CAPÍTULO 12 / TEMA 2

Prevención primaria

La prevención primaria tiene como objetivo prevenir enfermedades o lesiones antes de que ocurran. Esto se hace cuando se evita la exposición a peligros que causan daños a la salud, se modifican conductas inadecuadas que pueden provocar enfermedades y se aumenta la resistencia del organismo a ellas en caso de que aparezcan.

Una consulta a tiempo con un especialista puede prevenir graves enfermedades.

Periodo prepatogénico

Es la etapa de incubación de la enfermedad. Durante esta etapa no hay síntomas aparentes, pero se encuentra condicionada por el agente, el huésped y el medio ambiente.

¿Sabías qué?
Una enfermedad puede tener un periodo largo de incubación hasta la aparición de sus síntomas reales, como es el caso del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que puede tardar hasta 10 años en convertirse en Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) sin sospechas previas aparentes en el organismo.

Medidas de higiene

Muchísimas enfermedades actuales se dan por la falta de higiene, ya sea por consumir alimentos o agua contaminada, o por el contacto con insectos y gérmenes muy pequeños que crecen en zonas de suciedad.

Estas enfermedades pueden transmitirse de una persona a otra más rápido y más fácil en este tipo de ambientes. Es por eso que es tan importante mantener una buena higiene, tanto del lugar donde vivimos como personal. Gracias a estos hábitos podemos prevenir enfermedades y desarrollarnos de manera saludable.

La higiene es fundamental para la salud.

Higiene personal: es importante respetar y seguir las siguientes normas para el cuidado de la salud:

  • Bañarnos a diario con agua y jabón.
  • Lavarnos el cabello.
  • Lavarnos los dientes luego de cada comida.
  • Desinfectar las heridas cuando nos lastimamos.
  • No compartir aquellos objetos que son de uso
  • Lavarse bien las manos y las uñas, principalmente antes de comer.
  • Utilizar ropa limpia.

Ver infografía

Higiene del hogar: es muy importante para nuestra salud vivir en un ambiente limpio y desinfectado.

La cocina es un ambiente más propicio para el desarrollo de gérmenes, si no mantenemos la higiene de estas superficies, esos gérmenes pueden contaminar los alimentos que consumimos.

El cuidado de la cocina es fundamental para que no se dañen los alimentos.

El baño es otro ambiente del hogar donde podemos encontrar muchos gérmenes y parásitos. Hay que limpiar y desinfectar todas las superficies. La higiene del baño es tan importante como lavarse bien las manos luego de utilizarlo.

Los inodoros acumulan gran cantidad de gérmenes, es necesario mantenerlos limpios.

También es muy importante la higiene de las mascotas que se encuentran en nuestro hogar. Debemos asearlas, vacunarlas y juntar sus desechos periódicamente.

El baño de las mascotas previene la aparición de enfermedades.

Higiene de los alimentos: cuando preparamos alimentos es muy importante seguir una serie de normas que evitan que se contaminen y causen enfermedades.

  • Lavarnos las manos.
  • Utilizar utensilios limpios.
  • Lavar bien las verduras y agregarles unas gotitas de cloro para eliminar los gérmenes.
  • Cocer bien los alimentos, ya que el calor elimina los gérmenes que pueden tener.
  • No debemos mezclar los alimentos crudos con los cocidos: los cocidos pueden contaminarse rápidamente.
  • De ser necesario, debemos conservarlos en heladera.
Las frutas y hortalizas no se deben consumir sin lavar.

 Higiene del aula: debemos colaborar todos juntos para mantener la limpieza del aula.

  • Debemos asistir al colegio aseados.
  • Debemos lavarnos las manos con agua y jabón luego de ir al baño y antes de comer.
  • Todos los papeles y desechos deben arrojarse al cesto de basura.
  • No debemos pintar los pupitres ni romperlos.
Mantener el orden en el salón de clases es tarea de todos.

Hábitos saludables

Se llaman hábitos saludables aquellas acciones que los especialistas de la medicina recomiendan implementar para mantener una óptima salud. En las instituciones educativas, desde temprana edad se instruye a los alumnos en este tema para que vayan adquiriendo conocimientos sobre la prevención de enfermedades y las acciones que contribuyen al bienestar físico.

Durante los últimos años, la medicina no sólo se preocupó por el estudio y el tratamiento de las enfermedades transmisibles, sino también por su prevención y por llevar a cabo campañas de promoción a fin de hacer llegar información a la población. Al respecto, la medicina preventiva fue definida por Leavell y Clark como “la ciencia y el arte de prevenir la enfermedad, prolongar la vida y promover la salud física y mental”.

