TIENDA ONLINE
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Retrato de un joven Jack London.
Fotografía de London a los 9 años de edad, acompañado en la imagen por su perro Rollo.
London en su rancho de Sonoma County, California, hacia agosto de 1914.
Jack London en su oficina.

Colmillo Blanco



En 1906 el escritor Jack London daría forma a una de las obras más emblemáticas de su producción. La historia de este lobo salvaje, en parte perro, cautivaría a millones de lectores en todo el mundo.

INTRODUCCIÓN

Jack London forma parte de una cofradía de escritores anglosajones que marcarían la niñez de generaciones de lectores con la huella inconfundible de la aventura. Pertenece a ese grupo al que suscriben hombres de la talla de Mark Twain, Emilio Salgari, Julio Verne y Charles Dickens, entre otros.

Ahora bien, algunos críticos contemplan a Colmillo Blanco ("White Fang") como una novela complementaria de aquella que le diera fama en un principio, El llamado de lo salvaje ("Call of the wild"), pero es indudable que la historia que lo llevaría a ser un autor universal sería la de este lobo cruza con perro, llevada al cine en numerosas ocasiones.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

Colmillo blanco tuvo unas cuantas versiones cinematográficas, entre ellas, una producida en Estonia en 1946 y otra italiana dirigida por Lucio Fulci en 1973. A pesar de estos antecedentes, la más famosa, principalmente debido a su presupuesto millonario, es la versión del año 1991, una producción familiar norteamericana de la empresa Walt Disney, dirigida por Randal Kleiser. A pesar del tono superficial de la película, considerando la obra original, el éxito de esta adaptación estuvo cimentado tanto en el prestigio de Jack London como en el buen desempeño de animales y actores -Ethan Hawke, Klaus Mª Brandauer y Seymour Cassel- además de unos paisajes impresionantes.


"Colmillo Blanco" examina el violento mundo de los animales salvajes y el igualmente violento mundo de los humanos. Además, la novela explora temas complejos, como la moral y la redención.

Cuando la novela se publicó tuvo un éxito inmediato y se volvería muy popular, especialmente entre los jóvenes. Con una buena acogida por la crítica especializada -si bien ésta no dejaba de recordar que la novela era considerada inferior a La llamada de lo salvaje-, Colmillo Blanco erigiría a Jack London como uno de los escritores más populares de la literatura norteamericana.

Entre las reflexiones acerca de la novela, algunos consideraban que era una alegoría del pasaje de la humanidad desde la naturaleza hacia la civilización; tal vez se debía a que Jack London fue un hijo de su tiempo y estaría influido por la idea de la supervivencia del más apto de Herbert Spencer y por el concepto de superhombre de Friedrich Nietzsche.

El conflicto de entonces, un debate literario entre la ciencia y las emociones en las obras que popularizaban al mundo natural, tomaría como blanco al escritor ni bien se hubo publicado el libro. Este debate dio en llamarse la Controversia de los falsificadores de la naturaleza. El Presidente Theodore Roosevelt mencionaría a Jack London como uno de los "falsificadores de la naturaleza". London respondería a las críticas después del fin de la controversia. En el artículo "Los Otros Animales" de 1908 él escribió:

"El escribir estas dos historias, por mi parte, en realidad fue una protesta contra la "humanización" de los animales, de la cual me parece que varios "escritores de animales" fueron sumamente culpables. (.) me aboqué a hacer mis historias acordes con los hechos de la evolución; las enlacé a los hechos descubiertos por la investigación científica y me despierto un día, totalmente ligado al bando de los falsificadores de la naturaleza."

LA HISTORIA

El relato comienza antes del nacimiento del protagonista, con dos hombres (Bill y Henry) y su equipo de perros de trineo, llevando un ataúd. En el trayecto son atacados por una jauría de lobos hambrientos; luego del ataque, cuatro trineos encuentran a Henry como único sobreviviente.

