CAPÍTULO 10 / TEMA 3

Salud y alimentación: problemáticas humanas

La salud y la alimentación van de la mano. Cuando el organismo no recibe las sustancias nutritivas suficientes, o cuando las recibe en exceso, se producen alteraciones o trastornos alimenticios que afectan tanto la salud física como mental de las personas.

TRASTORNOS ALIMENTICIOS

VER INFOGRAFÍA

Los trastornos alimenticios son alteraciones extremas en las conductas alimenticias y en la manera de pensar en la comida que, a largo plazo, afectan tanto la vida social como personal de quienes los padecen. Si no se tratan pueden generar graves daños en la salud e incluso ser mortales.

Comprenden un conjunto de enfermedades crónicas y progresivas relacionadas con los hábitos alimenticios comunes. Por esta razón, también son conocidos como trastornos de la conducta alimentaria. Dichos trastornos se encuentran asociados a la ansiedad y a una preocupación en exceso por el control de la apariencia física y del peso.

Los trastornos alimenticios se presentan con mayor frecuencia en la adolescencia y en los primeros años de adultez.
Factores que pueden contribuir a los trastornos alimenticios
Psicológicos Biológicos Interpersonales Sociales
– Niveles bajos de autoestima.

-Sentimiento de insuficiencia o soledad.

– Depresión.

– Ansiedad.

 

– Problemas en los niveles de neurotransmisores asociados al hambre, apetito y digestión.

– Predisposición genética.

 

– Situaciones problemáticas a nivel personal y familiar.

– Antecedentes de abuso sexual o físico.

– Haber sufrido discriminación basada en el físico.

– Presión cultural que asocia al cuerpo perfecto con la delgadez.

– Normas culturales basadas en la sobrevaloración de la apariencia física.

ENFERMEDADES COMUNES ASOCIADAS A LA ALIMENTACIÓN HUMANA

Hipertensión arterial

La hipertensión arterial se produce cuando la presión arterial aumenta de manera crónicaEs importante atender y tratar a tiempo esta enfermedad porque no muestra síntomas inicialmente, y más tarde puede provocar distintas complicaciones en la salud. Entre estas complicaciones, se encuentran los infartos, la trombosis cerebral y las hemorragias.

La hipertensión genera problemas en las arterias. Esto se debe a que en estos casos las arterias se vuelven más duras y gruesas, y esto genera dificultades en la circulación de la sangre. Se lo conoce como arterosclerosis.

¿Qué es la presión arterial?

Es la presión que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterías. Depende del corazón, de la elasticidad de las paredes de las arterias y del volumen y viscosidad de la sangre. Se determina por la presión sistólica, momento de presión máxima; y presión diastólica, momento de presión mínima.

Factores que favorecen su aparición:

  • Sobrepeso.
  • Mala alimentación.
  • Exceso de sal.
  • Exceso de alcohol.
  • Vida sedentaria.
  • Factores genéticos.
  • Fumar.
  • Estrés.
Una adecuada alimentación es beneficiosa para prevenir y tratar la hipertensión arterial.

Los hábitos saludables son importantes para que las personas se mantengan sanas. En este sentido, para prevenir la hipertensión es importante realizar actividad física y llevar adelante una dieta que incluya verduras y frutas, y evite alimentos con alto contenido de sodio y sal.

¿Sabías qué?
Hay alimentos que son saludables para el corazón, como aquellos que son naturalmente bajos en grasa. Dentro de este grupo, se encuentran las verduras, las frutas y los granos integrales.

Enfermedad cardiovascular

La enfermedad cardiovascular afecta las arterias coronarias, las cuales nutren el corazón y otras arterias del cuerpo. Su principal causa es la arterosclerosis. Esta ocasiona infartos en diferentes órganos, como el corazón y el cerebro. También produce gangrena de las extremidades inferiores y aneurisma o dilatación anormal de la aorta abdominal.

Estas enfermedades pueden clasificarse en hipertensión arterial, cardiopatía coronaria, enfermedad cerebrovascular, enfermedad vascular periférica, insuficiencia cardíaca, cardiopatía reumática, cardiopatía congénita y miocardiopatías.

