PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

El tenis



Deporte practicado desde hace más de cien años, los rastros de su práctica pueden encontrarse en culturas milenarias.

La pelota, la raqueta y la red. Quizá ello nos alcance para definir lo que implica el tenis en el imaginario. Sin embargo, es un juego que cuenta con una mayor complejidad y que se ha visto influido (y ha influido) a otros juegos basados en los mismos elementos.

Tenis, la palabra

Al decir “tenis” resulta natural asociarlo con el deporte, pero su origen tiene una razón. Esta palabra es una adaptación de la utilizada en inglés, “tennis”, que a su vez tiene una larga historia. Su origen se remite al siglo XVI en las prácticas del jeu de paume, predecesor del tenis, donde al golpear la pelota se utilizaba la expresión “tenez”, es decir, tened en francés. Otras versiones indican que el nombre tenis proviene de “Tinis”, una fructífera población del Antiguo Egipto donde se cree que se originó este juego.

La historia del tenis

El tenis no surgió de un día para el otro, sino que es producto de una sucesión de juegos que fueron dándole forma a las bases de este popular deporte. En primera instancia, debemos mencionar a los casos más antiguos:

  • El ludus pilae romano, un juego que tiene importantes semejanzas con la pelota vasca, que consistía en pegarle a una pelota con la palma de la mano en el aire.
  • El tlatchtli, juego de origen mesoamericano que data del 1400 a.C. donde lo importante era mantener a la pelota en juego. Su importancia ritual puede verse en las reproducciones artísticas de mayas y aztecas.
  • La modalidad “pelota - mano” de la pelota vasca, que fue influenciada por juegos griegos y romanos, y consiste en dar golpes a la pelota con la mano, tanto contra un frontón como contra un trinquete, antes de que pique dos veces en el terreno de juego. Su origen se sitúa en el siglo XII o XIII.

El primer deporte que presentó importantes semejanzas con el tenis, tal como lo conocemos hoy en día, es el jeu de paume (Juego de palma), que se originó en el norte de Francia en el siglo XII. Se cree que Luis X de Francia (1289 – 1316) era un gran practicante de esta disciplina que consistía originalmente en golpear con la mano una pelota recubierta de piel de rata.

Al igual que en el tenis, se debía devolver la pelota pasándola por encima de una red, y podía resultar en partidos que iban desde el 1 contra 1 hasta el multitudinario 4 contra 4. Con el tiempo se incorporaron algunas mejoras como salas cerradas donde se profesionalizó el juego y el uso de unas raquetas que eran de cordaje de cáñamo y tripas. Las bases de este juego continúan manteniéndose hasta hoy en día e incluso tuvo una corta participación en las olimpiadas de 1908. Habitualmente se los divide entre los juegos de “palma corta”, que hacen referencia a los partidos disputados en recintos cerrados, y los de “palma larga”, que se llevan a cabo en campos más abiertos sin una delimitación clara. Se cree que la difusión en Inglaterra de este deporte -al que también se lo denomina como “tenis real”- se debió a la captura del duque Carlos I de Orleans en la batalla de Azincourt (1415) y su posterior traslado a Inglaterra, donde permaneció cautivo practicando este juego.


Carlos I de Orléans (1394 – 1465), figura histórica a la que se le atribuye la difusión del juego en Inglaterra.

El origen real de este juego se puede ver en la inocultable afición de los reyes en Francia. El mencionado Luis X de Francia fue, además de un asiduo practicante, una víctima del juego al morir debido a un resfrío severo; mientras que Carlos VIII de Francia (1470 – 1498) también murió a raíz de una apoplejía ocasionada por una lesión jugando. Francisco I de Francia (1494 – 1547) y Enrique II de Francia (1519 – 1559) fueron afamados practicantes y difusores del juego a través de políticas activas en su gobierno y Carlos IX (1550 – 1574) llegó a establecer niveles de profesionalismo y su influencia favoreció la aparición del primer documento que establecía las reglas del juego en 1599.

