PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

texto epigrafe

La inmigración



Los desplazamientos territoriales del hombre han sido parte de su propia historia, siendo más visibles en determinados períodos. Tanto factores naturales y climáticos como aspectos económicos, políticos, sociales y religiosos han sido históricamente los principales generadores de corrientes migratorias -voluntarias o forzadas- de grandes masas poblacionales


Crecimiento poblacional y demográfico de una región.


Con el paso del tiempo, el hombre ha generado un sinnúmero de desplazamientos y movilizaciones migratorias en base a sus necesidades de subsistencia o supervivencia. Múltiples son los factores que desencadenan los movimientos migratorios de un lugar o a otro. Las migraciones son acontecimientos sumamente antiguos: se pueden rastrear en el pasado movimientos migratorios desde el primer momento que el hombre tuvo la necesidad de buscar mejores oportunidades para lograr un mejor nivel de vida.

Existen dos modalidades para describir los desplazamientos de un individuo o grupo de individuos: La primera es la emigración, que es la salida de personas de un país, lugar o región para dirigirse a otro. La segunda es la inmigración, que consiste en la entrada de la persona o grupo a un país o región diferente. Los movimientos migratorios, por otra parte, también pueden darse dentro de los límites de un mismo país. Si bien la movilidad de personas siempre ha existido, se ha incrementado durante los últimos años. Las migraciones, además, suelen provocar cambios en las dinámicas sociales ya establecidas que pueden afectar tanto de manera negativa como positiva a una población determinada. Es el caso, por ejemplo, de la gran cantidad de inmigrantes de origen hispánico que residen en los Estados Unidos, los cuales introducen paulatinamente cambios tanto en el idioma como en las costumbres de este país.


Ejemplo de una ciudad sobrepoblada refiere al crecimiento abrupto de una región que no posee una extensión territorial amplia para una cantidad de habitantes mayor a la que puede albergar.

Las movilización de las poblaciones no sólo pueden verse reflejadas en estadísticas como el aumento o disminución de la cantidad de habitantes por espacio físico (entorno que habitamos), sino que también pueden visualizarse a través de la historia. Si se observa un mapa con la distribución de la población mundial hace unos siglos y lo comparamos con el presente, se hacen visibles los grandes movimientos migratorios que tuvieron lugar históricamente.


La evolución de la población en aumento tiene tendencia positiva, de menor a mayor.

Las principales razones por las cuales las personas tienden a migrar son la búsqueda de estabilidad económica, el acceso garantizado a salud, educación y alimento y la necesidad de seguridad garantizada. Sin embargo, el aumento de la población producto de la inmigración no siempre resulta beneficioso para el país o la región que alberga a estos nuevos habitantes: en algunas ocasiones, la infraestructura del país hacia los cuales los individuos o grupos de personas emigran no está preparada o en óptimas condiciones para recibir aluviones demográficos muy grandes.


Formas de movilidad espacial

Resulta necesario, en la actualidad, entender las diferentes formas de movilidad espacial para poder comprender, por otra parte, las razones fundamentales por las cuales las personas tienden a trasladarse de un lugar a otro. La movilidad poblacional consta, como se ha señalado, del desplazamiento de la población por razones tanto laborales como sociales o sanitarias. En este sentido, los cambios de empleo, las influencias que las relaciones sociales tienen sobre el individuo, y la necesidad de conseguir un mejor nivel de vida son los factores fundamentales que funcionan como motor de la movilidad poblacional

A continuación, un diagrama con las distintas formas y tipos de movilización en la actualidad:


La movilidad interna y su evolución en el siglo XX

Cuando hacemos referencia a la movilidad interna nos referimos a los desplazamientos que realizan las personas en su propio territorio, es decir, a nivel nacional. Las migraciones nacionales pueden ser temporales, pero son en su mayoría definitivas. El ejemplo más claro de este tipo de movilidad es el deléxodo rural o campesino, que consta de la emigración, generalmente por parte de gente joven ,del campo a la ciudad. Este proceso es muy antiguo pero se aceleró a partir de la segunda mitad del siglo XX. Este tipo de movilidad incluye desplazamientos anuales o temporales, con la finalidad de progresar en el área académica y económica, aunque los factores ambientales y religiosos también intervienen como un agente de movilidad. Por otra parte, actividades como el turismo han influenciado de manera positiva a las movilizaciones, generando mayores ingresos en la producción nacional de cada país.


En el mundo hay zonas con mayor densidad poblacional que otras.

En cuanto a la migración internacional, es común el abandono del país de origen por parte del individup para llegar a otro completamente diferente. Puede ser tanto una experiencia satisfactoria como también una no tan beneficiosa. A nivel mundial, muchos países han decidido establecer restricciones legales contra el ingreso de inmigrantes como método para controlar el arribo desmesurado de extranjeros, y de este modo conservar su pretendida estabilidad económica, lingüística y cultural.


Frontera de Estados Unidos con México.


Las migraciones internacionales en la actualidad

Las migraciones internacionales representan un alto porcentaje de movilidad de personas en el mundo. Históricamente, este proceso ha sido visto de manera positiva, ya que ha contribuido al desarrollo sustentable de muchos países a partir del aporte de nuevas formas y mecanismos econónmicos. No obstante, desde otra perspectiva las migraciones son el resultado de un desequilibrio en los aspectos más importantes de un país (economía, política, sociedad, salud, educación, seguridad entre otros), lo que genera mayores índices de pobreza, mortalidad, insalubridad y por ende disminución de la calidad de vida.