Factores que favorecen su aparición:

  • Altos niveles de colesterol, triglicéridos y otras grasas en la sangre.
  • Presión arterial elevada.
  • Altos niveles de ácido úrico en la sangre.
  • Diabetes.
  • Obesidad.
  • Fumar.
  • Estrés.
¿Sabías qué?
Según la OMS, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. Cada año fallecen más personas por alguna de estas enfermedades que por cualquier otra causa.
Infarto

 

El infarto es el cuadro clínico ocasionado por la muerte de una porción del músculo cardíaco, el cual se produce por la obstrucción completa de una arteria coronaria que suprime el aporte sanguíneo. En consecuencia, el músculo cardíaco se encuentra imposibilitado de obtener oxígeno. Si esto ocurre durante demasiado tiempo, el tejido de esa zona muere y no se regenera.

 

VER INFOGRAFÍA

Obesidad y sobrepeso

VER INFOGRAFÍA

La Organización Mundial de la Salud define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Son producto de una alteración en el balance de energía entre las calorías consumidas y gastadas.

En el mundo actual, existen dos situaciones que coexisten y generan problemas respecto a la obesidad:

  • En primer lugar, un aumento del consumo de alimentos hipercalóricos. Esto son ricos en grasa, sal y azúcares simples y aportan pocas fibras, vitaminas, minerales y otros micronutrientes.
  • En segundo lugar, un aumento del sedentarismo, lo que genera una disminución en la actividad física que realizan las personas. Esto tiene sus causas en los nuevas formas de trabajo, en el crecimiento de las ciudades y en los modos de desplazarse.
En etapas tempranas, como la niñez y la adolescencia, la obesidad se manifiesta a partir de la acumulación de grasa en el tronco y las extremidades.

Factores que favorecen su aparición:

  • Comer más de lo que el organismo puede utilizar.
  • Consumir demasiado alcohol.
  • No hacer suficiente ejercicio.
  • Problemas de tiroides.
  • Factores genéticos.
Con el correr de los años, la grasa se manifiesta en otras partes del cuerpo. Luego de los 20 años, en las mujeres la grasa se acumula en glúteos y partes proximales de las extremidades. En tanto, en los hombres ocurre lo mismo en el abdomen y la región dorsal alta.
Complicaciones del cuadro clínico del paciente obeso

– Problemas psicológicos.

– Hipertensión arterial.

– Enfermedades cardiovasculares.

– Problemas respiratorios.

– Cáncer.

– Lípidos plasmáticos.

– Insuficiencia venosa periférica.

– Hiperuricemia y gota.

Bulimia

La bulimia es un trastorno o desorden alimenticio en el cual las personas tienen la necesidad de comer de manera compulsiva para luego provocarse recurrentes vómitos con la finalidad de eliminar la comida que han ingerido. En muchas, ocasiones estos vómitos son acompañados con el uso de laxantes.

La persona con bulimia tiene una obsesión por su aspecto físico y cree que debe adelgazar. Asimismo, padece una distorsión de su imagen. Por lo tanto, no es consciente de las consecuencias y el riesgo que pueden tener sus conductas.

Factores que pueden conducir a la enfermedad:

  • Presión por cumplir con ciertos modelos irreales de belleza.
  • Influencia de padres o amigos que adhieren a estos modelos.
  • Vivencia de hechos traumáticos y/o estresantes (como ser víctima de ataque o violación).
  • Baja autoestima.
Quienes sufren de bulimia tienen esporádicos impulsos que los llevan a comer en grandes cantidades, seguidos por episodios de angustia y culpa por lo consumido, que desembocan en una purga y otros métodos dañinos para eliminar la comida ingerida.
¿Sabías qué?
La tasa de mortalidad en personas con bulimia es de casi un 5 % superior a la de la anorexia.

Tipos de bulimia

Bulimia purgativa Bulimia no purgativa
El paciente emplea laxantes, diuréticos o induce el vómito para contrarrestar los períodos de atracones. El paciente hace uso de dietas restrictivas, ejercicio excesivo o ayuno como una forma de compensar lo ingerido después de los atracones.

Anorexia

Es un trastorno de la conducta alimentaria en donde los pacientes tienen una imagen distorsionada de su cuerpo que los lleva a perder peso de manera descontrolada hasta el punto de la inanición. De hecho, el término anorexia etimológicamente significa “falta de hambre”.

Los anoréxicos pueden verse gordos aun cuando se encuentren muy por debajo de su peso ideal. Esto los lleva a perder peso a través de ayunos, de la reducción de alimentos, de atracones, de purgas o de ejercicio excesivo.

