El organismo materno durante el embarazo

Durante la gestación, el organismo materno experimenta una serie de modificaciones y trastornos. Dichos cambios son provocados, básicamente, por dos circunstancias que explicaremos a continuación.

En primer lugar, los cambios se producen por el aumento de la secreción de estrógenos y progesterona, unas hormonas que fabrican los ovarios y la placenta, y que tienen la misión de adaptar el organismo a la gestación y prepararlo para la lactancia, pero que producen, asimismo, una serie de alteraciones en diversos aparatos y sistemas. La otra circunstancia que provoca estos cambios y trastornos es el propio crecimiento del feto dentro del útero.

Una de las modificaciones más evidentes que se producen durante la gestación es el aumento de peso. El resto de las modificaciones podrían muy bien clasificarse como trastornos, ya que ocasionan molestias objetivas o subjetivas a la embarazada.

 

Durante el embarazo la mujer experimenta un aumento de peso considerable.

 

Entre los trastornos digestivos cabe destacar las náuseas, vómitos, exceso de salivación, estreñimiento, flatulencia y rechazo a ciertos gustos y olores. Entre los trastornos cardiovasculares, son frecuentes los edemas o hinchazones de miembros inferiores, las varices o dilataciones de las venas de los miembros inferiores, y las hemorroides o varices de las venas situadas alrededor del ano.

 

El embarazo suele provocar un aumento del apetito en la mujer.

Las alteraciones cutáneas más características son la aparición de manchas oscuras en la piel de la cara y un exceso de pigmentación alrededor de los pezones, en la línea media del abdomen, en la vulva, en el ano y en las cicatrices. En las mamas, a parte de su aumento de volumen y sensación de peso y tirantez, pueden producirse emanaciones espontáneas de leche a través de los pezones, aumento de la sensibilidad e, incluso, dolor, y formación de estrías. Otros trastornos frecuentes son anemia, cansancio, necesidad de orinar con excesiva frecuencia y dolor en la parte baja de la espalda.

Úlcera péptica

¿Qué es?

Una úlcera péptica es una llaga en la mucosa que recubre el estómago o el duodeno, que es la primera parte del intestino delgado. Una úlcera péptica en el estómago se llama gástrica. Una úlcera en el duodeno se denomina duodenal.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más frecuentes de la úlcera péptica son:

  • El síntoma más común de la úlcera es el dolor o ardor en el estómago (entre el tórax y el ombligo).
  • A menudo se siente cuando el estómago está vacío, entre las comidas, pero puede ocurrir en cualquier momento.
  • El dolor puede durar desde unos minutos hasta varias horas y, a veces, puede despertar a la persona en la mitad de la noche.
  • El dolor se reduce a menudo con la ingesta de alimentos, líquidos o antiácidos.
  • Cuando la úlcera es gástrica, el dolor puede ceder con el vómito.

Pueden presentarse otros síntomas menos frecuentes:

  • Náuseas.
  • Vómitos de alimentos.
  • Vómitos con sangre.
  • Saciedad precoz.
  • Sangre en las heces o materia fecal de color negro.
  • Pérdida de apetito.
  • Cuando una úlcera sangra, puede ocasionar anemia con debilidad y palidez.

¿Cuáles son las causas?

Las causas más frecuentes de a úlcera péptica son:
-la bacteria helicobapter pylori. Cabe alcarar que muchas personas que tienen esta bacteria no padecen de úlcera péptica
-tomar demasiado alcohol
-uso regular de remedios que contengan ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno o naproxeno u otros antinflamatorios no esteroides (AINES).
-fumar

¿Cómo se trata?

Frente a los síntomas enunciados previamente, es imprescindible consultar a un médico.
El tratamiento consiste en medidas alimentarias, cambios de hábitos, medicamentos antiácidos y evitar medicamentos que lesionan la mucosa del estómago.
Se debe comer lentamente, varias veces en el día y en pequeñas cantidades, masticando bien.
Se deben evitar ciertos alimentos que pueden ser irritantes para el estómago como salsas, picante, pimienta, condimentos en general, vinagre, cebolla, ajo, café, mate, dulces, chocolate, frituras, comidas grasosas, conservas y enlatados, bebidas gaseosas, cítricos.
Asimismo, durante y después del tratamiento deben evitarse las bebidas alcohólicas y el cigarrillo, ya que afectan la cicatrización de la úlcera.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)
http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/381-ulcera-peptica#sthash.UUqIxL9t.dpuf

Triquinosis

Es una enfermedad producida por un parásito con forma de gusano que se encuentra alojado en los músculos de los cerdos y otros animales salvajes, como el jabalí y el puma.

