TIENDA ONLINE
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

¿Sabías qué? Los seres humanos tenemos cinco sentidos que nos sirven para conocer y relacionarnos con nuestro entorno.
¿Sabías qué? En perros y gatos la visión es dicromática en comparación a la visión tricromática de los humanos.
¿Sabías qué? Una de las funciones de la saliva es disolver los alimentos para que podamos detectar sus sabores.
¿Sabías qué?La operación LASIK es una operación de cirugía refractiva realizada para combatir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.
La limpieza diaria mantiene la piel limpia y sana.
La náusea es uno de los síntomas del glaucoma.
Cirugía Lasik.

LOS SENTIDOS



Los sentidos permiten que el organismo humano pueda recibir información del mundo exterior, es por esto que son las vías de comunicación del cuerpo con el entorno que lo rodea. A través de ellos, percibimos los riesgos que se presentan en el mundo externo, así como en nuestro ser, ya que los sentidos nos confieren información vital que nos permite responder y relacionarnos con cualquier factor externo o interno.


LOS SENTIDOS: FUNCIONES CON EL MEDIO INTERNO Y EXTERNO.

La comunicación con el medio se produce a través de los sentidos, éstos son el mecanismo que tiene el cuerpo para recibir todos los estímulos que llegan al cerebro, donde se procesan. Estos estímulos pueden presentarse en forma de luz, sonido, sabor, frío o calor, dolor u olor.


El olor es un estímulo que se percibe con la nariz.

La información es recibida a través de los sentidos y de acuerdo con ella se elaboran respuestas. Mediante este proceso los seres vivos se relacionan con el medio externo. Los órganos de los sentidos captan impresiones que son transmitidas al cerebro y éste las convierte en sensaciones. Esta información se transmite a través de un nervio hasta el cerebro, en donde se origina la respuesta.


Existe gran variedad de sabores.

Los seres humanos tenemos cinco sentidos que nos sirven para conocer y relacionarnos con nuestro entorno; ellos son: la vista, la audición, el olfato, el gusto y el tacto.


Los cinco sentidos.

Con la vista se observa lo que sucede a nuestro alrededor; con el gusto se reconocen los sabores; con el olfato se perciben los olores; con la audición se escuchan todos los sonidos y con el tacto se reconocen los diferentes objetos, animados o no, cuando los tocamos.


CLASIFICACIÓN Y FUNCIONES DE CADA SENTIDO. ÓRGANOS INVOLUCRADOS.

Los sentidos presentan diferentes órganos que nos ayuda a recibir los estímulos que percibimos del exterior. Los distintos órganos involucrados son:



SENTIDO DE LA VISTA


Sentido de la vista.

El sentido de la vista es el que predomina en los seres humanos. Nos da a conocer el color, la forma, posición y distancia de los cuerpos. La función visual es el resultado de una combinación de factores que incluyen: el campo visual, la percepción de profundidad (habilidad para medir distancias), agudeza (habilidad para enfocar), percepción de movimiento y diferenciación del color. Todos estos aspectos deben ser procesados por el cerebro para dar lugar a la visión.

El órgano de la visión es el ojo, el cual está encargado de detectar la luz y de enviar la información al cerebro. El ojo capta las vibraciones de la luz que se desplaza en forma de onda y que vibra en contacto con los distintos cuerpos (longitud de onda entre 400nm y 700nm), y de esta forma la transmite al cerebro, el cual interpreta la información que luego nos permite reconocer los objetos y todo lo que nos rodea.


Por medio de la vista podemos reconocer todo lo que nos rodea.


Partes del ojo humano.

- A continuación se describirá paso a paso el mecanismo de acción del sentido de la vista:

  • La luz pasa a través de la superficie transparente del ojo, denominada córnea, y continúa a través de la pupila, la abertura hacia el interior del ojo. La pupila se dilata o se contrae en función a la cantidad de luz que ingresa a este órgano.

  • La parte coloreada del ojo se llama iris. Es un músculo que controla el tamaño de la pupila. Luego de que la luz llega a la pupila, pasa al cristalino, el cual la lleva sobre la retina (la parte posterior del ojo).

  • La retina convierte la energía proveniente de la luz (energía luminosa) en una señal nerviosa que es transmitida por el nervio óptico al cerebro, donde se interpreta.

Los seres humanos poseen un par de ojos, los cuales se ubican en el rostro; cada uno de ellos está compuesto por el globo ocular (el ojo en sí), y los órganos anexos.