Factores de riesgo que propician la enfermedad:

  • Los modelos sociales de belleza alejados de parámetros saludables.
  • La influencia de familiares y amigos que recalcan estos modelos.
  • La falta de afecto y/o la presencia de otros conflictos afectivos.
  • El abuso sexual.
  • La baja autoestima.
  • La dificultad para enfrentar el estrés.
Quien padece anorexia nerviosa se provoca una pérdida de peso que puede llegar incluso a un estado de inanición.

Tipos de anorexia

Anorexia restrictiva Anorexia purgativa
El paciente que sufre este tipo de anorexia sigue una dieta excesivamente restrictiva, podría decirse que apenas come y algunas veces realiza ejercicio en exceso. El paciente en este caso presenta episodios recurrentes de atracones o purgas, como el vómito autoprovocado y el uso inadecuado de laxantes, enemas o diuréticos.
¿Sabías qué?
La anorexia nerviosa es diagnosticada cuando la persona está debajo de su peso saludable por un 15 % o más.
Juventud

Los jóvenes son los más vulnerables ante la posibilidad de cometer excesos, debido a que están en una etapa de la vida repleta de cambios biológicos, psicológicos y sociales. Esto resulta en un período donde la curiosidad está presente en forma exagerada y los puede conducir a realizar actos perjudiciales para su salud.

Los síntomas más visibles de la anorexia son el rechazo a la ingesta de comida y la inconformidad con el propio cuerpo. Quienes sufren esta enfermedad no se dan cuenta de su aspecto ni del riesgo que implica su bajo peso.

Colesterol alto

VER INFOGRAFÍA

El colesterol es un tipo de lípido que se encuentra de manera natural en el cuerpo. Es elaborado principalmente por el hígado y liberado al torrente sanguíneo, aunque existen otros sitios donde también puede ser fabricado, como los intestinos, las glándulas suprarrenales y los órganos reproductivos. El colesterol viaja a través del torrente sanguíneo envuelto por unas pequeñas partículas llamadas lipoproteínas.

Tipos de lipoproteínas relacionadas con el colesterol

Lipoproteína de baja densidad (colesterol LDL)

Colesterol malo

Lipoproteína de alta densidad (colesterol HDL)

Colesterol bueno

Se encarga de transportar el colesterol a las partes de nuestro cuerpo donde es necesitado. El exceso produce que se acumule en los sitios a donde es llevado, principalmente en las arterias. Se encarga de remover el exceso de colesterol LDL y devolverlo al hígado donde es descompuesto. Los altos niveles de este grupo de lipoproteínas previenen enfermedades cardíacas o cerebrovasculares.
Tipos de lipoproteínas.

¿Qué ocurre si los niveles de colesterol malo son muy elevados?

Aunque es de suma importancia tener lipoproteínas de baja densidad en nuestro cuerpo, su exceso puede traer las siguientes consecuencias:

  • Formación de placas: que no son más que colesterol malo endurecido. Estas obstruyen y vuelven estrechas las arterias.
  • Ataque cardíaco: si las arterias están estrechas por la acumulación de grasas, y se llegase a formar un coágulo de sangre, esto traería como consecuencia el bloqueo total de esa artería. Al bloquearse se produce un ataque al corazón.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • El alto consumo de grasas produce el aumento considerable de peso y, a su vez, el aumento de los valores de colesterol malo.
  • Al consumir grasas en gran cantidad, puede aumentar el contenido de colesterol en nuestro hígado, lo que genera la enfermedad conocida como hígado graso.

Factores que favorecen su aparición:

  • Sobrepeso.
  • Mala alimentación.
  • Fumar.
  • Hipertensión.
  • Vida sedentaria.
¿Sabías qué?
Evitar el consumo de grasas malas y consumir principalmente frutas, cereales, fibra y verduras ayuda a mantener bajos nuestros niveles de colesterol malo.
Dislipemia: altos niveles de colesterol

Es la alteración en los niveles de lípidos en la sangre, fundamentalmente colesterol y triglicéridos. El exceso de colesterol en la sangre produce la acumulación de este en las arterias. Esto se llama placa y genera que las arterias disminuyan su calibre y se endurezcan. Esto compromete la llegada de oxígeno y nutrientes al órgano al cual irrigan, como puede ser el corazón, el cerebro o los miembros inferiores.

Colesterol en sangre

El nivel normal de colesterol en la sangre no debería superar los 200 mg/dl. Sin embargo, si se encuentra entre los 200 – 240 mg/dl se considera que está entre lo normal y lo alto, pero si sobrepasa los 240 mg/dl es alto y debe tratarse.