La historia continúa enfocándose en la manada de lobos que se retira del lugar y encuentra un alce del que dan cuenta; a continuación se centra en el macho alfa del grupo y su compañera, una perra-loba que tiene cinco cachorros de lobo. El macho es muerto por una lince y, de los cinco miembros de esa camada, sólo sobrevivirá uno junto a su madre. Ambos animales se encuentran con una tribu de nativos; uno de ellos, Nutria Gris, reconoce en la hembra a la perra-loba de su hermano muerto y decide quedarse con ella y el cachorro; a partir de allí serían conocidos como Kiche y Colmillo Blanco.

Desde un principio, Colmillo Blanco no sería aceptado por los perros de la tribu: el hostigamiento de Bocas, el más grande y agresivo de ellos, lo haría especialmente fuerte. Cuando cuenta con cinco años, Nutria Gris se dirige a Fort Yukón para comerciar, pero es inducido al alcohol y termina vendiendo a Colmillo Blanco a un sanguinario organizador de peleas de perros. Esta experiencia lo volvería más bravo, astuto y cruel. En una de esas peleas, cuando se encuentra prácticamente muerto, es rescatado por Weedon Scott, un acaudalado joven buscador de oro. En un principio, casi lo sacrifica debido a que se había convertido en un animal desconfiado y cargado de rabia pero, finalmente, gracias a sus cuidados, termina adoptando el hogar de Weedon como propio, salvando incluso a su padre.


Territorio de Yukón, Canadá, uno de los lugares profusamente descritos en "Colmillo Blanco".

PERSONAJES PRINCIPALES

Colmillo Blanco: Diferente al resto de la camada, heredaría todas las características de un auténtico lobo. Es un sobreviviente. Su nombre se lo asigna Nutria Gris debido a la blancura de sus colmillos. Para sobrevivir desarrolla la agresividad convirtiéndose prácticamente en una máquina de matar. Finalmente, a pesar de que un ser humano lo había internado en la rabia, otro lo rescata.

Weedon Scott: Es quien salva a Colmillo Blanco de morir. Así, se gana su confianza, con lo cual ese lobo, aparentemente indomesticable, se convierte en el protector familiar.

Guapo Smith: Personaje extremadamente cruel y codicioso, quien organiza las peleas de perros en las que se ve involucrado Colmillo Blanco.

PERSONAJES SECUNDARIOS

Tuerto: Lobo gris, padre de Colmillo Blanco.

Nutria Gris: Nativo que se adueña de Kiche y de Colmillo Blanco.

Klu Kuch: Mujer de Nutria Gris.

Mith Sah: Hijo de Nutria Gris.

Kiche: Madre de Colmillo Blanco.

Cheeroke: Perro de raza bulldog, que casi mata a Colmillo Blanco.

Tim Keenan: Jugador profesional, dueño de Cheeroke.

Matt: Amigo y trabajador de Scott, cuida a Colmillo Blanco.

Alicia: Esposa de Weedon Scott.

Isabel y María: Hermanas de Weedon Scott.

Mayor: Perro de trineo de Scott.

Collie: Perra de la familia Scott, que tendrá los cachorros de Colmillo Blanco.

Dick: Galgo de la familia Scott.

Jim Hall: Asesino que intenta matar al juez Scott, padre de Weddon.

A su vez, uno de los elementos destacables de esta obra son los escenarios naturales: las tierras vírgenes, los tipis, el Fuerte Yukón y las escenas en California.


Los trineos tirados por perros forman parte del comienzo de esta historia.

ANÁLISIS

En el relato se despliegan los valores humanos de una época: es una amalgama entre el mundo natural y la civilización. Nos hacen reflexionar sobre la crueldad humana, la supremacía del más fuerte y la lucha por la libertad. Así las cosas, se lo considera un libro pesimista, ya que su tesis plantea que el ser humano es vil por naturaleza, que sólo los fuertes triunfan en la vida y erigen los cimientos de una sociedad más justa. Colmillo Blanco simboliza el conflicto humano entre la naturaleza, la libertad -encarnada en el lobo- y la sociedad, y la esclavitud, que estaría dada por la descripción del perro.