- Partes del globo ocular,se distinguen tres capas:

  • La esclerótica: es la capa más externa del globo ocular. Se encarga de mantener la forma del ojo y le confiere protección, resistencia y cierta elasticidad. En su parte anterior o frontal se hace transparente a la luz y recibe el nombre de córnea.

  • La coroides: es una capa intermedia, compuesta por vasos sanguíneos y pigmentos oscuros, los cuales están encargados de absorber la luz. En el centro del iris se encuentra la pupila. El iris funciona como el diafragma de una cámara fotográfica: cierra la pupila cuando hay exceso de luz y la abre cuando es escasa.

  • La retina: es una capa interna compuesta por un tejido nervioso, en ella están ubicadas las células fotorreceptoras, que cumplen la función de captar la luz. Son de dos tipos: conos y bastones. Los conos nos permiten ver los colores y necesitan que haya bastante luz. Los bastones funcionan con menos luz y nos permiten distinguir el contorno de los objetos, pero no sus colores.

- Órganos anexos:


Órganos anexos.

  • Las cejas, que evitan la caída del sudor en los ojos.

  • Las pestañas, que impiden que partículas, como el polvo, entren en el ojo.

  • Los párpados, que se cierran rápidamente ante cualquier roce o golpe en el ojo.

  • Las glándulas lagrimales, que sirven para mantener el globo ocular humedecido.

En humanos, la retina central está compuesta por un 100% de conos, mientras que en perros y gatos es del 20%, por lo que se sugiere que ambos animales domésticos pueden distinguir el color rojo y azul, pero a menudo confunden verde y rojo.


SENTIDO DEL OÍDO


Sentido del oído.

El órgano que nos permite escuchar es el oído, que se encuentra en el interior de las orejas y de nuestra cabeza. Los oídos tienen además otra función que es la de mantener el equilibrio corporal.

En el oído se encuentran unas células receptoras especializadas en captar las ondas sonoras, al servicio del sentido de la audición, y otras especializadas en detectar el movimiento, que son las responsables del sentido del equilibrio. Cuando son estimuladas emiten impulsos nerviosos que llegan al cerebro.

PARTES DE OÍDO:

  • Oído externo: es el encargado de recibir los sonidos del exterior y llevarlos al interior.

    • Pabellón auditivo: está representado por las orejas. Se trata de un órgano constituido de cartílago elástico recubierto por piel y que se encarga de canalizar los sonidos del exterior hacia el conducto auditivo.

    • Conducto auditivo: es un canal interno que termina en el tímpano. Está constituido por pelos y secreciones cerosas, las cuales hacen imposible el ingreso de cualquier partícula.

    • Tímpano: es un tejido fibroso, cuya función es transmitir las vibraciones en presencia de sonidos.

  • Oído medio: representa la cavidad timpánica. Está constituido por cuatro huesecillos, llamados martillo, yunque, lenticular y estribo, que transmiten las vibraciones. La vibración mecánica es conducida desde el tímpano hasta el oído interno.
    Existe también un conducto denominado trompa de Eustaquio, que comunica el oído medio con la faringe, el cual evita que existan diferencias importantes de presión entre los dos lados del tímpano.

  • Oído interno: es también llamado laberinto. Está constituido por tres zonas, los conductos semicirculares óseos, el vestíbulo y la cóclea o caracol.


Partes del oído

Todo esto en su interior posee un líquido cuyo nombre es endolinfa y en el exterior otro cuyo nombre es perilinfa, el cual proporciona protección. En el vestíbulo, en su interior, están ubicados los receptores del equilibrio. En la parte superior del vestíbulo están los conductores semicirculares, en la parte inferior la cóclea, donde está situado el órgano que nos proporciona la audición, el órgano de Corti.

Fisiología del oído:

  • La audición se presenta después de que las vibraciones sonoras cruzan el tímpano hacia el oído interno: las ondas sonoras llegan al pabellón auditivo (orejas) y son transmitidas, a través del conducto auditivo, hacia el tímpano. El órgano de Corti recoge esos movimientos y manda las señales al sistema nervioso central, a través del nervio auditivo.

  • El equilibrio se controla en el oído interno. El líquido y las pequeñas vellosidades del oído interno estimulan al nervio auditivo, lo cual ayuda al cerebro a mantener el equilibrio: dado a que los canales semicirculares están dispuestos en ángulos de aproximadamente 90º entre sí, los movimientos de la endolinfa provocan una señal al cerebro que indica el movimiento que está realizando nuestra cabeza, siendo por lo tanto el responsable de la sensación de equilibrio.


Los oídos ayudan a mantener el equilibrio corporal.