RECURSOS PARA DOCENTES

Artículo destacado “Alimentación saludable”

Recurso explicativo sobre la importancia de una alimentación saludable.

VER

Cáncer

El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas (conocidas como cancerígenas o cancerosas), con crecimiento más allá de los límites normales, (invasión del tejido vecino y, a veces, metástasis).

La metástasis es la propagación a distancia, por vía fundamentalmente linfática o sanguínea, de las células originarias del cáncer, y el crecimiento de nuevos tumores en los lugares de destino de dicha metástasis. Estas propiedades diferencian a los tumores malignos de los benignos, que son limitados y no invaden ni producen metástasis. Las células normales al sentir el contacto con las células vecinas inhiben la reproducción, pero las células malignas no tienen este freno.

El cáncer puede afectar a todas las edades, incluso a fetos, pero el riesgo de sufrir los más comunes se incrementa con la edad.

¿Cuáles son las causas?

El cáncer es causado por anormalidades en el material genético de las células. Estas anormalidades pueden ser provocadas por agentes carcinógenos, como la radiación (ionizante, ultravioleta, etc.), de productos químicos (procedentes de la industria, del humo del tabaco y de la contaminación en general, etc.) o de agentes infecciosos. Otras anormalidades genéticas cancerígenas son adquiridas durante la división normal del ADN, al no corregirse los errores que se producen durante la misma, o bien son heredadas y, por consiguiente, se presentan en todas las células desde el nacimiento (causando una mayor probabilidad de desencadenar la enfermedad).

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico de cáncer en pacientes está, en gran medida, influenciado por el tipo de cáncer, así como por la etapa o la extensión de la enfermedad, la presencia de metástasis entre otros.

El tratamiento del cáncer incluye cirugía, radioterapia y quimioterapia, entre otras.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento del cáncer se basa en estrategias de control local -como la cirugía y la radioterapia- y estrategias de control sistémico -como la quimioterapia, hormonoterapia y terapias biológicas.

Dependiendo de la situación del paciente, y de la extensión y el tipo de enfermedad, el tratamiento puede hacerse con el objetivo de curar a la persona, de controlar los síntomas o de prolongar la vida. En todo caso, deben realizarse junto con el tratamiento antitumoral tratamientos que ayuden a la persona a controlar el dolor u otros síntomas de modo que su calidad de vida sea la mejor posible.
En los pacientes en los que no es posible curar ni prolongar la vida, el control de síntomas se vuelve aún más importante porque ayuda a que la persona enfrente con mejores herramientas la última etapa de su vida.

A veces, dada la incapacidad actual de la ciencia para curar los tipos de cáncer más agresivos en estados avanzados de evolución, es preferible renunciar al tratamiento curativo y aplicar un tratamiento paliativo que proporcione el menor grado posible de malestar y conduzca a una muerte digna.

¿Cómo se puede prevenir?

Es importante realizar la detección del cáncer en individuos asintomáticos, con el objetivo de disminuir la morbilidad y la mortalidad.

  • Educación y hábitos saludables:
  1. Dejar de fumar: salva y prolonga la vida más que cualquier actividad de Salud Pública. Además del tabaco con su nicotina, prácticamente todo humo que se inhala frecuentemente posee elementos carcinógenos.
  2. Dieta saludable: en tal sentido se recomienda que sea variada, con la suficiente cantidad de nutrientes (en especial vitaminas y elementos como los fitoesteroles, azufre, selenio y ácidos grasos esenciales como el Omega 3). Se recomienda el consumo de alimentos orgánicos en particular repollos o coles, coliflores, brecoles o brocolis; frutas ricas en vitamina C, tomate, almendra, los cítricos y los alimentos ricos en fibra — como el pan integral— facilitan el tránsito intestinal y así la eliminación de toxinas, lo mismo hace el consumo de más de un litro de agua potable por día (el agua potable debe estar libre o poseer solo ínfimas cantidades de arsénico).
  • Evitar la exposición prolongada al Sol (o a otras fuentes de radiaciones UV), es casi obvio que se deben evitar todo lo posible las exposiciones a otras radiaciones ionizantes como lo son los rayos x y elementos radiactivos.
  • Atender las enfermedades gastrointestinales comunes, la bacteria (Helicobacter pylori) que provoca la úlcera gástrica o úlcera péptica produce toxinas carcinógenas.
  • Observar el desarrollo de lunares en especial los nuevos de colores: lunares de gran tamaño o asimétricos requieren especial precaución y se sugiere su extirpación, en cuanto a queratosis y verrugas siempre es aconsejable la consulta al médico, las verrugas raramente se malignizan aunque conviene la precaución en especial si afectan zonas genitales o zonas de frecuente rozamiento.
  • Quimioprevención: Es la utilización de determinados agentes químicos, naturales o sintéticos, para revertir, suprimir o impedir la carcinogénesis antes del desarrollo de una neoplasia maligna.
  • Las prácticas sexuales deben ser seguras, muchas enfermedades de transmisión sexual pueden degenerar en cánceres (por ejemplo la hepatitis C y la hepatitis B, el virus de papiloma genital o el VIH-sida).
  • Vacunación: Las vacunas para determinados virus, pueden prevenir determinados tipos de cáncer. Por ejemplo la vacunación universal contra la hepatitis B, puede reducir la incidencia de hepatoma.
  • Se ha observado que un déficit crónico de vitamina D predispone al ser humano a ser afectado por diversos tipos de cáncer.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina) http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/89-cancer#sthash.gle23gWH.dpuf

