La plomada y su uso

Es uno de los instrumentos más antiguos, sencillos y usados en la construcción. Está compuesto básicamente por una pesa o masa de forma cilíndrica o cónica amarrada en un extremo por alguna cuerda de la que cuelga. Su principal función es indicar la posición exacta de la vertical, y esto lo logra gracias a la gravedad de nuestro planeta que atrae a la masa colgante siempre hacia el centro de la Tierra; la plomada siempre apunta en la misma dirección. Esta propiedad es utilizada para ayudar a nivelar las inclinaciones de las estructuras durante las construcciones.

Si deseamos alinear una puerta usando una plomada, lo primero que se requiere hacer es cortar la cuerda a la altura de la puerta; seguidamente se clava el extremo libre de la cuerda sobre el marco de la puerta procurando que este justo en el centro del mismo, lo que permitirá que la plomada penda de la mitad de la puerta. Con la ayuda de una cinta métrica podremos medir la distancia que existe desde la cuerda a cualquiera de los bordes del marco. Si realizamos las medidas desde la parte de arriba hasta abajo podremos identificar cuánto es la inclinación de la puerta y cuánto se requiere mover para corregir dicha inclinación. Cuando se consiga que la distancia entre la cuerda y los bordes del marco sean iguales en cualquier posición, la puerta estará totalmente alineada con la vertical.

Además de la construcción las plomadas tienen otras utilidades como contrapesos, o como lastre en las cañas de pescar. Algunos submarinos usan plomadas para poder determinar la profundidad debajo de ellos, entre otros muchos usos que se le pueden aplicar.




Copyright 2012 - El Bibliotecom - Todos los Derechos reservados. Aviso legal.