TIENDA ONLINE
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Consumir: Emplear alimentos u otros bienes para satisfacer necesidades o deseos.
Consumidor: persona natural o jurídica que hace uso de un producto o servicio.
Algunas personas se convierten en buscadores frecuentes de productos a bajo costo para poder comprar cada vez más.
Patología: hace referencia a una enfermedad que puede padecer el hombre.
Proveedores: persona natural o jurídica que proporciona un producto o servicio como una actividad comercial.
Sabías que: La protección al consumidor no sólo regula los costos sino también la seguridad e higiene de los productos y servicios, desde su fabricación hasta su empleo.
Sabías que: Puedes disminuir la cantidad de árboles que se talan si comienzas a reutilizar por ambos lados las hojas de papel.

El consumo



El consumo es una acción que realiza el hombre diariamente, ya sea para obtener la energía indispensable para cumplir con sus funciones, o por placer, para satisfacer un deseo. El consumo en la actualidad es modificado constantemente por diferentes aspectos como la cultura, los medios de comunicación, la personalidad, la sociedad, entre otros.

Según la Real Academia Española (RAE) la palabra consumo significa "acción y efecto de consumir (comestibles y otros géneros de vida efímera)". Es decir, hacer uso de alimentos, diversos accesorios y servicios; lo que se realiza de forma cotidiana, consciente o inconscientemente, y que no siempre es indispensable para el hombre.

Sociedad de consumo: Se refiere a aquella sociedad cuyo sistema estimula la producción de bienes, así como su uso. Dichos bienes no son rigurosamente necesarios, entre ellos se puede mencionar a productos como ropa, zapatos, libros y servicios.

El consumo de alimentos se puede referir a la ingesta de éstos por el hombre con el fin de obtener la energía necesaria para realizar sus procesos vitales y sobrevivir, o también a la adquisición de dicha clase de productos.


Algunas veces se producen compras excesivas de alimentos que no son necesarios.

El uso de agua, gas o electricidad que llega a las casas y negocios comerciales se considera como consumo de un servicio; el cual es suministrado por una persona o industria.

Estos tipos de consumo son necesarios, generaran un beneficio inmediato e indispensable al consumidor. Pero en ocasiones el consumo tiende a ser experimental, es decir, se hace uso de algún producto o servicio sólo para comprobar la eficiencia o los beneficios del mismo.

Sin embargo, en el hombre existen deseos producidos por su subconsciente que lo impulsan o animan a realizar alguna acción con mayor o menor interés, fenómeno que se conoce como motivación; en este sentido, el consumidor también posee diferentes factores motivacionales que lo llevan a comprar o utilizar algún bien, producto o servicio.

MOTIVACIONES PARA EL CONSUMO

Las motivaciones para un consumidor pueden ser influenciadas por aspectos externos o internos:

La influencia de los medios de comunicación

En la actualidad los sectores económicos y productivos se encuentran en la constante invención de diversos productos y servicios que aumenten sus ganancias y satisfagan las exigencias de los consumidores, por lo que en conjunto con los medios de comunicación han generado campañas que incentivan el aumento del consumo por parte de la sociedad.


Las campañas publicitarias están en aumento y forman parte de la infraestructura de las ciudades para que lleguen a mayor cantidad de personas.

La "industria cultural" engloba a la radio, periódicos, internet y televisión, que son medios de comunicación donde se puede observar la publicidad de nuevos productos y servicios destinados a producción de dividendos para las empresas y a satisfacer las necesidades de sus clientes.

Dentro de todo, la televisión es el medio ideal, ya que permite llegar a todo tipo de público en cualquier momento, lugar y hora; promoviendo cambios de conducta en las personas que la observan.


Los niños son unos de los más manipulados debido a su corta edad.

Así mismo, internet ha tenido gran influencia en el consumo debido a la publicidad que constantemente aparece en las redes sociales, a las cuales acceden millones de personas día a día, sin distinción de edad.


Diariamente son más las personas que realizan compras desde internet.

El auge que ha tenido la publicidad ha convertido al consumo en una necesidad para los individuos, pasando incluso de ser consumidor a producto de consumo, por el hecho de acumular largos currículos para tener mayores oportunidades laborales, por ejemplo.

Esto ha llevado consigo el consumo excesivo, desmedido y posterior acumulación de productos y servicios por la sociedad; lo cual viene dado por la falta de identidad del consumidor para detectar y cubrir sólo las necesidades que posea.

Muchas veces este consumo excesivo trae consecuencias negativas en el consumidor, por ejemplo, cambios de conducta y de cultura, acaparamiento, problemas económicos. Un exceso de alimentos puede conllevar a problemas de salud (patologías) como obesidad, diabetes, hipertensión arterial, etc.


El sobrepeso es una de las principales causas de enfermedades como diabetes, osteoartritis, enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Por su parte, muchas veces la sociedad juega un papel importante en el consumo excesivo o en el uso desmedido de ciertos productos y servicios, puesto que las personas van adquiriendo e implementando "modas" que con el pasar del tiempo se convierten en costumbres para las generaciones futuras.

Estas nuevas costumbres del consumo se van modificando conforme transcurre el tiempo y avanzan los diferentes mercados, haciéndose comunes y convirtiéndose en una cultura propiamente dicha; y de esta forma, se unen con las costumbres históricas, sociales, cognitivas y naturales de cada cultura.

PROTECCIÓN AL CONSUMIDOR

En los años sesenta se estableció una política global para la protección al consumidor, en la cual se establecieron las acciones tomadas para resguardar los intereses de los consumidores, frente a los proveedores de los productos y servicios.

La Ley de Defensa al Consumidor es independiente en cada país, pero básicamente obliga al proveedor, entre otras cosas, a:

- Informar de forma gratuita sobre las características del producto o servicio solicitado.

- Advertir sobre los peligros o riesgos que represente el producto o servicio requerido.

- Informar sobre las normas de uso del producto o servicio solicitado.

- Criterios de oferta, publicidad, trato digno al cliente, contenido del documento de venta, etc.

Esta política no es sólo para favorecer al consumidor sino también al proveedor del producto o servicio, permitiendo un incremento económico a la par de una justa mejora social.


Dentro de las leyes de defensa al consumidor se establece el control de calidad por parte de asociaciones legitimadas.

El consumo sostenible es un enfoque bastante reconocido en los últimos tiempos, debido principalmente a los desastres naturales que se han acrecentado con el transcurrir de los años; en este, sentido se estableció en la tercera Comisión para el Desarrollo Sostenible (CSD III) en 1995 que el consumo sostenible es:

"El uso de bienes y servicios que responden a necesidades básicas y proporcionan una mejor calidad de vida, al mismo tiempo que minimizan el uso de recursos naturales, materiales tóxicos y emisiones de desperdicios y contaminantes sobre el ciclo de vida, de tal manera que no se ponen en riesgo las necesidades de futuras generaciones".


La tala de árboles, producto de la alta demanda de papel y muebles en el mercado, genera fragmentación del hábitat, erosión de montañas, etc.

La idea de aplicar un consumo sostenible es para intentar recuperar en gran medida los perjuicios que se le ha causado al medio ambiente por su larga explotación, de igual forma, con esto se pretende crear conciencia en las generaciones futuras.

Este tipo de consumo abarca desde el proceso de extracción de materia prima, fabricación, hasta su distribución, utilizando productos preferiblemente reciclados o productos alternos que no causen mayor impacto al ecosistema, pero siempre buscando satisfacer las necesidades del consumidor.


Algunas empresas utilizan paneles solares para disminuir el uso de energías no renovables en plantas eléctricas.



  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130