Pero el interés real por este juego no se limitó a Francia. En Inglaterra, Enrique V (1387 – 1422) y Enrique VIII (1491 – 1547) fueron jugadores entusiastas que instalaron la costumbre en ese país, calculándose que durante el reinado de Jacobo I de Inglaterra (1566 – 1625) había alcanzado popularidad gracias a varios terrenos de juego dispuestos a lo largo del país. La popularidad tanto en Francia como en Inglaterra llevó a difundir el deporte en otras monarquías como la española, la italiana y la del Imperio Austro-húngaro en el siglo XVII; aunque sufrió un progresivo abandono su práctica durante la etapa del Puritanismo inglés y, en el resto de Europa, con la etapa de las Guerras Napoleónicas, se terminó de sellar el desinterés por este deporte. Como anecdótico podemos mencionar su aparición en los sucesos de la Revolución Francesa, cuando se llevó a cabo el Juramento del Juego de pelota, llamado así porque fue en una cancha donde se practicaba este juego.


Pintura de Jacques-Louis David que ilustra el episodio revolucionario conocido como el Juramento del Juego de Pelota.

El juego tal como lo conocemos

Existen dos acontecimientos que dieron origen al tenis tal como lo jugamos en nuestros días y ambos se dieron en el siglo XIX.

  • En primera instancia hubo un encuentro entre el inglés Harry Gem y el español Augurio Perera entre los años 1859 y 1865, que dio como resultado la combinación de un juego de raquetas y la pelota vasca en un campo de croquet. Con la práctica de esta invención fueron estableciendo cuales serían las bases hasta que en el año 1874 fundan junto a dos doctores el primer club de tenis, el Leamington Tennis Club.
  • En segunda instancia se encuentra Walter Clopton Wingfield, que en 1873 decidió patentar un juego basado en el antiguo nombre griego Sphairistike, que contenía elementos semejantes al mencionado ludus pilae. Se cree que se basó también en el tenis real que se jugaba en los exteriores antes que en los campos de juego y que tomó elementos de la terminología que se utilizaba en Francia e Inglaterra. Por tal razón, el nombre tenis se basa en la palabra “tenez”, se utilizan palabras como “Deuce” -que proviene de la expresión francesa a “deux le jeu” (indicando un empate de puntos)- y otras como “Love” para decir cero, que se cree que viene de la palabra francesa para designar a un huevo (l’oeuf’).


Dibujo de una pista de tenis diseñada por Walter Clopton Wingfield en 1874.

Un deporte saludable

Antes de meternos de lleno en las técnicas y sus reglas, es bueno que conozcamos los beneficios de practicar periódicamente este deporte.

  • Quema calorías: en base a estudios se calcula que es uno de los cinco ejercicios más adecuados para quemar calorías. Una persona de 63 kg. puede llegar a perder hasta 254 calorías en media hora, mientras que una de 90 kg. puede llegar a eliminar hasta 364.
  • Tonifica el cuerpo: gracias a que practicarlo implica ejercitar todo el cuerpo, resulta natural que ayude a mejorar su forma. Es un ejercicio donde se trabajan constantemente los tobillos, las rodillas, la cadera, el hombro, el codo y la muñeca.
  • Toda la vida: a diferencia de otros deportes donde la edad puede ser un impedimento para practicarlo, el tenis puede ser practicado de por vida sin ningún tipo de problema.
  • Corazón sano: Según numerosos especialistas la práctica de este deporte reduce hasta en un 50% la posibilidad de que se desarrollen enfermedades cardiológicas, además de bajar la presión sanguínea.
  • Contra el estrés: es conocida la propiedad de este deporte de reducir el estrés debido al desgaste que se hace. Además, su naturaleza competitiva ayuda a fomentar la autoestima y el optimismo.
  • Mejoras psicomotrices: la práctica constante de este ejercicio ayuda a mejorar la coordinación, la agilidad o la velocidad de reacción, mejorando también nuestra vida cotidiana.
  • Respiración: además de prevenir aquellas enfermedades pulmonares ayuda a prevenir las infecciones del tracto respiratorio superior.
  • Psicológico: disminuye la depresión y la ansiedad evitando la aparición de psicopatologías, retrasa la degeneración cognitiva y reduce las posibilidades de contraer demencia.

