Prefijación y sufijación

La riqueza de nuestro lenguaje nos permite transformar las palabras de múltiples formas para expresarnos con mayor libertad. Agregar ciertas letras o sílabas al inicio o al final de una palabra permite obtener diferentes resultados. Se trata de la prefijación y la sufijación de las palabras.

Prefijos, sufijos y afijos

Los prefijos son una sílaba o grupo de sílabas agregadas al comienzo de una palabra para alterar su significado o función. Ejemplos comunes son los sufijos ex- y anti-.

Los sufijos son una sílaba o grupo de sílabas agregadas al final de una palabra para cambiar su significado o función. Estas pueden ser tan pequeñas como -s y -es, o pueden ser adiciones más grandes como -mente.

Así mismo, un afijo es una partícula gramática que se une a una palabra o a una base para formar palabras derivadas. Este puede referirse tanto a un prefijo como a un sufijo.

Los prefijos y sufijos ayudan a agregar complejidad al idioma y hacen posible crear nuevas palabras.

Reglas a seguir a la hora de agregar prefijos y sufijos

  • Cuando se agrega un prefijo a una palabra no se debe cambiar la ortografía de la palabra original. En el caso de los sufijos, este aspecto varía según el caso.
  • Tanto la palabra a la que se le ha agregado un afijo (prefijo o sufijo) como el afijo en sí deben escribirse juntos, sin guión, barra diagonal o espacio entre ambos: premolar, sanatorio, expresidente, almirantazgo, descifrar, etc.
  • Las reglas de acentuación se aplican normalmente al agregar un afijo, con la excepción de las palabras con el sufijo -mente. En esta ocasión, la nueva palabra conservará el acento (o la falta de él) de la palabra original: rápidamente (rápido), lentamente (lento).
  • El prefijo debe colocarse con un guión si se coloca ante siglas o una palabra que comienza con una letra mayúscula: “pro-ONU”, “post-Lula”.
  • Si la sílaba que va a continuación del prefijo comienza por “l” o “r”, entonces este prefijo se escribe “i”. Si comienza por “b” o “p” entonces este prefijo se escribe “im”: irrelevante, ilegible, impasible, imbatible.
En muchos casos, los prefijos o sufijos no se consideran como tales, sino como raíces cultas. Son morfemas que forman parte de la palabra desde un principio, usualmente sustantivos, y que le otorgan una propiedad que comparte con otras palabras formadas por la misma raíz culta. Cabe destacar que un mismo morfema puede ser considerado prefijo, sufijo o raíz culta según sea el caso.

 

Por ejemplo: biología, fisiología, hematología y etimología son palabras que comparten la raíz culta -logía, que significa “estudio de”. No se considera un sufijo en este caso, porque no se añade para modificar una palabra original, sino que ya forma parte de la palabra desde su origen.

¿Sabías qué...?
Según el Ministerio Británico de Relaciones Exteriores, el idioma más difícil de aprender es el euskera, en parte debido a la enorme cantidad de prefijos y sufijos que posee.

Lista de prefijos según sus tipos

  • Prefijos de negación u oposición

    Prefijos que indican lo contrario a la palabra a la que se unen, o su ausencia.

Prefijo Ejemplos
a-/an- Afónico, atípico, amoral, anaerobio, analfabeto
anti- Antivirus, antidemocrático, antibalas
contra- Contraproducente, contraataque, contravía
des-/dis- Dislocar, disfunción, deshacer, deshonesto, descontento
de- Deformar, derraigar, devaluar
ex- Exesposo, exmiembro, exconvicto
extra- Extramatrimonial, extraoficial, extraterrestre
i-/in-/im- Incompleto, imborrable, inútil, irresponsable, irreparable

 

  • Prefijos locativos

    Prefijos que indican la posición o el lugar que ocupa algo con respecto a otra cosa.

Prefijo Significado Ejemplos
ante- Antes de Antesala, anteponer, antebrazo
contra- En posición opuesta Contraluz, contraportada, contrabarrera
entre-/inter- En medio de dos o más cosas Entreceja, entrelíneas, entreacto, intermedio, interactivo
infra- Por debajo de, inferior a Infravalorado, infrahumano, infraestructura
pos-/post- Detrás de Posdorsal, postónico, posponer
re-/retro- Movimiento hacia atrás, ubicado seguidamente de algo Recámara, reflujo, rebobinar, retroceder, retroacción
sub- Por debajo de, inferior a Subterráneo, subdesarrollo, subestación
super-/sobre-/supra Encima de, sobre, de posición superior Superíndice, superponer, sobrecama, suprarenal
trans-/tras Al otro lado de, a través de Trastienda, transnacional, transatlántico

 

  • Prefijos temporales

    Prefijos que indican el momento o el tiempo en el que algo sucede o existe.