¿Cómo se transmite?

Las personas se contagian consumiendo carne de cerdo, chacinados o embutidos mal cocidos, en especial si son de elaboración casera.

En el caso de los cerdos éstos contraen la enfermedad al ser alimentados en basurales, con desperdicios o restos de alimentos, donde habitan roedores.

¿Cuáles son sus síntomas?

Las personas pueden presentar: fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados y picazón.
Cuanto más temprano se detecte, más rápida y efectiva es la cura.

¿Cómo se trata?

Los medicamentos se pueden usar para tratar infección reciente. No hay un tratamiento específico para la triquinosis una vez que las larvas invaden los músculos. Los quistes siguen siendo viables durante años. Los analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor muscular.

¿Cómo se puede prevenir?

Para evitar contraer triquinosis es importante:

  • Consumir carne de cerdo y derivados frescos y bien cocidos (es decir, cocinándolos hasta que desaparezca el color rosado). Tener en cuenta que salar o ahumar la carne no es sufriente para matar al parásito.
  • Adquirir los productos derivados, chacinados y embutidos (como jamón, panceta, longaniza, chorizos) solamente en comercios habilitados, verificando en la etiqueta que hayan sido elaborados por empresas autorizadas. La venta callejera de estos alimentos está prohibida.

En zonas rurales y criaderos:

  • Respetar las normas establecidas por los servicios veterinarios para la cría de cerdos.
  • Alimentarlos adecuadamente, evitando que ingieran basura y restos de alimentos de restaurantes o comercios urbanos.
  • Evitar la proliferación de ratas en los criaderos.
  • Al realizar la faena de un animal (cerdo, jabalí o puma), incluso si se realiza de manera doméstica, es importante consultar al veterinario y pedir el análisis de una muestra de entraña de cada res a fin de confirmar la ausencia del parásito que provoca la triquinosis.
  • Si se encuentra el parásito en un animal, es necesario eliminar la res completa.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)
http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/84-triquinosis#sthash.jPdxrIgE.dpuf

Parasitosis intestinales

Son infecciones causadas por parásitos que se alojan principalmente en el sistema digestivo. Afectan principalmente a los niños, entre 1 y 5 años. Los más frecuentes son: Oxiurus, Ascaris, Giardias.

¿Cómo se transmiten?

Los parásitos son transmitidos a las personas por medio de alimentos o aguas contaminados con materia fecal que contiene los huevos de los parásitos.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas pueden ser muy variados e incluso no presentarse. Algunos de los que se pueden presentar en los niños son:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Picazón anal
  • Sangrado intestinal
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Desnutrición
  • Anemia
  • Trastornos del crecimiento

Los parásitos intestinales causan problemas de salud también en las mujeres embarazadas y sus bebés. Pueden producir casos graves de anemia y obstaculizar la absorción de nutrientes, lo que dificulta el crecimiento del feto y causa bajo peso al nacer.

¿Cómo se pueden prevenir?

  • Lavarse, y lavarle a los niños, las manos con agua y jabón antes de preparar los alimentos o comer y después de ir al baño o regresar de la calle.
  • Consumir sólo agua segura. Si no se cuenta con agua potable o de red, colocar 2 gotas de lavandina por cada litro de agua o hervirla durante 3 minutos, tanto sea agua para beber, lavarse las manos o los dientes, cocinar o lavar las verduras y frutas.
  • Lavar muy bien las frutas, los vegetales y verduras que se coman crudas.
  • Utilizar baños, letrinas o cualquier otro medio que garantice una correcta eliminación de las excretas.
  • Evitar consumir alimentos de venta callejera o en lugares con deficientes condiciones higiénicas.

¿Cómo se tratan?

Ante la sospecha de parásitos consulte en el centro de salud donde determinarán el tratamiento más apropiado. Aunque no es grave, lo mejor es tratarlos cuanto antes para evitar sus consecuencias.

Esta infección no impide que los niños vayan al colegio o hagan sus actividades habituales, siempre que siga las medidas higiénicas recomendadas.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/410-parasitosis-intestinales#sthash.zpkTbf6B.dpuf

Hepatitis B

La hepatitis B es una inflamación que ataca directamente al hígado y puede causarle daño grave. Las personas infectadas pueden permanecer sin síntomas durante años y transmitirla a otras personas. Aunque la hepatitis B se trata con medicamentos, hay una vacuna segura y efectiva que puede prevenir la enfermedad y forma parte del calendario de vacunación obligatorio.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas con hepatitis B pueden no tener ningún síntoma.
Sin embargo, entre algunos de los posibles síntomas, pueden tener: fatiga, náusea o vómitos, fiebre y escalofríos, orina de color oscuro, materia fecal de color más claro, ojos y piel amarillos (ictericia), dolor del lado derecho, que puede reflejarse en la espalda

¿Cómo se transmite?