Este sentido, el oído, nos informa de la posición del cuerpo para mantener siempre una postura adecuada. Cuando se presentan problemas con el equilibrio en las personas, éstas presentan vértigo, traducido en sensaciones sumamente desagradables.


SENTIDO DEL OLFATO Y DEL GUSTO

Los sentidos del gusto y el olfato trabajan en conjunto, dado que la mayor parte de los sabores proviene de los olores. El sentido del olfato comienza en los receptores nerviosos ubicados en la parte alta del revestimiento de la nariz, mientras que el sentido del gusto comienza con las papilas gustativas ubicadas en la lengua.


SENTIDO DEL OLFATO


Sentido del olfato.

El olfato es el sentido por el cual se perciben los olores. La nariz presenta dos cavidades separadas por un tabique, que se denominan cavidades o fosas nasales; éstas se comunican con el exterior mediante los orificios nasales. La cavidad nasal está cubierta por dos mucosas, una mucosa amarilla y una roja.


Nariz humana.

  • Mucosa amarilla: ubicada en la parte superior de la nariz, es rica en terminaciones nerviosas provenientes del nervio olfativo, la cual tiene por función recoger las impresiones y transmitirlas al cerebro.

    Las células olfativas detectan sustancias químicas (quimiorreceptores). Estas células son capaces de reconocer un alto número de sustancias siempre que estén en estado gaseoso en nuestro entorno. En la mucosa amarilla se hallan entre 10 a 100 millones de quimiorreceptores.

  • Mucosa roja: es roja debido a su alta vascularización, calienta el aire que respiramos.

Ambas mucosas conforman la membrana pituitaria, la cual, además, segrega una mucosidad que tiene función de defensa.

En la nariz se dan las condiciones adecuadas para la percepción de olores dado a que su interior contiene tres pliegues que aumentan la superficie sensorial, y los nervios olfatorios que transmiten la información al cerebro.


SENTIDO DEL GUSTO


Sentido del gusto.

El gusto es el sentido que nos permite reconocer los sabores de los alimentos, por medio de las papilas gustativas. La sensación que un alimento produce en el sentido del gusto se llama sabor, pudiendo ser dulce o salado, ácido o amargo.

El principal órgano del gusto es la lengua, constituida por músculos que le permiten realizar variados movimientos, está recubierta por una mucosa. La cara superior de la lengua aloja receptores, estos receptores se encuentran en las yemas gustativas de la lengua. Un adulto tiene alrededor de 10000 yemas, que disminuyen con la edad. Las yemas gustativas, o también llamadas botones gustativos, contienen células receptoras con micro-vellosidades que reciben los estímulos químicos. Las yemas se encuentran en la parte más superficial de las papilas gustativas. Estas dan a la lengua un aspecto rugoso.


La lengua.

Clasificación:

  • Caliciformes: de mayor tamaño, con forma de V invertida, situada en la parte posterior de la lengua (sensación amarga).

  • Fungiformes: con forma de seta. Se sitúan en los laterales de la lengua y zona anterior (sensación ácida).

  • Filiformes: forma de hilo. Las encontramos en las porciones anteriores y centrales de la lengua (sensación dulce, salada).

El gusto es un sentido químico, es decir, los receptores se estimulan por productos químicos en disolución dentro de la boca. En este sentido, una de las funciones de la saliva es disolver los alimentos para que podamos detectar sus sabores.


El gusto.

Aunque la mayor parte del sentido del gusto se encuentra en los quimiorreceptores de la lengua, una buena parte se debe a los receptores olfatorios de la nariz, ya que los olores de los alimentos suben a la nariz por la nasofaringe.

Cuando una sustancia química entra en contacto con la papila, tras disolverse en la saliva, el receptor químico de la papila envía una señal a su neurona asociada y ésta envía la señal al sistema nervioso central.

Sólo existen cinco sensaciones gustativas primarias: ácido, dulce, amargo, salado (los clásicos) y un sabor dulce-salado. Los sabores que percibimos son una combinación de éstos.


Las papilas gustativas nos permiten tener sensaciones gustativas.

El olfato y el gusto juegan un papel importante en aspectos sociales y de seguridad. Una comida deliciosa o un aroma placentero pueden mejorar la interacción social. De igual forma estos sentidos nos permiten detectar peligros, como comida descompuesta, gases y humo, entre otros.


SENTIDO DEL TACTO

Gracias al tacto podemos sentir las peculiaridades de los diferentes objetos que tocamos, las diferentes temperaturas o estructuras que dichos objetos poseen, como por ejemplo, si es liso o rugoso. El órgano principal es la piel, la cual está formada por la epidermis, que es la parte más superficial; y la dermis, la parte más interna, donde se encuentran las terminaciones nerviosas o corpúsculos táctiles que reciben las sensaciones y las transmiten al cerebro.