Bulimia

La bulimia es un trastorno alimenticio. Se caracteriza por la necesidad de comer grandes cantidades de comida en tiempos muy cortos (atracón) para, luego, vomitar y eliminar el exceso. A esta conducta le siguen períodos de poca ingesta o períodos de ayuno hasta que se vuelve a cometer otro atracón. Cada atracón, es acompañado por un sentimiento de culpa que debe compensarse con vómitos o la ingesta de laxantes o diuréticos.

La persona con bulimia está obsesionada por su apariencia física y con la necesidad de adelgazar. Sufre a su vez una distorsión de su propia imagen viéndose con más peso del real y no es consciente del riesgo que acarrean estas conductas destructivas.

Al igual de lo que ocurre con la anorexia, esta relación con la comida es sólo una manera de lidiar con la ansiedad y el estrés. El atracón con comida y el acto posterior de vomitar, alivia la tensión y le genera bienestar, momentáneamente. Le brinda la sensación de tener el control.

¿Cuáles son los síntomas?

Los episodios de atracón y vómitos son el síntoma típico. Debe darse durante un período de varios meses para que se considere que se está en presencia de la enfermedad.

A diferencia de lo que ocurre con la anorexia, las personas con bulimia pueden estar dentro de los parámetros de peso saludables. Sin embargo la obsesión por la apariencia física, y el descontento por la propia imagen, son característicos.

Otras señales son:

  •  La obsesión por la actividad física.
  • La necesidad de comer rápidamente.
  • La necesidad de comer a escondidas por vergüenza.
  • La necesidad de comer exageradamente hasta estar incómodamente lleno.

Esta enfermedad puede aparecer acompañada por otros desórdenes como ansiedad, depresión y/u otras adicciones.

¿A quiénes afecta?

En general afecta más a mujeres más que a hombres. Sin embargo ambos pueden ser víctimas de los distintos factores que pueden conducir a la enfermedad:

  • Presión por cumplir con ciertos modelos irreales de belleza.
  • Influencia de padres o amigos que adhieren a estos modelos.
  • Vivencia de hechos traumáticos y/o estresantes (como ser víctima de ataque o violación).
  • Baja autoestima.

¿Cómo se puede detectar?

Es importante estar alerta a las siguientes señales:

  • Uso excesivo (e indebido) de substancias para adelgazar, diuréticos o laxantes.
  • Ir repetidamente al baño.
  • Hacer actividad física en exceso.

En el cuerpo:

  • Hinchazón de la zona de la mandíbula.
  • Marcas en los nudillos de las manos (de meterse los dedos para inducir el vómito).
  • Dientes manchados (el esmalte se daña por el ácido del estómago).

Las personas bulímicas pueden desarrollar otra serie de enfermedades, producto de esta conducta autodestructiva:

  • Problemas cardíacos.
  • Presión alta.
  • Colesterol alto.
  • Diabetes.

¿Cuál es el tratamiento?

Se utiliza medicación específica según el caso y psicoterapia (individual o grupal). En los casos más graves, se requiere la internación del paciente para asegurar un plan nutricional adecuado y para evitar las conductas autodestructivas.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina) http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/209-bulimia#sthash.VyptR8Qq.dpuf