Se transmite por el contacto con la sangre, por tener relaciones sexuales sin preservativo (a través del semen y secreciones vaginales) y secreciones corporales (por saliva, sudor, lágrimas) de una persona infectada a otra; y de madre a hijo, fundamentalmente durante el parto.

¿Cómo se trata?

Para la etapa aguda, el tratamiento indicado es el reposo.
Para la etapa en la que aparecen problemas hepáticos, hay medicamentos que curan la enfermedad.

¿Cómo se previene?

Se previene a través de la vacuna contra la hepatitis B que está en el Calendario Nacional de Vacunación.
Además, la infección puede prevenirse usando preservativo en todas las relaciones sexuales, no compartir agujas u otros elementos punzantes o cortantes.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/115-hepatitis-b#sthash.96c6SlVu.dpuf

Hepatitis A

Hepatitis significa “inflamación del hígado”. El virus de la hepatitis A se contrae cuando una persona come alimentos o toma agua que está contaminada con el virus o tiene contacto cercano con una persona que está infectada.

La infección se puede propagar con más facilidad en lugares cerrados como guarderías, hogares de tránsito y colegios.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la hepatitis incluyen: fiebre, náuseas, vómitos, pérdida del apetito y cansancio. A veces también causa dolor o sensibilidad en el hígado, piel u ojos amarillos (ictericia), orina oscura y heces blanquecinas.

Sin embargo, muchas personas infectadas con el virus de la hepatitis A tienen pocos o ningún síntoma, como por ejemplo en el caso de los niños pequeños es más probable que no tenga síntomas.

La mayor complicación de esta enfermedad es la insuficiencia hepática aguda cuyo tratamiento es el trasplante hepático, con una alta mortalidad.

¿Cómo se previene?

Una forma efectiva de prevenir la hepatitis A es la implementación de medidas higiénicas como lavarse las manos después de ir al baño, de cambiar los pañales y antes de preparar alimentos. Además se recomienda cocinar bien los alimentos y consumir agua hervida o purificada y condiciones ambientales como una correcta eliminación de excretas. En nuestro país, esta enfermedad constituía el 90% de las hepatitis agudas que afectaban a los niños. Sin embargo, con la inclusión de la vacunación desde 2005, la Argentina ha permitido disminuir a cero los trasplantes por esta causa.

Vacuna Hepatitis A

Se aplica una dosis de la vacuna a los 12 meses de vida o a niños que nacieron a partir de 2005 (en el caso de no haberla recibido al año).También está recomendada para poblaciones de riesgo previa evaluación médica.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/257-hepatitis-a

Gastritis

La gastritis es la inflamación del revestimiento interno (mucosa) del estómago.La gastritis puede presentarse en forma rápida (gastritis aguda) o mantenerse en el tiempo (gastritis crónica).

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más frecuentes de la gastritis son:

-Acidez gástrica.

-Inapetencia.

-Nauseas.

-Vómitos.

-Dolor en la parte superior del vientre o el abdomen.

-Sensación de distensión del abdomen.

-Vómitos con sangre.

-Deposiciones negras.

Sin embargo, a veces la gastritis puede ser asintomática.

¿Cuáles son las causas?

Las principales causas de la acidez son:

-consumo excesivo de alcohol,

-algunos medicamentos como la aspirina o el ibuprofeno cuando se toman durante largo tiempo,

-infección del estómago por la bacteria Helicobacter pylori,

-fumar,

-consumo de comidas muy condimentadas,

-el exceso de secreción de ácido gástrico, como el provocado por el estrés, generalmente asociado a una cirugía o a una internación.

¿Cómo se trata?

El tratamiento depende de la causa de la gastritis y a veces será necesario recurrir a algún tipo de medicación.

Además de los medicamentos, también se deben mantener algunos hábitos como:

– Evitar la ingesta de comidas y bebidas que agravan los síntomas como pimienta, picantes, café y té.

– Evitar el uso prolongado de irritantes como el ácido acetilsalicílico (aspirina), los antiinflamatorios o el alcohol.

– Masticar bien la comida y comer lentamente.

– Fraccionar la dieta en pequeños volúmenes.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://www.msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/386-gastritis

Neumococo

El Streptococcus pneumoniae es una bacteria que se encuentra de manera habitual en la garganta o en las vías respiratorias de los seres humanos. Por lo tanto, pueden existir portadores que no padecen la enfermedad pero sí la transmitan.

¿Cómo se transmite?