Cómo practicar tenis

  • Es ideal que la práctica del deporte se lleve a cabo de 2 a 4 veces por semana en tiempos de al menos una hora de ejercicio.
  • Para practicar este deporte es ideal utilizar ropa liviana de colores que ayuden a mejorar la perspectiva de visión en el juego, como el blanco. Es conveniente la utilización de zapatillas tenis para ajustarse al tipo de terreno de juego.
  • Es imprescindible realizar un precalentamiento antes de comenzar la actividad para evitar lesiones musculares durante el juego. El tiempo ideal va de los 7 a los 10 minutos de trote.

Reglas del tenis

La pista

Como todo terreno de juego, existe una medida estricta de cada una de las partes que componen la pista. Varía según se trate de una cancha individual o de dobles, midiendo 23,78 metros de largo por 8,23 metros de ancho en el caso de la individual, mientras que para dobles se mantiene el mismo largo pero con 10,97 metros de ancho. La cancha se marca por límites de líneas y una red que se encuentra en el medio que divide los lados de cada oponente. En cada lado hay dos rectángulos de 6,40 metros de largo y 4,11 metros de ancho que le dan validez al saque que se efectúe, debido a que tiene que hacerse dentro de estos márgenes. La red debe ubicarse en los postes a una altura de 1,6 metros mientras que en el centro se debe ubicar a 0,914 metros.

Por otro lado una cancha de tenis (también llamada court) puede llegar a tener distintos tipos de superficie. Esto incide en la forma y el ritmo del juego, principalmente a raíz del bote de la pelota en el terreno: suele indicarse que si el bote es alto y lento es un court lento, mientras que si los botes son bajos y veloces es uno rápido. Las particularidades de cada terreno llevan a que efectuar puntos sea más lento o más rápido y, por lo tanto, puede ser determinante en la duración del partido. Existen cinco tipos de terrenos:

  • En el de césped la pelota bota rápido e irregular, dando lugar a juegos vertiginosos. Es una pista de gran complejidad que se utiliza poco en los torneos actuales a pesar de ser el terreno donde comenzó el profesionalismo de este deporte. El campeonato más conocido en este terreno es el Campeonato de Wimbledon en Inglaterra, del cual, en su última edición, los campeones fueron el suizo Roger Federer en la categoría masculina y la norteamericana Serena Williams en la femenina.
  • La de arcilla, que puede ser verde, roja o incluso azul, es una superficie lenta que es proclive a juegos extensos y defensivos donde la estrategia y la paciencia es fundamental para ganar el encuentro. El campeonato más conocido es el Torneo de Roland Garros en Francia, en el cual fueron campeones en la última edición el español Rafael Nadal y la rusa Maria Sharapova.
  • Las de cemento o duras (que también pueden ser de materiales como acrílico o plástico) son superficies rápidas pero no tan veloces como la de césped, además de resultar más regulares. En estas pistas hay un repertorio de estrategias que dan lugar a juegos equilibrados. Uno de los más conocidos es el Abierto de los Estados Unidos, que fue ganado en su última edición por el escocés Andy Murray y la norteamericana Serena Williams.
  • La de moqueta o sintética de interiores, que se caracteriza por juegos rápidos que son aún más veloces que los terrenos de césped. Esto la hace una superficie polémica donde la habilidad en el saque inicial puede determinar el desarrollo del juego. La Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) prohibió el uso de este terreno desde el 2009.
  • La de madera, que es el terreno más rápido de todos y sólo se utiliza ocasionalmente aunque en la antigüedad fue la más popular para jugar al tenis real o Juego de palma.

