PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Plantas comestibles



Existe una gran variedad de plantas al servicio de la humanidad que nos aportan recursos para la industria, la medicina y, además, nos sirven como fuente de alimentación. Para conseguir abastecer a toda la población, el hombre ha desarrollado técnicas de cultivo a gran escala de las principales plantas comestibles.

Las plantas que el hombre cultiva o explota para su alimentación se denominan plantas alimenticias o comestibles. Podemos encontrar una amplia variedad de ellas agrupadas en cinco grupos:

  • Cereales o gramíneas: trigo, maíz, arroz, avena, cebada.
  • Leguminosas o legumbres: lentejas, garbanzos, arvejas, porotos o frijoles, soja, maní o cacahuete.
  • Frutas: cítricas, azucaradas y oleaginosas.
  • Hortalizas o verduras: espinacas, lechuga, papa, zanahorias, acelga.
  • Condimentos: aquellas que producen sustancias especiales que otorgan un sabor específico a los alimentos, como el chile, pimienta, canela, ajo.

¿Qué partes de la planta consumimos?

Sin embargo, también podemos establecer otra clasificación identificando dos grandes grupos de plantas alimenticias. Por un lado, encontramos las plantas alimenticias complementarias que viven en una estación específica del año, como las verduras y hortalizas.

Por otro lado, tenemos el grupo de las plantas alimenticias primarias donde la semilla tiene un rol protagónico y se caracterizan por ser plantas anuales. Las podemos dividir en dos grandes grupos: leguminosas y gramíneas.

Leguminosas

En cada región existe una variedad determinada de leguminosas que son importantes para la dieta local. Uno de los aspectos más destacables de las leguminosas es que, en combinación con los cereales, pueden suplir la falta de proteínas.

Se caracterizan por producir frutos en forma de vainas las cuales se van secando a medida que la planta madura. De estas últimas nacen las semillas que son capaces de germinar para que crezca otra planta.

La mayoría de las legumbres reúnen las mismas características nutricionales. Son muy ricas en proteínas, carbohidratos y fibras, mientras que el contenido en lípidos1 es relativamente bajo. La soja escapa a esta generalización ya que contiene un alto nivel en lípidos.

LENTEJA

La planta de lenteja tiene tallos de 30 a 40 cm, flores blancas con venas moradas, y fruto en vaina pequeña, con dos o tres semillas pardas en forma de disco de medio centímetro de diámetro aproximadamente. Esta legumbre es originaria del Cercano Oriente.

Su cultivo es aprovechado mayoritariamente para la alimentación humana aunque también se utiliza como planta forrajera para alimentación de ganado. Esta legumbre posee un alto contenido de almidón, proteínas, minerales, especialmente hierro.

SOJA

La soja es un alimento muy apreciado en oriente y desde hace varias décadas también en occidente donde ha comenzado a cultivarse. El cultivo de soja es beneficioso si se realiza por rotación estacional, ya que fija el nitrógeno en los suelos, convirtiéndose en un abono natural. Sin embargo, el monocultivo acarrea desequilibrios ecológicos y económicos si se mantiene prolongadamente y en grandes extensiones.

Las semillas de soja se producen en vainas de 4 a 7 cm. de longitud. Cada vaina contiene entre 2 a 4 porotos de soja. Son una gran fuente de proteínas y además contienen otros nutrientes como son el calcio, zinc o las vitaminas del grupo B.

Gramíneas

Son plantas herbáceas que abundan en nuestro planeta, dentro de este grupo se encuentran especies que son fuentes de alimento tanto para el hombre como para animales herbívoros domésticos y salvajes.

Las plantas más importantes de este grupo nos proveen de arroz, maíz, trigo, cebada y sorgo, entre otros recursos, que son indispensables para la elaboración de muchos alimentos, como el pan. Estas plantas alimenticias producen una semilla rica en carbohidratos, aceites y proteínas, y esto proporciona calorías al organismo.

Algunas gramíneas no son beneficiosas, son las llamadas malas hierbas que invaden los cultivos y reducen el rendimiento global, ya que compiten con la especie cultivada dificultando la recolección o reduciendo por contaminación el valor nutritivo del producto.

TRIGO

El trigo es uno de los granos más consumidos a nivel global junto con el maíz y arroz. Este grano es empleado para hacer harina, harina integral, sémola, entre otra variedad de alimentos.

La planta de Trigo es originaria del sur-oeste de Asia, llega a medir 1 m de altura aproximadamente. Sus tallos tienen un aspecto similar al de la caña, es decir, están huecos en su interior excepto en los nudos. Las hojas de la planta nacen de los nudos. Las flores se pueden ver agrupadas en espigas y están desprovistas de pétalos.

ARROZ

El arroz es una planta curiosa porque posee las características de una planta terrestre, aunque sus raíces están sumergidas en agua. Crece en climas que abarcan desde zonas tropicales húmedas a zonas templadas, y se cultiva en tierras secas y charcas, en agua corriente o estancada, en arcillas, ciénagas y arena.

MAÍZ

Conocido comúnmente como maíz (de origen arawak), choclo (de origen quechua), aba (de origen muisca) o elote (de origen náhuatl), es una planta originaria de América introducida en Europa en el siglo XVII. Su fruto se presenta con forma de espiga llena de granos carnosos amarillos o blancos y se la utiliza de diversas formas en la gastronomía americana.

El grano se cosecha y se almacena, puede emplearse para la alimentación humana, el forraje o como materia prima para la industria.

Raíces comestibles

Si bien existen numerosas plantas silvestres cuyas raíces son comestibles, algunas de ellas son cultivadas en grandes cantidades por las propiedades alimentarias que tienen.

La mayoría de las raíces comestibles tienen forma de columna, es decir, son la principal raíz de soporte de la planta, alrededor de la cual crecen las laterales con sus pelos absorbentes. En general, las raíces cumplen la función de absorber del suelo los nutrientes no orgánicos que la planta necesita para crecer y sobrevivir.

La mayoría de estas plantas son bianuales, es decir, su ciclo de vida se desarrolla en dos temporadas. Durante el primer año se forma la raíz donde se acumulan sustancias de reserva. En el segundo año, las hojas de la planta mueren, pero gracias a los recursos almacenados en la raíz se desarrollan los tallos externos donde nacen las nuevas hojas, generalmente más pequeñas. También en esta etapa se desarrollan los frutos y semillas necesarias para el nacimiento de nuevas plantas.

Algunas de las raíces comestibles más utilizadas son: zanahorias, remolachas, chirivías, nabos, rábanos, entre otras.


La remolacha se emplea como alimento, forraje, colorante o producción de azúcar. Tanto su raíz como hojas son comestibles.


La zanahoria es rica en carotenos, es decir, unos compuestos que el hígado transforma en vitamina A. Esta verdura también es antioxidante y ayuda a disminuir el colesterol.

1 Conjunto de moléculas orgánicas que en nuestro organismo actúan de reserva energética, recubren y proporcionan consistencia a los órganos y facilitan determinadas reacciones químicas.



  • Argentina: 0800 333 3979
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130