entre sí.

VER INFOGRAFÍA

REPRODUCCIÓN SEXUAL

Mientras que la reproducción asexual produce descendientes genéticamente idénticos a sus progenitores, la reproducción sexual produce descendientes diferentes. Además, intervienen los dos sexos: el femenino y el masculino.

A partir de cierta edad, las mujeres y los hombres alcanzan la madurez sexual. En este proceso llamado pubertad, que generalmente se da durante la adolescencia, el cuerpo comienza a experimentar una serie de cambios internos y externos, especialmente notorios en los órganos genitales. Una vez que las personas alcanzan la madurez sexual, adquieren la capacidad de reproducirse, es decir, de tener hijos.

REPRODUCCIÓN ASEXUAL

Este tipo de reproducción involucra un solo progenitor capaz de desprender una célula o parte de su cuerpo para producir un organismo nuevo. Este es el caso de las bacterias y algunas plantas, como las algas.

Fecundación

El proceso mediante el cual los seres humanos se reproducen se llama fecundación. En este proceso, las células sexuales o gametos (el ovario en la mujer y el espermatozoide en el hombre) se unen y conforman una nueva célula llamada cigoto o huevo.

La fecundación en los humanos es interna, ya que se da en las trompas de Falopio del aparato genital femenino, donde se lleva a cabo el contacto entre los gametos.

VER INFOGRAFÍA

Embarazo

Se denomina embarazo al período comprendido desde que el cigoto se desarrolla en el útero materno hasta que el bebé nace en el parto. El embarazo dura aproximadamente 9 meses, y durante ese tiempo el cuerpo de la mujer sufre una gran cantidad de cambios.

EMBARAZO MÚLTIPLE

Por lo general, la fecundación tiene como resultado un único bebé, pero en ocasiones puede ocurrir que la mujer lleve a más de uno en su vientre. A estos casos se los llama embarazos múltiples y pueden producirse por dos motivos: el cigoto se divide y origina otros cigotos, o más de un óvulo es fertilizado por más de un espermatozoide.

SISTEMA REPRODUCTOR MASCULINO

Los órganos sexuales masculinos se encuentran en la cavidad abdominal. A diferencia de los órganos sexuales femeninos, la mayoría se encuentra en el exterior del cuerpo.

Los testículos

Son dos órganos que fabrican espermatozoides, la célula sexual masculina. Están situados en una bolsa ubicada en el exterior del cuerpo, por debajo del pene, llamada escroto.

ESCROTO

El escroto es una bolsa o saco de piel que alberga los testículos. Está formado por una piel fina rica en pigmentos y carece totalmente de tejido graso. En forma subcutánea encontramos una capa continua de células musculares lisas. Cuando hace frío, esta capa se encarga de encoger y arrugar la pared escrotal para mantener los testículos más cerca del cuerpo y darles calor.

Los conductos genitales

Son unos tubos que salen de los testículos, se unen al final del trayecto y llegan a la uretra. Sirven para almacenar espermatozoides.

ESPERMATOZOIDE

Corresponde al gameto masculino; es producido por los testículos del hombre. En el momento de una eyaculación se liberan más de 200 millones de estas células, cuya misión es fecundar al óvulo.

Las vesículas seminales y próstata

Son glándulas que fabrican un líquido que mantiene con vida a los espermatozoides y juntos forman el semen o esperma.

El pene

Está situado en el exterior, como los testículos, y su función es introducir el semen en el aparato reproductor femenino. La cabeza del pene o glande es una zona donde hay muchas terminaciones nerviosas, está protegida por el prepucio, que es una prolongación de la piel de la base del pene.

Partes del sistema reproductor masculino.

PRODUCCIÓN DE ESPERMA

Las glándulas encargadas de producir los espermatozoides son los testículos. Las células sexuales masculinas son depositadas en el epidídimo con el propósito de ser maduradas. Una vez maduras son transportadas por los conductos deferentes.

¿Sabías qué?
Antes de salir, los espermatozoides pasan por el epidídimo donde obtienen la acrosoma, una especie de capucha en el espermatozoide que contiene enzimas y una capa que lo protege de la acidez de la vagina.

Las vesículas seminales y la próstata secretan un líquido que, junto con los espermatozoides, forman el semen. El semen o esperma es un líquido viscoso de color blanquecino que tiene como función proteger y nutrir los espermatozoides.

Finalmente, luego de ser estimulado por la relación sexual, el pene eyacula para depositar el semen en el aparato reproductor femenino y así fecundar el óvulo.

SISTEMA REPRODUCTOR FEMENINO

Los órganos sexuales de las mujeres se encuentran principalmente en el interior del cuerpo, en la cavidad abdominal.