Sentido del tacto.

Por medio de los mecanorreceptores del tacto podemos percibir diferentes estímulos, como la presión, el roce, el contacto, la vibración, la temperatura, entre otros. También puede recibir los estímulos cotidianos o los avisos de dolor.

LOS MECANORRECEPTORES DE LA PIEL

Los mecanorreceptores de la piel están ubicados en la epidermis (piel más superficial) y la dermis (piel más profunda).

Éstos, cuando son activados por un estimulo táctil, emiten una señal nerviosa. Las señales se transmiten de neurona a neurona, mediante las sinapsis, hasta llegar al cerebro. Es en el cerebro donde se interpretan las sensaciones y se localizan, concretamente en las áreas sensitivas de la corteza cerebral.


Manos.


Los labios permiten demostrar afecto mediante besos.

La piel, así como los tejidos (músculos, tendones, articulaciones) y órganos internos tienen terminaciones nerviosas (receptores) que detectan estas sensaciones. Algunos de los receptores le dan al cerebro información acerca de la posición y estado de los órganos internos, de manera que se pueden detectar cambios en forma de dolor o malestar.

El cerebro interpreta el tipo de sensación, que puede ser favorable (temperatura adecuada en un entorno) desfavorable (temperaturas muy altas o muy bajas en determinado entorno) o neutral (como ser consciente al mover un objeto).

ÁREAS SOMATOSENSORIALES

Las áreas somatosensoriales emiten cierta información al cerebro, dicha información se sitúa exactamente en el lóbulo parietal, el cual esta constituido por diferentes áreas que proporcionan los estímulos táctiles.

Estructura de la corteza:

  • SI - corteza somatosensorial primaria. Procesa la información obtenida por el tacto: temperatura, presión, dolor y la sensibilidad propioceptiva (sentido de la posición y equilibrio muscular).

  • SII - corteza somatosensorial secundaria. Relacionada con la percepción de la información somestésica (apreciación de las diferencias de peso, discriminación espacial, localización táctil, apreciación de tamaño y forma, semejanzas o diferencias de temperatura) que llega de las diferentes subregiones del SI y se integran en diferentes modalidades.

  • La corteza parietal anterior. En ella se producen procesos que relacionan distintas sensaciones (vista y oído) para identificar objetos.

COMPARACIÓN DEL OJO CON LA CÁMARA FOTOGRÁFICA


Se puede comparar el ojo con una cámara fotográfica. Las estructuras anatómicas que se corresponden con las partes de la cámara fotográfica son:

  • Esclerótica: conocida como la parte blanca del ojo, impide el paso de luz al ojo. Representaría el cuerpo de la cámara.

  • Nervio óptico y cerebro: estaría representado como el lugar donde se obtienen las fotografías.

  • Córnea y cristalino: el cristalino sería el enfoque de la cámara y la córnea los lentes.

  • Iris: actuaría como un diafragma, disminuyendo o aumentando el paso de luz.

  • Retina: actuaría como la película fotográfica.

CUIDADO DE LOS SENTIDOS

Sentido del olfato:

  • Sonarse la nariz en forma adecuada, no muy brusca, siempre con materiales limpios.
  • No introducir los dedos o algún otro objeto dentro de las fosas nasales.
  • Evitar olores demasiado fuertes o tóxicos.

Audición:

  • Evitar escuchar sonidos muy fuertes o el uso continuo de auriculares.
  • No introducir objetos extraños a la hora de limpiar los oídos.

Sentido de la vista:


Los lentes corrigen problemas de la vista.

  • Utilizar lentes correctores de vista cuando sea necesario.
  • Proteger los ojos de lugares con mucha luz artificial o evitar trabajar visualmente en lugares con poca luz.
  • Evitar leer en vehículos en movimientos o en lugares con poca luz.
  • No tocar los ojos con las manos u objetos sucios.

Sentido del gusto:


Los hábitos de higiene dental deben adquirirse desde temprana edad.

  • Evitar tomar bebidas muy calientes o muy frías, así como alimentos muy picantes, demasiado ácidos, muy dulces, excesivamente agrios o por demás amargos.
  • Realizar una adecuada higiene de la lengua junto con el cepillado de los dientes.

Sentido del tacto:

  • Realizar diariamente baños para mantener la piel limpia y sana.
  • Evitar exposición prolongada al sol (usar protección solar).
  • Evitar tocar objetos muy fríos o demasiado calientes.
  • Tomar gran cantidad de líquidos para mantener hidratada la piel.