La puntuación

Aquí está el quid de la cuestión, la cuestión de saber cómo se gana un partido de tenis. Un partido acorde a las reglas se encuentra dividido por parciales –denominados sets- de los cuales se debe ganar una determinada cantidad para ser el ganador del partido. Cada set se encuentra dividido por juegos que se deben ganar por una diferencia mínima de dos puntos respecto al contrincante sobre los cuatro puntos totales del juego, que se dividen en 15, 30, 40 y 60. Por ejemplo, si hay un empate en 40 hay “deuce” (o empate) y el primero que logra obtener un punto consigue una ventaja que no se marca numéricamente, pero que si logra el próximo punto le garantizará la victoria del juego. Si esto no se logra se retrocede sobre la ventaja y el juego continúa hasta que se tiene la diferencia de dos puntos.

El primer jugador en obtener hasta seis juegos logrando una diferencia de dos respecto a su rival gana el set. Ganar el partido (o match) implica lograr ser el mejor de cinco sets (en los casos de los torneos del Grand Slam, la Copa Davis y la final de los Juegos Olímpicos) o el mejor de los tres (como el ATP World Tour Masters 1000 y el resto de los torneos).

Golpes básicos del tenis

  • Posición de espera: Si bien no es un golpe, es la posición desde la cual se juega gran parte del juego porque prepara al cuerpo para la recepción de la pelota.
  • Saque: Este golpe fundamental es importante porque puede entregar la victoria si se cuenta con un saque ganador (llamado ace, donde el rival no impacta la pelota) o condicionar la estrategia del adversario. La fuerza y la intensidad del saque dependerá de la altura y la forma en que se sacará el golpe desde atrás.
  • Drive: Es el golpe común de la pelota después de su bote, utilizando el brazo hábil del jugador. El perfil, la intensidad y la forma en que se ejecuta el golpe serán determinantes para obtener la victoria en el match.
  • Revés: es un golpe reverso al drive en el cual se impacta la pelota de forma ideal para entregar una fuerte devolución. Este golpe se acostumbraba a hacer con una sola mano, pero últimamente se han incorporado las dos manos.
  • Volea: es el golpe que se efectúa antes de que la pelota golpee el suelo, pudiendo ser determinante si quien lo ejecuta se encuentra cerca de la red debido a la velocidad y la potencia con la que se realiza el impacto. En la precisión de este golpe es fundamental el uso de los reflejos.
  • Dejada: también llamada “drop shot”, es un tiro débil que se realiza para que caiga cerca del lado contrario de la red, como una especie de goteo (de ahí su nombre en inglés). La idea del golpe es confundir al adversario en que se va a hacer un golpe con la intensidad de un drive, pero se le resta la potencia poniéndolo en una situación comprometida para alcanzar la pelota si se encuentra esperando un tiro al fondo.
  • Contradejada: es un golpe semejante a la dejada pero ejecutado por el adversario cuando se encuentra próximo a la red.
  • Smash: Uno de los golpes más fuertes y definitorios del juego, el smash consiste en un movimiento igual al saque que se saca desde atrás y se efectúa de arriba hacia abajo. Si se realiza cerca de la red puede ser un punto seguro.

Datos curiosos

  • El partido más largo de la historia se jugó en el Campeonato de Wimbledon del 2010, entre el estadounidense John Isner y el francés Nicolás Mahut. El total del tiempo fue de 11 horas y 5 minutos y el encuentro lo ganó Isner.
  • El saque más veloz de la historia lo llevó a cabo el australiano Samuel Groth, alcanzando una velocidad de 263 km/h durante el Challenger de Busan 2012. Por el lado femenino la marca es de 209 km/h y la logró la estadounidense Venus Williams.
  • Los torneos del Grand Slam (Wimbledon, el Abierto de Australia y el de Estados Unidos y Roland Garros) son los de mayor renombre y puntaje en el ranking de la ATP. El norteamericano Pete Sampras fue el jugador que más torneos individuales obtuvo. Por otro lado, constituye un récord lo logrado por Steffi Graf en 1988, que no sólo ganó los cuatro Grand Slam sino que, además, ganó la medalla de oro en las Olimpíadas de ese año, logrando un inédito Golden Grand Slam.


  • Argentina: 0800 333 3979
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130