Prefijo Significado Ejemplos
ante- Antes de Anteyer, antepasado, anteproyecto
pos-/post-          Después de Postguerra, postoperatorio, posmoderno
pre- Previo a Preclásico, prenatal, predeterminar
re- Repetición Reventa, reapertura, recolocar

 

  • Prefijos cuantificadores y graduales

    Prefijos que indican cantidad, tamaño o jerarquía.

Prefijo Significado Ejemplos
bi-/bis Dos o doble bisabuelo, bicolor, bilingüe.
uni-/mono- Uno o único Uniciclo, unicornio, unidireccional, monocultivo
macro Grande o inmenso Macrocosmos, macroestructura, macromolécula
micro Pequeño o diminuto Microchip, microorganismo, microbus
mini- Pequeño Minitelevisor, minifalda, miniplaza
multi- Muchos Multiusos, multimillonario, multinacional
pluri- Varios, más de uno Pluricelular, pluriempleo, pluridimensional
poli- Diversidad Polivalente, polideportivo, polifonía
semi- Mitad o imperfecto semicírculo, semiprofesional, semidesnudo
archi-/hiper-/ultra-/re-/super-/extra- Superioridad, mucho Archiconocido, extraordinario, ultrasonido, hipermercado, rebuscar, superproducción
vice-/viz- Inmediatamente inferior a Vicepresidente, vizconde, vicecónsul
Algunos afijos pueden pertenecer a más de un tipo, como ante-, que puede ser tanto prefijo locativo como temporal.

Lista de sufijos según sus tipos

  • Sufijos apreciativos

    Sufijos que expresan un rasgo apreciativo o calificativo una vez aplicados. Son uno de los sufijos más utilizados.

Sufijo Significado Ejemplos
-ito/-ita sufijo apreciativo diminutivo gordito, flaquito, papelito, lamparita, pequeñita
-ete/-eta Otro tipo de sufijo apreciativo diminutivo camiseta, caminoneta, regordete, viejete
-azo/-aza Connotación aumentativa tubazo, portazo, codazo
-uzo/-uza Connotación peyorativa (despectiva) gentuza, carnuza, pajuzo

 

  • Sufijos flexivos

    Sufijos que sólo cambian pequeños aspectos de la palabra, como el número o el género y no su tipo de palabra o categoría gramatical.

Sufijo Significado Ejemplos
ero/-era Cambios en el género Cocinero/cocinera, peluquero/peluquera
-s/-os/-as Cambios en el número Amarillos, estrellas, camisas, platos

 

  • Sufijos derivativos

    Sufijos que, al unirse a una palabra, se convierten en otra diferente tanto en significado como en categoría gramatical.

Sufijo Significado Ejemplos
-ado/-ada Pueden clasificar los verbos como adjetivos Amado(a), asustado(a), calmado(a)
-mente Generan un adverbio Suavemente, rápidamente, finalmente
-ar/-er/-ir Verbalizan las palabras Atraer, correr, caminar, madrugar
-dad Se refiere a sustantivos de cualidad Hermandad, espiritualidad, bondad, humildad

 

Cinco tipos de afijo diferentes

Además de los prefijos y sufijos, existen otros tres tipos de afijos menos referenciados en la lengua española. Estos son el infijo, cuando el morfema se agrega entre las letras de una palabra; el interfijo, cuando el morfema se ubica entre la palabra y un prefijo o sufijo; y el circunfijo, cuando a una palabra se le agregan a la vez un prefijo y un sufijo.

Verboides

En nuestro sistema de lenguaje cotidiano, un verbo es una palabra que representa una acción y que al conjugarse, cambia morfológicamente para especificar número, género, modo, persona y tiempo; sin embargo, existen formas que adoptan estos verbos que actúan como la excepción a esta regla. Estas formas son conocidas como verboides.

¿Qué son los verboides?

Los verboides son los verbos no finitos, es decir, verbos no definidos en cuya morfología no está plasmada la persona, el género, el modo, el número o el tiempo verbal, salvo excepciones. Por este motivo, generalmente, no muestran relación gramática con el sujeto de la oración; es decir, que no pueden funcionar como el verbo del predicado de dicha oración.