Imagen decorativa sobre los procesos de inmigración.

La Organización de las Naciones Unidas ve la inmigración como una estrategia lógica de los individuos que buscan mejorar los aspectos socio-económicos constantemente, lo cual indica grandes cambios en la demografía de sus países de procedencia y de arribo.

El punto de partida de las movilizaciones internacionales modernas se da a raíz del estallido de la Segunda Guerra Mundial. En ese período se produjeron tres grandes movilizaciones, sobre todo de las zonas altas y bajas de Europa (Europa del este, Italia, Portugal y Alemania, Reino Unido y Francia en calidad de inmigrantes que prestaban servicios en el área de la construcción en su gran mayoría). Las movilizaciones en Europa se prolongaron hasta 1970, cuando la crisis petrolera dio inicio generando una pausa en las actividades económicas, buscando soluciones a la crisis la mano de obra extranjera era más rentable y por ende los costos se reducían. En el continente americano se presentó una situación similar, para ser más específicos, en Estados Unidos, donde iniciaron la contratación de trabajadores mexicanos en el área agrícola ya que resultaba más económico contratar mano de obra extranjera e ilegal que nacional.


Inmigrantes judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

En la actualidad los procesos migratorios se incrementan, siendo una de las razones por las cuales las sociedades contemporáneas han sufrido tantos cambios durante los últimos años, en particular en el aspecto económico. Los nuevos métodos como el capitalismo comercial, el dominio de las sociedades y los vínculos de los diferentes territorios han originado la consolidación de la globalización.

Durante la segunda mitad del siglo XX, se dio inicio a los principales movimientos de masa modernos, debido al auge de la Revolución Industrial, ya que las oportunidades de trabajo eran mayores. El desarrollo de los sistemas de transporte facilitó traslados a grandes distancias: a finales del siglo XIX aproximadamente un millón de personas abandonaron Europa, con destino a América Latina.

La inmigración anteriormente era aceptada e incentivada por muchos países que servían de receptores, como es el caso de la Argentina durante el período que abarca los finales del siglo XIX y los principios del XX, e incluso llegaban a financiar planes de movilizaciones de poblaciones por medio de la red de transporte que se estaba ampliando de forma masiva en distintas regiones del continente americano. Sin embargo a principios del siglo XX se empezó a restringir el ingreso de flujo migratorio, especialmente en el continente americano. Las migraciones son procesos de carácter permanente. Las movilizaciones han sido consideradas como factor importante en la evolución y transformación de las sociedades, y dichos movimientos están vinculados al crecimiento de las economías del mundo moderno aunado a la globalización. Es allí donde inicia la contradicción entre las políticas orientadas a la eliminación de las barreras de los flujos económicos y la imposición de obstáculos a la entrada de personas a los países desarrollados.


Ejemplos de porcentajes de la economía por región en base a las migraciones.

La situación del inmigrante en algunos casos llega a ser muy dura, debido a que en muchos países son catalogados como ciudadanos de segunda, y en la mayoría de los casos las oportunidades en el campo laboral son poco alentadoras: trabajos pesados, actividades que las personas de la localidad no quieran realizar, etc. Es allí donde vemos de forma muy notoria a través del rechazo al extranjero (Xenofobia), la discriminación. Se puede hacer aún más notoria de forma violenta, sea por la apariencia física o por su lugar de procedencia. El inmigrante sufre una serie de situaciones a nivel emocional como lo son el desarraigo, el cambio en los modos de vida, de comportamiento y de idioma. Debe, así, adaptarse a un entorno completamente diferente al suyo, siendo un proceso readaptación complejo que viene acompañado de diversas modalidades de acuerdo al país o región que se amerite migrar. La incorporación de los migrantes puede presentar diversas modalidades tales como:

Las migraciones internacionales en la actualidad

Asimilación: El migrante debe adaptarse a las condiciones de la nueva sociedad. Adaptar sus costumbres, valores y modos de vida al territorio que habita.

Integración: Debe existir una socialización positiva y permanente entre el migrante y la sociedad receptora.

Multiculturalismo: Los inmigrantes son considerados comunidades étnicas minoritarias, a las cuales se les permite mantener sus costumbres y tradiciones. Sin embargo la exclusión forma parte de esta diversidad de procesos por los cuáles debe atravesar el migrante, se da por períodos tanto cortos como prolongados.

Debido al flujo migratorio las remesas o transferencias monetarias provenientes de salarios o ahorros que los migrantes realizan de forma individual hacia sus países de origen con el objetivo de proveer la manutención de sus familiares, o bien el pago de servicios o gastos que generen los beneficiarios. Dichas transferencias adquieren diferentes modalidades que abarcan desde los giros o depósitos de dinero por medio de empresas especializadas o el envío de efectivo, compras por internet, entre otras, con la finalidad de aprovechar los ahorros generados en el exterior. Estos envíos de dinero son producto de múltiples causas: la poca estabilidad de sus países de origen, conflictos de índole política, geográfica o económica.


Zona en guerra.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se distinguen fundamentalmente dos teorías de los desplazados: por conflictos políticos o catástrofes naturales, o por desarrollo de la infraestructura. Lo cierto es que la migración es un proceso a nivel mundial que, año tras año, afecta a cada vez más grupos de individuos que buscan mejorar su calidad de vida.



  • Argentina: 0800 333 3979
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130