ENFERMEDADES

Glaucoma: por glaucoma se entiende un grupo de enfermedades oculares que pueden provocar daños en el nervio óptico, siendo una de las causas más comunes de ceguera.

En la mayoría de los casos, el daño al nervio óptico es causado por el aumento de la presión en el ojo, llamada presión intraocular. Cualquier factor que retarde o bloquee el flujo del humor acuoso (producido detrás del iris) provocará acumulación de presión en dicho órgano. Entre los síntomas que pueden presentarse están:

  • Dolor súbito e intenso en un ojo.
  • Visión borrosa o disminuida, a menudo denominada "visión nublada".
  • Náuseas y vómitos.
  • Enrojecimiento de los ojos.


Enrojecimiento de los ojos.

Para evitar esta enfermedad es necesario realizar exámenes oftalmológicos después de los 40 años de edad o si existe la sospecha de la enfermedad.

Conjuntivitis: es una enfermedad que produce enrojecimiento, inflamación, molestias y constante lagrimeo. La prevención de esta enfermedad se logra al realizar los cuidados pertinentes al sentido de la vista.

Cáncer de piel: es una forma muy común de cáncer que se produce en personas que pasan mucho tiempo bajo el sol o sufrieron quemaduras por el sol; tienen piel, cabellos y ojos claros, o por herencia. Para evitarlo se recomienda usar los cuidados concernientes al sentido del tacto.


ARTEFACTOS E INTERVENCIONES PARA CORREGIR DEFECTOS EN LOS ÓRGANOS DE LOS SENTIDOS

Un audífono, auxiliar auditivo o prótesis auditiva, es un instrumento que amplifica y cambia el sonido ayudando a la persona a oír o a oír mejor, al reducir las dificultades comunicativas, lo que le ofrece una mejor calidad de vida tanto en animales como en el ser humano.


Prótesis auditiva.

Toda persona que tenga una pérdida auditiva y presente una dificultad para entender las conversaciones cotidianas y sonidos del ambiente como la televisión, el sonido del teléfono, el timbre de la puerta o la música, debe acudir al médico. Él le realizará los exámenes de audición, y en caso de ser necesario le recomendará y adaptará la prótesis más adecuada para su caso.

IMPLANTES AUDITIVOS:

La pérdida auditiva conlleva grandes problemas, tanto para niños como adultos, y hoy en día los implantes auditivos proporcionan la solución a todas las dificultades que se pueden presentar con nuestros oídos. Entre los implantes auditivos tenemos los implantes cocleares, los cuales abarcan la pérdida auditiva neurosensorial, de bajo o elevado nivel de pérdida. Estimulación eléctrico acústico combinada (Sistema de Implante Auditivo EAS), la cual abarca la pérdida parcial auditiva; Implantes de oído medio (Vibrant Soundbridge), abarca la pérdida auditiva neurosensorial, conductiva y mixta. Y por último, los implantes de conducción ósea (Bonebridge), los cuales abarcan la pérdida conductiva y sordera unilateral.

El ojo biónico consiste en una cámara que recoge información visual del entorno y comunica señales a una lente de contacto biónico, diseñado por científicos israelíes. La lente lleva las señales a través de electrodos a la córnea y de allí a las áreas sensoriales del cerebro, lo que produce un estímulo que simula la información visual.

LA OPERACIÓN LASIK

La función principal de las cirugías oculares es cambiar la córnea de forma permanente, para así mejorar la vista. Entre ellas se encuentra la cirugía LASIK, en la cual se utiliza un láser ultravioleta que extrae el tejido de la córnea para mejorar su forma, permitiendo que la luz se enfoque directamente sobre la retina. Esta cirugía es a nivel ambulatorio, ya que no requiere hospitalización, con una duración de doce a quince minutos por cada ojo.

LOS LENTES DE CONTACTO


Lentes.


Lentes de contacto.

El uso de lentes es una manera sencilla de corregir errores de refracción y de enfermedades como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Los lentes de contacto proveen un campo visual total, porque no hay montura que interfiera en la visión, por lo tanto no obstaculizan la visión periférica.

Además, como el lente de contacto se desplaza junto con el ojo, la persona siempre está mirando por el centro y no se producen distorsiones al mirar a los lados. Por este motivo, están especialmente indicados en personas que presentan mucha diferencia de graduación entre un ojo y otro.

Los lentes de contacto no se empañan con los cambios de temperatura, no se mojan con la lluvia y no pesan en el rostro como algunas monturas. Además, son especialmente cómodos para practicar deportes y para determinados trabajos en los que tener la cara al descubierto es importante.



  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130