Además, al ser configurados de esta manera, adquieren una función distinta a la de verbo dentro de la oración, y según sea el caso, pueden ser tratados como sustantivos, adjetivos o adverbios.

Los verboides también son conocidos como verbos no finitos, verbos no definidos, verbos indefinidos y formas no personales del verbo.

Características de los verboides

  • No pueden cumplir la función del verbo del predicado en una oración principal, salvo pocas excepciones.
  • Pueden cumplir la función de sustantivos, adjetivos o adverbios dentro de la oración, según sea el caso.
  • Salvo excepciones, no indican ni expresan tiempo, persona, género, modo o número, a diferencia de los verbos y sus conjugaciones.
  • Son invariables, es decir, no cambian su morfología independientemente de la función que cumplan en la oración.
  • Según el tipo de verboide poseen diferentes sufijos específicos que los identifican como tales.

Principales tipos de verboides

– Infinitivos:

Es la forma más básica de un verbo, y no indica en su morfología la persona, número, género, modo o tiempo de la acción que realiza el sujeto. Pueden ser fácilmente identificados por poseer las terminaciones o sufijos -ar, -er o -ir. Ejemplos: caminar, comer, dormir, etc.

El infinitivo suele tomar la función de sustantivo de la oración, es decir, el nombre que identifica al sujeto o al objeto de la oración, que es quien realiza la acción o en quien recae la acción respectivamente.

El infinitivo cumple su rol de sustantivo de diferentes formas:

  • Infinitivo como sujeto:

    Aquel que realiza la acción, representada por otro verbo.

Ejemplos:

Olvidar los mejores momentos de tu vida es casi imposible.

Pensar en hamburguesas abre mi apetito.

Curar una herida requiere de mucha destreza.

 

  • Infinitivo como objeto/complemento directo:

    En quien recae la acción del verbo.

Ejemplos:

Mi hermana quiere aprender las tablas de multiplicar.

No deseo salir tan tarde.

Debo comenzar la dieta.

 

  • Infinitivo como modificador de un nombre:

    Sustantivo en infinitivo que complementa a otro sustantivo en la oración.

Ejemplos:

No comprendo el hecho de proceder de este modo.

Me da la impresión de tener un agujero en el estómago.

La importancia de preparar profesionalmente a las personas suele ser subestimada.

 

  • Infinitivo como modificador de un adjetivo:

    Sustantivo en infinitivo que complementa a un adjetivo en la oración.

Ejemplos:

Esta información es fácil de procesar.

Es imposible adivinar en el primer intento.

Es prudente pensar antes de hablar.

 

  • Infinitivo como modificador de un adverbio:

    Sustantivo en infinitivo que complementa a un adverbio en la oración.

Ejemplos:

Antes de entrar, primero debes tocar el timbre.

Lejos de resolver el problema, lo empeoró.

Quizás haber abierto esta caja de chocolates no fue una buena idea.

Dos aspectos a tener en cuenta son que, en varios casos, estos verboides deben ir acompañados de una preposición para darle sentido gramatical a la oración (de, sin, etc) y, en otras ocasiones, el infinitivo del verbo haber puede unirse a un verboide participio para formar un infinitivo compuesto e indicar así pasado o anterioridad (haber vivido, haber gastado, etc). En ambos casos el infinitivo continúa su rol como sustantivo.

– Gerundios:

forma derivada del verbo que funciona gramaticalmente como un adverbio, pues se conjuga junto a otros verbos en la oración para expresar alguna circunstancia en concreto. Estos verbos serán quienes aporten la persona, el número y el tiempo al sentido de la oración, pues el gerundio en sí carece de estas características. Pueden ser identificados por poseer las terminaciones o sufijos -ando o -endo. Ejemplos: caminando, comiendo, durmiendo, etc.

El gerundio, en su rol de adverbio, puede cumplir con dos funciones diferentes en la oración:

  • Simultaneidad:

    El gerundio se utiliza junto a cualquier forma conjugada del verbo estar para indicar que ambos derivados verbales ocurren de forma simultánea.

Ejemplos:

Los niños están jugando en el parque

Mis grupos de música favoritos estaban tocando en la plaza la semana pasada.

Está lloviendo a cántaros.

 

  • Modo:

    El gerundio se utiliza junto a la forma conjugada de un verbo de acción para indicar modo, es decir, cómo o de qué forma se está llevando a cabo dicha acción.

