Lepra

La lepra es una enfermedad curable, causada por un microbio, el Mycobacterium leprae, que afecta principalmente la piel y los nervios periféricos. Las formas clínicas más graves pueden comprometer también las mucosas de las vías aéreas superiores y otros órganos como los ganglios, el hígado, el bazo, etc. En los casos más graves, si no se realiza un diagnóstico precoz y un tratamiento regular y completo, puede generar discapacidades físicas, permanentes y progresivas, así como también dificultad en las relaciones sociales, laborales y familiares, a causa del temor y el rechazo que la lepra históricamente ha provocado. Con el tratamiento oportuno la lepra tiene cura.

¿Cómo se transmite?

El contagio es de persona a persona por contacto directo y prolongado, entre 3 y 5 años. Se produce entre un enfermo no tratado con posibilidad de transmitir (no todos los que padecen lepra contagian) y una persona susceptible, es decir con una predisposición especial para enfermar. Según la estadística el 80% de la población posee defensas naturales contra la lepra y sólo la mitad de los enfermos no tratados son contagiantes.

Las vías de transmisión incluyen principalmente, las secreciones respiratorias de una persona enferma y no tratada, y en menor medida en heridas de la piel y secreciones nasales.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la lepra pueden tardar hasta 20 años en aparecer e incluyen:
– Lesiones cutáneas que son más claras que el color normal de la piel.
– Lesiones que presentan disminución de la sensibilidad al tacto, al calor o al dolor.
– Lesiones que no sanan después de algunas semanas o meses.
– Debilidad muscular.
– Alteraciones de la sensibilidad en manos, brazos, pies y piernas.

¿Cómo puede prevenirse?

La mejor manera de evitar el contagio de la lepra es el diagnóstico y tratamiento temprano de las personas infectadas.

En el caso de las personas que estuvieron en contacto directo con personas infectadas sin tratamiento, es importante realizar controles periódicos.

¿Cómo se trata?

El tratamiento es ambulatorio, es decir que no precisa ningún tipo de internación, e incluye el uso de antibióticos, antiinflamatorios y el tratamiento de las secuelas. La medicación es entregada en forma gratuita por el Programa Nacional de Lucha contra la Lepra (Ministerio de Salud de la Nación). El paciente tratado, puede seguir haciendo su vida normal: trabajar, casarse, tener hijos, etc.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/187-lepra#sthash.0fLOXN1k.dpuf

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

El término «enfermedad pulmonar obstructiva crónica» (EPOC) se refiere a ciertas enfermedades pulmonares, como la bronquitis crónica y el enfisema, que dificultan la respiración y producen obstrucción de las vías aéreas de forma progresiva y en general no reversible.

El 90% de los casos se deben al tabaquismo (fumadores activos y pasivos) y uno de cada cuatro fumadores la desarrolla. Dejar de fumar disminuye el riesgo de tener EPOC.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas característicos son:

  • Disnea (falta de aire).
  • Expectoración anormal.
  • Tos crónica.
  • Silbidos en el pecho.

A medida que la enfermedad avanza, las actividades cotidianas como subir las escaleras, pueden volverse muy difíciles.

¿Cuáles son las causas?

La principal causa es el tabaquismo.

Otros factores de riesgo son:

  • La contaminación del aire de interiores (por ejemplo, la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción).
  • La contaminación del aire exterior.
  • La exposición laboral a polvos y productos químicos (vapores, irritantes y gases).
  • Las infecciones repetidas de las vías respiratorias inferiores en la infancia.
  • En casos infrecuentes, la EPOC puede ser hereditaria.

¿Cómo se diagnostica?

A través de la Espirometría. Este es un estudio no invasivo que mide los volúmenes de aire de la espiración y confirma el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento?

Es esencial dejar de fumar para reducir el daño pulmonar.

Existen varios tratamientos para aliviar los síntomas, entre ellos, el uso de broncodilatadores y corticoides inhalados para mejorar la disnea, aumentar la capacidad al ejercicio y tener menos exacerbaciones (crisis)Vacunas (para la gripe y para la neumonía).

Programa de ejercicios supervisado (Rehabilitación respiratoria)

¿Cómo puede prevenirse?

No fumar o dejar de fumar es la mejor forma de prevenir la EPOC.

Evitar la contaminación dentro del hogar.

Evitar la contaminación ambiental

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina) http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/512-enfermedad-pulmonar-obstructiva-cronica-epoc#sthash.h5A3IWoC.dpuf