Jack London no establece un camino a elegir, pero logra poner en el papel dos aspectos que están en continua tensión dentro del mundo humano.

UNA VIDA DE AVENTURAS

Jack London nació en San Francisco el 12 de enero de 1876. Su madre fue Flora Wellman; se cree que su padre biológico pudo haber sido William Chaney, periodista, abogado y figura importante en Norteamérica, por lo que más tarde tomaría el nombre de su padrastro, John London, un veterano de la Guerra Civil.

Desde muy joven, siendo aún un niño, tuvo que trabajar en una fábrica durante más de 16 horas cada día. Muchos de sus cuentos y libros tratan de dar sentido a este período de su primera infancia, dando una imagen muy completa de la sociedad y las clases más bajas en aquellos días. De este modo, intentó iniciarse como grumete, pero volvería a trabajar en una fábrica de producción en condiciones aún peores que las que había conocido antes. Así, trató más tarde de escapar de esas terribles condiciones como un vagabundo, viajando en los trenes de carga a través de Norteamérica. Sus experiencias lo llevarían a la cárcel e, ideológicamente, a los fundamentos de sus creencias socialistas descritas minuciosamente en su novela autobiográfica The Road.

Cuando vuelve a San Francisco encuentra a su madre viuda, con lo cual asume la posición de sostén del hogar para después ingresar en la Universidad en Berkeley, a la vez que trabajaba en una lavandería y comenzaba a delinear sus primeros escritos sin poder vender ninguno de ellos.

Nuevamente parte a la aventura, esa vez hacia Alaska. Una vez más fracasaría como aventurero, y ello lo llevaría a volver a escribir por desesperación, ya que tampoco conseguía empleo. Esta vez la fortuna lo acompañaría y así comienza a vender sus historias. Más tarde tendría que elegir entre la carrera de escritor y la estabilidad de un trabajo en el correo. A los 25 años comienza a adquirir fama gracias a sus relatos. Finalmente, y después de muchas penurias, se convertiría en el escritor mejor pago y el novelista más popular de su tiempo, conquistando a millones de personas en todo el mundo.

Por su parte, Jack London era un orador elocuente y muy solicitado como conferencista en temas como el socialismo, la economía y la política. Su éxito radicaba en la combinación de una capacidad mental inusual y una enorme vitalidad, aunque él mismo lo atribuía al trabajo duro; cuentan que se exigía a sí mismo unas mil palabras por día. De esta manera, completaría más de cincuenta libros, entre ficción y no-ficción, cientos de cuentos y numerosos artículos sobre una variada gama de temas. Varios de estos escritos serían clásicos en su género; actualmente innumerables ediciones están disponibles y algunos de ellos fueron traducidos en setenta diferentes idiomas.

La fama de Jack London como un ícono americano es incuestionable. Fue una de las primeras figuras internacionales y uno de los primeros defensores del surf, los métodos de cultivo progresistas, la política radical y las ideas de Carl Jung, además de la escritura para cine, por lo que fue un representante de la "conciencia californiana" que más de un siglo después llegaría a dominar la cultura pop estadounidense.

En otros libros como El pueblo del abismo (1903), Guerra de clases (1905) y Revolución y otros ensayos (1910), dejó testimonio de sus preocupaciones por los problemas sociales. Sus cuentos breves son obras maestras, que legarían un estilo en un tiempo en el que el género apenas nacía. Textos en los que predomina la emoción subyacente, de gran plasticidad y estructura dramática, cuyos personajes se encuentran en situaciones límites, asediados por la naturaleza y el mismo hombre. En sus últimos años sus escritos sufrirían el declive producto del alcohol y de numerosos problemas de salud. Se suicidaría poco después de cumplir los cuarenta años el 22 de noviembre de 1916.

t



  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130