PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

José Hipólito Unanue y Pavón



Don José Hipólito Unanue y Pavón nace en la antigua provincia peruana de Arica el 13 de agosto de 1755. Su padre fue Miguel Antonio Unanue y Montalivet, y su madre Manuela Pavón y Salgado de Araujo, ambos descendientes directos de españoles. A pesar de las dificultades económicas de su familia, obtuvo el grado de bachiller en medicina en 1783 en la Universidad Mayor de San Marcos.

Unos años más tarde (1788) ingresa como profesor de la misma Universidad donde se graduó, desempeñándose en la cátedra Método de Medicina. Con el apoyo del virrey Francisco Gil de Tabada y Lemus, crea el Anfiteatro Anatómico de la Universidad de San Marcos, inaugurado en 1792, donde médicos y estudiantes practicaron y observaron la disección de cadáveres. Su discurso “Decadencia y restauración del Perú” lo ascendió en el ambiente intelectual limeño. Fue nombrado Cosmógrafo Mayor del Reino en 1797, y sus escritos y publicaciones comenzaron a tomar auge y a ser guías imprescindibles en la sociedad del momento, tanto limeña como española, siendo relevantes por su innovación y argumento fino.

En 1790 funda la Sociedad Académica de Amantes del País, organización que pretendía promover los estudios y avances del Perú del momento. Estas ideas fueron dadas a conocer a través del periódico “Mercurio Peruano”, y en el primer número publica “Idea General del Perú”, donde describe aspectos históricos y geográficos de su país. Así como este escrito, comenzarán a ser costumbre sus líneas en este órgano informativo, como las relacionadas con el trabajo de las misiones franciscanas y las características de los monumentos arqueológicos existentes. También cuentan en sus escritos: “Guía Política, Eclesiástica y Militar del Virreinato del Perú” (1793-1797), “Observaciones sobre el clima de Lima y su influencia en los seres organizados, en especial el hombre” (1806).

En 1808 funda el Real Colegio de Medicina de San Fernando, que luego pasaría a ser la Facultad de Medicina de San Fernando de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, una de las más prestigiosas de América. Su inclinación hacia una patria libre de los designios españoles se hizo notar muchísimo en sus esfuerzos por crear instituciones científicas independientes, en las cuales la ciencia moderna pudiese ser enseñada sin discriminaciones a los criollos interesados en ese saber. Entre los grandes aportes realizados a favor de esta idea se cuentan la inauguración de cursos que ofrecían lecciones clínicas para ayudar a los estudiantes, especialmente a los mulatos apartados de la universidad por su origen. En 1813 recibió una amonestación directa del virrey Abascal por promover en sus clases la discusión de los hechos políticos que estaban ocurriendo en España para esa época.

A pesar de esta amonestación, viaja a España en 1813 por ser nominado a diputado a las Cortes de Cádiz por Arequipa, y rechazó el título de Marqués que le otorgó el propio rey Fernando VII, sólo obtuvo a cambio un cuadro sobre la Virgen de la Asunción. Esto demostraba el reconocimiento en crecimiento que iba alcanzando por sus análisis y posturas argumentadas y definidas, no solo en el área de medicina, sino en otras también importantes.

Suscribió el Acta de la Independencia de Perú el 15 de julio de 1821. Luego ejerció la responsabilidad de Consejero de Virreyes. Entre 1822 y 1823 fue diputado en representación de Puno. Fue Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores en 1824. En el gobierno de Simón Bolívar se destaca como Ministro de Hacienda (1824-1825), y como Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores en 1825, así como también la vicepresidencia del Consejo de Gobierno, lo cual le permitió ejercer la presidencia del mismo, cuando Bolívar se encontraba de gira en el sur del continente (entre 1825 y 1826). Recibe una medalla cívica de manos del mismo Simón Bolívar, como reconocimiento a su entrega fiel e incondicional como servidor de la nación, apoyando incluso como médico de confianza de El Libertador durante su estadía en Pativilca.

A pesar de ejercer varios cargos públicos, nunca se apartó de su verdadera vocación: la medicina. En junio de 1826 fue nombrado Ministro de Justicia y Negocios Eclesiásticos, pero tras la ausencia de Simón Bolívar se retiró a su hacienda San Juan de Arona, en Cañete. Enfermo, tuvo que soportar todavía el dolor de perder a su segunda esposa, Josefa de la Cuba. Falleció el 15 de julio de 1833, a los 78 años de edad, en su hacienda.



  • Argentina: 0800 333 3979
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130