Dentro de los hábitos saludables se destacan:

La higiene: todos los ambientes en los cuales permanece una persona deben reunir condiciones higiénicas tales como aireación suficiente, ausencia de humedad y polvo, y un sistema de eliminación de aguas, entre otras. Asimismo, también es importante la higiene personal.

Descanso: respetar las horas de sueño es esencial para mantener la buena salud y el bienestar emocional porque permite que nuestro cuerpo recobre energía, regenere células y repare tejidos.

Un buen descanso ayuda a mantener el cuerpo y la mente activa.

Alimentación: una buena alimentación es garantía de una buena salud e influye positivamente en todas las actividades de la persona, entre ellas el estudio.

La alimentación tiene que ser rica en proteínas (carne, pescado, fruta, verdura, leche) vitaminas, sobre todo A, B, C y D, y sales minerales, como el calcio, el hierro y el fósforo. La base de una alimentación saludable es consumir en forma equilibrada todos los alimentos disponibles.

Una alimentación rica y balanceada contribuye a mantener una buena salud.

Actividad física: practicar una actividad física en forma regular y controlada, en función de la edad y las características físicas de cada persona, produce un mayor riego sanguíneo y una oxigenación adecuada del cerebro, mejora la respiración, proporciona más relajación, más energías y más concentración, y libera las toxinas del cuerpo.

Caminar a diario es un hábito saludable.

Nutrición y salud

Durante la nutrición, los alimentos son transformados por el cuerpo en sustancias más simples que pueden ser absorbidas por las células.

En la nutrición actúan en conjunto los sistemas respiratorio, digestivo, circulatorio y excretor.

Las principales sustancias nutritivas que son absorbidas son:

  • Agua: es la base de la alimentación.

Ver infografía

  • Minerales: son necesarios durante el gasto de energía y en el crecimiento, ya que ayudan en la formación de los tejidos.
Los alimentos que aportan minerales como el potasio y el magnesio contribuyen a una sana alimentación.
  • Vitaminas: actúan como reguladores de la actividad celular y son necesarias para el crecimiento.

Ver infografía

  • Proteínas: intervienen principalmente en el crecimiento y en la reparación de tejidos.

Ver infografía

  • Grasa: forma la reserva de energía del organismo y también funciona como aislante térmico.
  • Hidratos de carbono: son la principal fuente de energía debido a que se absorben con rapidez.

Salud pública y protección

¿Qué entendemos por salud pública? Se encarga de la protección de la salud desde una perspectiva colectiva. En este sentido, está dirigida a proteger y fomentar el bienestar de la población mediante la promoción de estilos de vida saludables, las campañas de concienciación, la educación y la investigación.

¿Sabías qué?
La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece en su artículo 25 que la salud y la asistencia médica son derechos humanos fundamentales.

Las vacunas

Las vacunas son una parte muy importante para el cuidado de la salud de toda la comunidad. Ellas son las encargadas de brindar protección ante numerosas enfermedades muy serias.

Vacunar a los niños a temprana edad es fundamental para su salud.

Se obtienen a partir de un procedimiento por el cual se inactiva o debilita el microorganismo que causa la enfermedad. Cuando la vacuna se administra a una persona hace que el cuerpo produzca defensas contra la enfermedad. Si esta persona entra en contacto con el microorganismo para el cual fue vacunada, las defensas se encargarán de protegerlo para que no tenga la enfermedad o sea leve.

Las dosis de las vacunas pueden variar dependiendo el tipo.

Programa de vacunación

Las vacunas se colocan en todos los vacunatorios y hospitales públicos del país, en caso de vacunaciones masivas se realizan casa por casa o en puestos móviles para llegar en menor tiempo a mayor número de personas.

Todas las vacunas del calendario nacional de vacunación son gratuitas y obligatorias para la población que corresponda según calendario nacional de vacunación vigente.

Algunas de las vacunas presentes en calendarios nacionales son:

  • Vacuna BCG.
  • Vacuna Pentavalente.
  • Vacuna Hepatitis A.
  • Vacuna Hepatitis B.
  • Vacuna Gripe.
  • Vacuna Sarampión.
  • Vacuna Rubéola.
  • Vacuna paperas.
  • Vacuna Tos convulsa.
  • Vacuna Polio.
  • Vacuna VPH.
  • Vacuna Neumococo.
  • Vacuna Fiebre Amarilla.
RECURSOS PARA DOCENTES

Video “Composición corporal”

Entrevista a la licenciada en nutrición Romina Guimet sobre diferentes aspectos importantes para el cuidado de la salud.

VER

 

Infografía “Vacunas”

Material infográfico útil para ampliar la explicación sobre la importancia de las vacunas.