Los ovarios

Son dos órganos con forma de óvalo que se ubican en la parte baja de la cavidad abdominal y son de tamaño similar a una almendra. Se encargan de fabricar la célula sexual femenina: el óvulo, y también de guardarla. A su vez, los ovarios producen hormonas: estrógeno y progesterona.

Las trompas de Falopio

Son dos conductos que transportan el óvulo al útero. Además, en las trompas de Falopio se lleva a cabo la fecundación.

ÓVULO

Es el gameto femenino producido en los ovarios de la mujer. En promedio, cada 28 días, un óvulo es liberado de alguno de los ovarios, luego pasa a las trompas de Falopio para ser fecundado.

El útero

Es un órgano musculoso que se comunica tanto con las trompas de Falopio como con la vagina. En el útero se desarrolla el bebé durante el embarazo, es por ello que su cavidad interna está revestida de endometrio, una mucosa que cada mes está preparada para recibir al óvulo fecundado. Al no recibirlo, éste se desprende y así se produce la menstruación.

La vagina

A través de la vagina ingresan las células sexuales masculinas: los espermatozoides. Después del embarazo, el bebé sale por la vagina en caso de ser un parto natural.

Genitales externos

Los labios vaginales son aquellas estructuras que protegen y cubren el orificio por donde se orina, el clítoris y el orificio de la vagina.

Partes del sistema reproductor femenino.

EL CICLO MENSTRUAL

La menstruación es el sangrado cíclico de la mujer. También se le llama regla, período o ciclo menstrual. Se compone de sangre y tejido del endometrio que se desprende porque no albergó ningún óvulo fecundado.

Fluye desde el útero y sale del cuerpo a través de la vagina. La mayor parte de los períodos menstruales duran entre tres y siete días. Pueden no ser iguales todos los meses, ni ser iguales a los de otras mujeres. En general, si el período es regular, se da cada 28 días. En un ciclo de 28 días la ovulación será en el día 14, aproximadamente.

En el período de ovulación la mujer tiene la posibilidad de quedar embarazada.

Durante la adolescencia, las menstruaciones pueden ser muy irregulares. También pueden volverse irregulares a medida que una mujer se acerca a la menopausia. A veces se recetan píldoras anticonceptivas en casos de períodos irregulares u otros problemas del ciclo menstrual.

Más del 50 % de las mujeres sienten dolores durante la menstruación a causa de los espasmos que se producen en este proceso. Para calmarlos, a algunas mujeres les sirve tomar analgésicos, a otras ponerse una bolsa de agua tibia en el abdomen y a otras hacer ejercicios físicos.

CUIDADOS DE Los SISTEMAS REPRODUCTORES

Nuestros genitales necesitan de mucha atención a la hora del aseo. Esto se debe a que se encuentran muy próximos a los orificios de salida de la orina y las heces.

Cuando tomamos un baño, tanto hombres como mujeres debemos higienizar nuestros genitales con agua. Hay que prestar importante atención a la separación de los pliegues para lavarlos de manera adecuada ya que allí se pueden acumular restos de orina.

Debido a que hombres y mujeres tenemos diferentes genitales, también es diferente el cuidado que debemos tener en cada caso.

Es importante realizarse los chequeos médicos. Se recomienda a las personas de tercera edad hacer revisiones más frecuentes, de la próstata en los hombres; del útero, mamas y trompas en las mujeres.

Cuidados femeninos

  • Debes prestar mucha atención y ser muy minuciosa.
  • Cuando te bañes, deja que el chorro de agua caiga abundantemente sobre los genitales externos.
  • Higienízate con agua. En lo posible utiliza jabón neutro, que no haga demasiada espuma.
  • Es muy importante que seques bien la zona una vez finalizado el baño.
  • Luego de orinar o defecar, la forma más correcta de higienizarte es desde la vagina hacia el ano, es decir, de adelante hacia atrás, así los restos de excremento no llegan a la vagina y no provocan infecciones.
  • Mantén tu ropa interior limpia y cámbiala diariamente.
  • En caso de comezón, dolor o malestar, es muy importante acudir a un médico y explicarle los síntomas.
CUIDADOS DURANTE EL EMBARAZO

Durante el embarazo, las mujeres deben cuidar su cuerpo con especial cuidado, ya que las infecciones en los genitales pueden ser dañinas para ella y para su bebé. Los órganos sexuales de la mujer embarazada son muy sensibles, por eso debe limpiarlos de forma superficial y con abundante agua. Por otra parte, el exceso de jabón nunca es bueno: deben emplearse el tipo y las cantidades apropiadas.