Se trasmite de persona a persona a partir de la tos y los estornudos.

Puede producir enfermedades leves como la otitis y la sinusitis, pero también enfermedades graves como la neumonía, meningitis y otras enfermedades invasivas como sepsis y artritis.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden incluir fiebre y dificultad respiratoria en el caso de la neumonía; o fiebre, vómitos, irritabilidad y cefalea en el caso de presentar meningitis pudiendo dejar secuelas auditivas y neurológicas.

¿Cómo se previene?

Aplicándose el esquema adecuado de vacunación:

-Niños menores de 2 años.

-Niños entre 24 y 59 meses con factores de riesgo.

-Adultos con factores de riesgo.

-Mayores de 65 años.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/270-neumococo#sthash.8MHjgK9p.dpuf

Migrañas

Es una enfermedad crónica que consiste en dolores de cabeza recurrentes, de duración e intensidad variables, normalmente localizados en un lado de la cabeza.

Es más frecuente en mujeres que en hombres y pueden ser de origen hereditario. En general, las migrañas se comienzan a presentar entre los 10 y los 45 años pero pueden aparecer luego.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunas personas suelen tener síntomas de advertencia denominados aura. Cuando aparecen los síntomas del aura pueden hacerlo desde unos minutos antes hasta horas antes de comenzar el dolor de cabeza Los síntomas del aura pueden ser visión borrosa, puntos brillantes, pérdida de una parte del campo visual, etc.
Las migrañas comienzan como un dolor muy intenso, pulsátil y palpitante que va en aumento, y duran entre 6 y 48 horas
Otros síntomas son:
• Náuseas y vómitos
• Sensibilidad a la luz y al ruido
• Inapetencia
• Fatiga
• Irritabilidad
Hay ciertos desencadenantes que pueden producir migrañas como:
• El alcohol
• El estrés
• La ansiedad
• Ciertos olores o perfumes,
• Los ruidos intensos y las luces brillantes
• El consumo de tabaco
• Los cambios hormonales durante el ciclo menstrual de las mujeres o el uso de pastillas anticonceptivas
• Ejercicios intensos
• El ayuno prolongado
• Cambios en los patrones del sueño
• Ciertos alimentos como chocolate, quesos duros, alcohol,

¿Cómo puede prevenirse?

Como no hay un tratamiento definitivo para la migraña, peri sí se pueden tratar los síntomas y prevenirlos, es importante, de conocerlos, evitar los factores que puedan desencadenar el dolor.

¿Cuál es el tratamiento?

El objetivo del tratamiento del episodio de dolor es siempre atacar los síntomas asociados y disminuir el dolor. Es importante tratar precozmente el dolor para evitar su progresión y por ende el abuso de fármaco.
En consecuencia es importante, si se sufre de migrañas, consultar a un médico que pueda brindar un tratamiento adecuado al caso, incluyendo, de ser necesario, un tratamiento preventivo.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/372-migranas#sthash.zv2Q0dzG.dpuf

Meningococo

El meningococo es una bacteria que provoca enfermedades graves, tanto a niños como a adultos. Con mayor frecuencia afecta a niños menores de 5 años.

La meningoencefalitis y la sepsis (infección generalizada) son las formas clínicas principales y constituyen verdaderas emergencias médicas. Se trasmite de persona a persona a partir de la tos y los estornudos.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la enfermedad son variados y dependen de la edad de la persona afectada: rechazo a los alimentos, fiebre, irritabilidad, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, sensibilidad a la luz, tendencia al sueño y, en algunas ocasiones, petequias (manchas rojas).

¿Cómo se previene?

Existen vacunas con distintas combinaciones de bacterias del meningococo. Por este motivo, se pueden aplicar distintos esquemas según la situación epidemiológica.

Meningococo C Conjugada: para los menores de 12 meses, el esquema de vacunación consiste en 2 dosis. En esta población también se puede indicar un refuerzo previo a los 12 meses o posterior al año.

Los mayores de 12 meses, adolescentes y adultos tienen indicada sólo una dosis.

Vacuna tetravalente: esta vacuna protege contra enfermedades provocadas por 4 grupos (A, C, Y, W 135) del meningococo. El esquema de vacunación consiste en una sola dosis a partir de los 2 años hasta los 55 años.

Es importante destacar que el programa de huéspedes especiales puede proporcionar la vacuna por indicación médica evaluando la particularidad de cada paciente, como por ejemplo a prematuros, pacientes con VIH, pacientes oncológicos, entre otros.

Meningococo BC: el esquema de vacunación consiste en 2 dosis a partir de los 4 años.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

 http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48/277-meningococo-#sthash.al4Sige2.dpuf