VER

 

 

Virus: reproducción de los virus

Los virus son estructuras diminutas que se aprovechan de sus organismos para reproducirse y pueden ser responsables de enfermedades tan simples como la gripe o tan letales como el Ébola.

¿Qué son los virus?

Los virus son parásitos microscópicos mucho más pequeños que las bacterias y carecen de la capacidad de prosperar y reproducirse fuera de un organismo huésped, por lo que no todos los investigadores los consideran organismos vivos.

Las partículas víricas son 100 veces más pequeñas que una célula bacteriana y una célula bacteriana es tan sólo 10 veces más pequeña que una humana.

Los virus por sí mismos no están vivos, no pueden crecer o multiplicarse fuera del organismo que infectan, necesitan inyectarse en una célula animal, vegetal o incluso bacteriana que les ayude a multiplicarse. Las partículas infecciosas de los virus se conocen como virones, ellos atacan la célula, se apoderan de su maquinaria y llevan a cabo sus propios procesos de multiplicación y crecimiento.

Una célula infectada producirá partículas virales en lugar de sus propias células habituales.

Un virión tiene 2 partes principales:

  • Ácido nucleico: puede ser ADN o ARN. El ADN o ARN contiene toda la información para el virus y le ayuda a multiplicarse.
  • Capa de proteína (cápside): es una estructura que cubre el material genético viral.

Reproducción de los virus

La palabra reproducción es comúnmente utilizada cuando se habla de virus, pero en el sentido estricto de la palabra, los virus no se reproducen.

¿Sabías qué...?
Los virus no sólo afectan a las personas, pueden afectar también plantas y animales. Esta es la razón por la cual nuestras mascotas deben ser vacunadas contra enfermedades como la rabia y el moquillo, ya que de infectarlos la enfermedad es altamente mortal.

Los virus utilizan la maquinaria de la célula hospedadora para replicarse y así crear una copia exacta del virus, del mismo modo que se utilizan las fotocopiadoras para replicar un documento. De manera que lo que es llamado reproducción en virus, en realidad es una multiplicación, ya que los virus no son organismos vivos y por lo tanto no tienen células sexuales.

Los virus no se reproducen, se multiplican.

Los virus se multiplican de dos maneras:

  • Ciclo lítico: una vez que el virión inyecta su ácido nucleico en la célula huésped, éste se hace cargo del funcionamiento de toda la maquinaria celular y comienza a producir múltiples copias, tanto del ácido nucleico viral como de la cubierta proteica del virus. Una vez producidas, se ensamblan en los nuevos virus.

La multiplicación continúa así hasta que la célula huésped se llena de tantas estructuras virales que no lo resiste y estalla, de la misma forma que un globo con mucho aire. De esta manera, la célula huésped muere y los virus son liberados para comenzar a buscar la siguiente célula a infectar. Este tipo de multiplicación vírica se conoce como ciclo lítico.

Reproducción de virus por ciclo lítico.
  • Ciclo lisogénico: algunas clases de virus, como el VIH o el herpes, infectan la célula huésped pero permanecen ocultos o latentes durante años, hasta que alguna variación (ambiental o de otro tipo) provoca la activación del mismo.

En un principio el ácido nucleico procedente del virus es inyectado en el material genético de la célula, sin embargo, no perjudican las funciones vitales de la misma pero, en algún momento, el ácido nucleico se activará, se separará del material genético de la célula huésped y comenzará a asumir las funciones de la célula para producir nuevos virus.

Del mismo modo que en el ciclo lítico, se crean tantos virus que la célula es destruida y las estructuras virales son liberadas al espacio extracelular en busca de nuevos hospedadores. Este ciclo se conoce como lisogénico.

Vacunas contra los virus

Enfermedades como el resfriado, el sarampión o la varicela son producidas por virus de diferentes tipos, pero, aunque los virus pueden enfermarnos, también pueden protegernos de ciertas enfermedades y cuidar nuestra salud. Por ejemplo, las vacunas que reciben los niños para tratar enfermedades virales son hechas a base de virus muertos o debilitados con el fin de que nuestro organismo sepa reconocerlos y los eliminé si llegaran a infectarnos. Las vacunas funcionan de la siguiente manera:

  • Las vacunas son fabricadas con una cantidad pequeña y segura de virus debilitados o muertos.
  • Entran al cuerpo y el sistema inmunitario aprende a reconocer los virus y a atacarlos si entran posteriormente el al cuerpo.
  • Como resultado, la infección es poco probable o en todo caso será más leve.
Con ayuda de las vacunas, el contagio de enfermedades virales se reduce.
Impacto económico de los virus

En la década de 1990 el ganado bovino en Europa estaba infectado con el virus que causa la enfermedad de la fiebre aftosa. Miles de animales tuvieron que ser sacrificados para prevenir la propagación de la enfermedad. Esto causó grandes pérdidas económicas. 