Cuidados masculinos

  • Durante el baño, echa hacia atrás el prepucio y lava con abundante agua y jabón.
  • No olvides lavar también el resto del cuerpo del pene y los testículos con mucha agua y jabón.
  • Asegúrate de secar muy bien la zona.
  • Puedes poner un poco de talco en la zona si sudas mucho.
  • Debes lavarte muy bien las manos antes de tocar los genitales para orinar, una vez que terminas debes lavarte las manos nuevamente para quitar posibles restos de orina o heces.
  • Cuando creces, debes asegurarte de que entre el glande y el prepucio no se acumule una sustancia blanca de olor desagradable.
HPB

La hiperplasia prostática benigna es una agrandamiento que le sucede a casi todos los hombres cuando envejecen. Conoce más sobre cómo sucede este proceso con la siguiente infografía.

Ver infografía

RECURSOS PARA DOCENTES

Micrositio “Cuerpo humano”

Encuentra en este micrositio información entretenida y dinámica para conocer las partes del cuerpo humano.

VER

Menopausia

Esta infografía explica el cese definitivo de la menstruación, la menopausia; combina texto e imagen.

VER

El Parto

Con este recurso audiovisual podrás explicar qué es el parto y cómo sucede.

VER

Esterilidad y reproducción asistida

La esterilidad es la incapacidad de una persona, o de una pareja, de procrear. Se considera que una pareja es estéril cuando, al cabo de dos o más años de tener relaciones sexuales completas, sin emplear ningún método anticonceptivo, la mujer no ha conseguido quedar embarazada.

Si se entiende que la planificación familiar está destinada a que una pareja intente tener el número de hijos que desee, en el momento en que lo crea oportuno, se comprende, pues, que la esterilidad y su tratamiento también formen parte de ella.

Se considera que una pareja es estéril cuando, al cabo de dos o más años de tener relaciones sexuales completas, sin emplear ningún método anticonceptivo, la mujer no ha conseguido quedar embarazada.

 

La esterilidad afecta a un 12 a 15% de las parejas. En más de un 50% de los casos es de causa femenina, en general motivada por la obstrucción de las trompas de Falopio o por diversas alteraciones en el ciclo menstrual, como la ausencia de ovulación. En alrededor de un 40% de los casos es de causa masculina, siendo la más común una alteración en la cantidad y calidad de espermatozoides. Por último, en un 5% de los casos la esterilidad es de causa desconocida.

El tratamiento de la esterilidad es muy complejo, ya que sus causas pueden ser muy diversas. No obstante, en algunos casos en que no se puede solucionar el problema mediante ciertos tipos de medidas terapéuticas medicamentosas o quirúrgicas, se puede recurrir a lo que se conoce como técnicas de reproducción asistida, en las que, sustituyendo parte del proceso de reproducción natural por procedimientos artificiales, es posible la procreación. Las técnicas de reproducción asistida más extendidas en la actualidad son la inseminación artificial y la fecundación in vitro.

Inseminación artificial

La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida que consiste en la introducción del semen en el interior del útero mediante una sonda especial. Según las causas de la esterilidad, el semen puede ser del hombre que forma parte de la pareja, o bien de otro. La inseminación artificial, al igual que el coito vaginal, debe realizarse en los períodos fértiles del ciclo menstrual y repetirse varias veces, para incrementar las posibilidades de que efectivamente se produzca el embarazo.

 

La inseminación artificial se produce cuando el semen se introduce dentro del útero de manera artificial.

La fecundación in vitro

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida en la que la fusión entre un espermatozoide y un óvulo se realiza fuera del organismo, en un laboratorio. La célula huevo obtenida se implanta artificialmente en la mucosa del útero al cabo de unos días, cuando ya se ha comenzado a segmentar. En general, se emplea para el tratamiento de la esterilidad cuando otros tratamientos y técnicas más sencillos no han dado resultados, y también en casos de trastornos de las trompas uterinas o de baja concentración de espermatozoides en el semen.

 

En la fecundación in vitro, la fusión entre el empermatozoide y el ovulo se produce fuera del cuerpo materno.

Los espermatozoides se obtienen de una muestra de semen. Los óvulos se extraen mediante una punción del ovario, realizada con una sonda especial que se introduce por la vagina y que dispone de una aguja apta para efectuar una punción-aspiración.

Los espermatozoides y los óvulos se colocan juntos en un medio de cultivo. Si no se produce espontáneamente la fecundación, se puede realizar una microinyección espermática, que consiste en inocular artificialmente un espermatozoide dentro de un óvulo. Una vez se ha producido la fecundación, las células huevo obtenidas se conservan en el medio de cultivo durante unos tres días, hasta que comienzan a multiplicarse.

A continuación, se examinan y se seleccionan las tres mejores, que se insertan en el endometrio mediante una cánula especial que se introduce a través de la vagina. Normalmente, según datos estadísticos, de estas tres, sólo una prospera.