TIENDA ONLINE
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Textos prescriptivos



Son aquellos cuya finalidad comunicativa es reglar o guiar el comportamiento del receptor. Se utiliza en las instrucciones y las normas.

Prescribir significa preceptuar, ordenar, determinar algo; y para lograr que el receptor entienda claramente la prescripción, el emisor debe ser lo más conciso, claro y concreto para expresarse, sin dar lugar a ambigüedades o diversas interpretaciones.

Las instrucciones para instalar un software, las recetas de cocina, las normas de convivencia y las leyes son ejemplos de textos prescriptivos. Tienen como finalidad indicar pautas de acción sin pretender convencer, persuadir. Cabe destacar, que las llamadas normas de convivencia, en las que están incluidas las leyes, deben cumplirse aunque uno no esté de acuerdo.

Los receptores siguen las prescripciones por motivos extralingüísticos; por ejemplo, por la autoridad del emisor que podría ser un médico que prescribe un medicamento o un profesor o experto que indica cómo realizar un procedimiento.


Prohibido fumar, es un texto prescriptivo.

CARACTERÍSTICAS

Para ser eficaces, los textos prescriptivos deben estar escritos en un lenguaje claro, preciso y sencillo para que puedan ser comprendidos por cualquier persona. Por tal motivo, es frecuente la presencia de explicaciones breves e imágenes que aclaran el contenido del texto. También son habituales los marcadores que expresan orden (números, letras, puntos, adverbios o locuciones adverbiales de tiempo: en primer lugar, después, a continuación, por último.).

En algunos casos suelen aparecer tecnicismos propios del tema del que trata el texto (mecánica, cocina, jardinería.); esto es para evitar ambigüedades.

Las formas verbales más frecuentes son:

Imperativo: Beba dos litros de agua antes de ingerir la píldora.

Infinitivo: Hervir el arroz en dos litros de agua.

Construcciones con "se": Se arman bollos de 100 gramos.

ESTRUCTURA DE LOS TEXTOS PRESCRIPTIVOS

Suelen estar estructurados en dos partes: la meta y el programa.

La meta expresa la finalidad que persigue el texto. Se expresa de forma breve y suele ser el título mismo del texto.

El programa es el conjunto de normas o instrucciones que se deben seguir para alcanzar la meta. En el caso de las instrucciones, los pasos suelen ordenarse cronológicamente.

Se distinguen dos tipos de textos prescriptivos: los normativos y los instructivos.

TEXTOS NORMATIVOS

Se utilizan para establecer un orden en ciertos procedimientos o asuntos, indican cómo actuar en un determinado lugar o circunstancia; el emisor pretende regular el comportamiento del receptor.

Ejemplos: normas de convivencia o conducta, reglamentos, reglas, leyes, mandamientos.


Las reglas de un juego es un texto normativo.

TEXTOS INSTRUCTIVOS

Son los que recogen instrucciones para que el receptor lleve a cabo una tarea, describen de manera clara, ordenada y precisa los pasos necesarios para alcanzar un objetivo. Suelen estar estructurados en pasos que pretenden guiar la acción del receptor.

Ejemplos: una receta de cocina, las instrucciones para llevar a cabo un procedimiento (instalación de programa, armado de un artefacto).


El procedimiento para armar una PC es un texto instructivo.

LOS TEXTOS NORMATIVOS entregan diferentes normas para regular la convivencia de los seres humanos y LOS TEXTOS INSTRUCTIVOS tienen como objetivo dar las instrucciones para aprender o hacer algo.

TEXTOS PRESCRIPTIVOS DE JULIO CORTÁZAR

Julio Cortázar (1914-1984) fue un escritor, traductor e intelectual de nacionalidad argentina y francesa nacido en Bélgica. Fue uno de los escritores más innovadores y originales de su época. En 1962 escribió "Historias de cronopios y de famas" donde de una manera muy particular desarrolla una serie de textos prescriptivos. Así, Cortázar establece, por ejemplo, cuáles han de ser las conductas adecuadas para tener miedo, para subir una escalera, para cantar, para darle cuerda a un reloj. como si el mismo cuerpo fuese un instrumento ajeno y extraño.

A continuación les ofrecemos la obra "Instrucciones para subir una escalera" para disfrutar de la literatura, el humor y los textos prescriptivos.

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón.

Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquier otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie.) Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.



  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130