Hepatitis B

La hepatitis B es una inflamación que ataca directamente al hígado y puede causarle daño grave. Las personas infectadas pueden permanecer sin síntomas durante años y transmitirla a otras personas. Aunque la hepatitis B se trata con medicamentos, hay una vacuna segura y efectiva que puede prevenir la enfermedad y forma parte del calendario de vacunación obligatorio.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas con hepatitis B pueden no tener ningún síntoma.
Sin embargo, entre algunos de los posibles síntomas, pueden tener: fatiga, náusea o vómitos, fiebre y escalofríos, orina de color oscuro, materia fecal de color más claro, ojos y piel amarillos (ictericia), dolor del lado derecho, que puede reflejarse en la espalda

¿Cómo se transmite?

Se transmite por el contacto con la sangre, por tener relaciones sexuales sin preservativo (a través del semen y secreciones vaginales) y secreciones corporales (por saliva, sudor, lágrimas) de una persona infectada a otra; y de madre a hijo, fundamentalmente durante el parto.

¿Cómo se trata?

Para la etapa aguda, el tratamiento indicado es el reposo.
Para la etapa en la que aparecen problemas hepáticos, hay medicamentos que curan la enfermedad.

¿Cómo se previene?

Se previene a través de la vacuna contra la hepatitis B que está en el Calendario Nacional de Vacunación.
Además, la infección puede prevenirse usando preservativo en todas las relaciones sexuales, no compartir agujas u otros elementos punzantes o cortantes.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/115-hepatitis-b#sthash.96c6SlVu.dpuf

Neumococo

El Streptococcus pneumoniae es una bacteria que se encuentra de manera habitual en la garganta o en las vías respiratorias de los seres humanos. Por lo tanto, pueden existir portadores que no padecen la enfermedad pero sí la transmitan.

¿Cómo se transmite?

Se trasmite de persona a persona a partir de la tos y los estornudos.

Puede producir enfermedades leves como la otitis y la sinusitis, pero también enfermedades graves como la neumonía, meningitis y otras enfermedades invasivas como sepsis y artritis.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden incluir fiebre y dificultad respiratoria en el caso de la neumonía; o fiebre, vómitos, irritabilidad y cefalea en el caso de presentar meningitis pudiendo dejar secuelas auditivas y neurológicas.

¿Cómo se previene?

Aplicándose el esquema adecuado de vacunación:

-Niños menores de 2 años.

-Niños entre 24 y 59 meses con factores de riesgo.

-Adultos con factores de riesgo.

-Mayores de 65 años.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/270-neumococo#sthash.8MHjgK9p.dpuf

Rubéola

La rubéola es una enfermedad que se transmite por aire y es causada por el virus de la rubéola.

Por lo general aparece en la infancia. Sin embargo, si una mujer contrae rubéola al inicio de su embarazo, puede producir alteraciones graves en el feto y/o en el recién nacido.

¿Cuáles son los síntomas?

La rubéola se caracteriza por la aparición de pequeñas erupciones en la piel de un color rosáceo que se inician en la cabeza y progresan hacia los pies. Después puede aparecer malestar general, fiebre, conjuntivitis, enrojecimiento de los ojos, dolor de garganta e inflamación de los ganglios alrededor de la nuca y en la región posterior de las orejas.

En el momento en el que el virus de la rubéola está circulando hay mayor riesgo de que se presenten casos de síndrome de rubéola congénita. En este caso, si la madre embarazada no se encuentra bien inmunizada puede adquirir la enfermedad y transmitírsela al bebe. Este síndrome se caracteriza por lesiones como: retraso mental, cataratas, sordera y cardiopatía de elevada la mortalidad.

¿Cómo se previene?

Para prevenir la rubéola se tiene que recibir el esquema completo de vacunación. Es muy importante adherirse a todas las campañas que ofrecen una dosis extra para mantener altas las defensas contra esta enfermedad. Mediante a la prevención por vacunación en la Argentina esta enfermedad se encuentra en vías de eliminación.

Vacunación

Para prevenir la rubéola se tiene que recibir el esquema completo de vacunación.

Todas las personas deben contar con dos dosis de la vacuna doble y/o triple viral; una dosis al año de vida y con un refuerzo durante el ingreso escolar (5 ó 6 años) de vacuna triple viral. Durante el puerperio, la madre debe vacunarse de inmediato en el caso de no tener el esquema completo.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/261-rubeola-#sthash.ISlvmgXu.dpuf