Ejemplos:

Mi hermano limpia moviendo la escoba de un lado para el otro.

Ella conversa alzando la voz.

Dibujaba sonriendo mientras recordaba el paisaje.

En ambos casos el gerundio transmite un efecto de continuidad, que indica que la acción que se lleva a cabo no posee un final concreto.

– Participios:

forma derivada del verbo que funciona gramaticalmente como un adjetivo, ya que puede ser utilizado para describir el estado o característica. Son identificados por poseer las terminaciones y sufijos -ado e -ido en el caso de los participios regulares, y las terminaciones -cho, -to y -so para los participios irregulares.

El participio posee dos formas básicas de cumplir su rol de adjetivo:

  • Participio como modificador del sustantivo:

    Participio que actúa como un adjetivo que complementa y describe al sustantivo de la oración.

Ejemplos:

Un señor mareado me dijo que no volvería a subir a un barco.

El árbol talado se convertirá en papel y madera.

La computadora encendida muestra varios documentos abiertos.

  • Participio como predicativo subjetivo:

    Estado del participio en el que, como adjetivo, complementa tanto al sujeto como al verbo del predicado.

Ejemplos:

La moneda cayó parada.

El tesoro es custodiado.

Esa persona parece confundida.

¿Sabías qué...?
La palabra verboide no existe oficialmente, y por lo tanto no posee un lugar ni una definición en el diccionario de la Real Academia Española. El término se acuñó de manera informal en base a su practicidad y a sus raíces etimológicas: verbum, traducido como palabra en latín, y el sufijo de origen griego -oide, que significa apariencia o imagen.
Participio, la excepción a la regla

Curiosamente y, al igual que los adjetivos comunes, el participio es el único tipo de verboide que puede indicar género y número en su morfología, por lo que se convierte automáticamente en una excepción a la regla de los verboides. Por ejemplo: construido/construida, construidos/construidas.

Familia de palabras

Una familia de palabras (familia léxica o familia etimológica) está formada por un conjunto de palabras que comparten el mismo lexema o raíz y que, por lo tanto, tienen cierta relación de significado.

Para crear una familia de palabras debemos agregar a una raíz los diferentes lexemas que esta admita, tanto prefijos como sufijos. Podemos diferenciar diversos tipos de familias de palabras:

Relacionadas por su significado

Son aquellas palabras que poseen cierto significado en común o que se relaciona. Podemos distinguir entre:

  • Palabras primitivas: aquellas que dan origen a otras que surgirán de ellas. En el ejemplo anterior, la palabra primitiva es “educación”. A su vez, estas palabras están formadas por dos partes que no poseen significado por sí solas: una invariable (la raíz) y otra variable (la desinencia).
  • Palabras derivadas: son aquellas que se forman a partir de una primitiva, ya que poseen su misma raíz y su significado se relaciona con el de la otra. Son palabras derivadas de “educación”: educacional, educativo, educando, etc. Para derivar las palabras primitivas, usaremos:
  1. Sufijos: que son terminaciones de palabras que no tienen significado por sí solas. Por ejemplo: -acional, -ativo, -ando, etc.
  2. Prefijos: partículas que se pueden anteponer a una palabra para formar una nueva, relacionándose con el significado anterior o significando s contrario. Veamos algunos de los prefijos más comunes de nuestro idioma: a-, sub-, des-, extra-, in-, pre-, pro-, su-, sus-, bi-, geo-, bis-, ab-, ob-, obs-, biblio-, filo-, equi-, etc.
Una palabra derivada de “estudiar” es estudiante.

Aumentativos y diminutivos

Se trata de un tipo de sufijos muy especiales que aumentan (aumentativos) o disminuyen (diminutivos) el significado de una palabra. Algunos los sufijos aumentativos son: ote-ota- on -ona-aza-azo. Un ejemplo es camisa—–> camisón.

Por otro lado, algunos de los sufijos diminutivos son: ito – ita – illo – illa – cito – cita – cillo – cilla. En este caso, un ejemplo podría ser camisa—–>camisita.

Palabras compuestas

Son aquellas que se forman a partir de dos palabras que, al unirse, forman una nueva con un significado que no está necesariamente relacionado con el de las otras. Por ejemplo: lavarropas, pararrayos, antesala, subibaja, etc.

Las palabras compuestas se forman a partir de dos palabras que, juntas, presentan un nuevo significado.