PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Domingo Sosa

Nació esclavo en Buenos Aires en 1788. No tuvo educación y tardíamente aprendió a leer y escribir. El 1º de febrero de 1808 sentó plaza como soldado en el Batallón de Pardos y Morenos, después Regimiento Nº 6, en el que se hallaba cuando tuvieron lugar los acontecimientos de mayo de 1810. Los días 23 y 24 de este mes se halló con su batallón en la Recoba Vieja con el objeto de mantener el orden hasta que fue instalada la Primera Junta de Gobierno, en que se retiró al cuartel.

El 25 de mayo de 1810 marchó en un piquete que se pidió al Batallón para publicar el bando de la destitución del Virrey Cisneros y su reemplazo por la Junta presidida por Saavedra. El 3 de setiembre del mismo año, Sosa fue ascendido a Cabo 1º.

El 1º de diciembre de aquel año memorable marchó con su cuerpo hasta La Bajada del Paraná, desde donde regresó a los 3 o 4 meses hasta Arrecifes; de cuyo punto recibió orden el batallón de contramarchar con destino al Paraguay, en auxilio del general Belgrano. Al llegar a la jurisdicción de Corrientes los encontró un chasque enviado por aquel General, para que suspendieran la marcha por haber capitulado; entonces marchó el batallón a la Banda Oriental, a poner el primer sitio a la ciudad de Montevideo, a las órdenes del coronel Rondeau. Se halló en el combate del Cordón, el 4 de julio de 1811, en el cual una columna realista de 300 hombres salió de la plaza y tropezó con una compañía de Pardos y Morenos, que al mando de su aguerrido capitán Agustín Sosa, había sido emboscada por Rondeau la noche anterior. Este último, en su parte del mismo día dice: “La intrepidez y valor de los Pardos y Morenos y su denodado jefe los hace dignos de los mayores elogios”. El cabo Sosa formaba parte de esta compañía.

Ajustado con Elío el tratado del 20 de octubre del mismo año, el Batallón de Pardos y Morenos regresó a Buenos Aires en el curso del mes siguiente y por su comportamiento en la campaña, Sosa fue ascendido a sargento 2º el 6 de agosto de 1811; a sargento 1º el 10 de diciembre del mismo año y a alférez, el 20 de enero de 1812.

En esta época volvió a salir a campaña con su batallón, participando en el segundo sitio de Montevideo, en octubre de aquel año. Se halló en la batalla del Cerrito, el 31 de diciembre de 1812, siendo condecorado por el Superior Gobierno con una medalla de plata y declarado Benemérito de la Patria en grado heroico tres veces en aquella campaña, y el 15 de enero de 1813 ascendió a teniente 2º.

El Batallón de Pardos y Morenos destacó un piquete en abril de 1813, del que formó parte el teniente Sosa, el cual marchó en la expedición a la Costa del Río Yaguarón, a las órdenes del coronel Domingo French y del teniente coronel Enrique Martínez; donde sostuvieron el 19 de mayo, en “El Quilombo”, un fuerte combate contra tropas españolas y portuguesas que se habían fortificado en dicho punto. Después de obtenido el triunfo y de demoler aquella fortificación, regresó los últimos días de julio, a incorporarse al ejército sitiador, permaneciendo en él y participando diariamente en combates parciales que tenían lugar hasta el 23 de junio de 1814, en que entró el ejército de Alvear en la plaza. Recibió la medalla acordada por el Superior Gobierno. El 14 de agosto del mismo año se embarcó con su Regimiento para Santa Fe, a las órdenes del teniente coronel Mariano Díaz. Desde aquella ciudad continuaron viaje hasta el Alto Perú, para incorporarse al Ejército del Norte, al mando del general Rondeau. Se halló con su Regimiento en la acción de los cerros de Vilohuma, el 27 y 28 de noviembre de 1815 y en la de Sipe-Sipe, el día 29 del mismo mes, en la que se concluyó el bravo Regimiento Nº 6, perteneciendo Sosa a la 1ª Compañía del 2º Batallón del mismo. En abril de 1816 regresó a Buenos Aires, y fue agregado al Estado Mayor de plaza y empleado en la instrucción de los batallones de esclavos que se crearon con el nombre de Argentinos, a las órdenes del coronel José Olaguer Feliú (1). Se halló también en esa época destacado en “Las Bruscas”, depósito de prisioneros españoles. El 24 de setiembre de 1819 ascendió a capitán graduado, recibiendo la efectividad el 6 de octubre del mismo año. El 18 de octubre de 1820 era instructor del 4º Batallón de “Argentinos” y revistaba agregado al Estado Mayor de plaza. El 28 de febrero de 1822 obtuvo su reforma militar.

El 21 de julio de 1828 volvió al servicio activo y agregado al Batallón 4º de Patricios. El 5 de octubre de 1829 recibió el grado de sargento mayor; habiendo actuado en el curso de este mismo año con las divisiones federales que asediaron la capital de la República, defendida por las fuerzas de Lavalle; incorporándose el mayor Sosa a la división del coronel Rolón. El 10 de noviembre de 1829 era capitán con grado de mayor a cargo de la 2ª Compañía del Regimiento de Milicia Activa de Infantería, y el 22 de agosto de 1830 tenía en la División de Infantería Patricia el mismo cargo.

En febrero de 1831 salió al mando de una compañía del Batallón “Defensores de Buenos Aires”, para expedicionar a Córdoba contra el ejército del general Paz; yendo Sosa a las órdenes de los generales Juan Ramón Balcarce y Enrique Martínez. Caído prisionero el general enemigo y ocupada la capital de aquella provincia, regresó a Buenos Aires el Ejército de Reserva al mando de Balcarce y su Jefe de estado Mayor Martínez, llegando a esta ciudad el 20 de setiembre de 1831. El 2 de mayo de este mismo año recibió la efectividad de sargento mayor, continuando sus servicios en el batallón 4º de Patricios hasta el 23 de marzo de 1834, en que después del derrocamiento de Balcarce pasó a la Plana Mayor del Ejército. Poco antes de subir Rosas al poder por segunda vez, se retiró a su casa como reformado. Por esta causa fue dado de baja el 24 de noviembre de 1834, por estar comprendido en la sanción de la Honorable Sala del 19 de agosto del mismo año.

El 2 de noviembre había ascendido a teniente coronel graduado.

En 1845 fue nuevamente llamado al servicio activo para organizar el “Batallón Provincial”, en el cual continuó sirviendo hasta el 3 de febrero de 1852, en que tomó parte en la batalla de Caseros, donde fue gravísimamente herido por una bala que le atravesó la caja toráxica, y otra que le perforó un brazo. Tan luego que se restableció de sus graves heridas, fue llamado por el gobernador Dr. Vicente López, quien le dio el mando del Batallón 4º de Guardias Nacionales de Infantería, recibiendo el 1º de mayo de 1852 la efectividad de teniente coronel.

Concurrió con aquel cuerpo al pronunciamiento del 11 de setiembre y en diciembre del mismo año, a consecuencia de la rebelión del coronel Hilario Lagos, el comandante Sosa con su batallón y el coronel Silvino Olivieri con la Legión Italiana, constituyeron su acantonamiento en la plaza de Lorea, sobre la calle Federación (actual Avda. Rivadavia); actuando el primero al mando de toda la línea del centro de la defensa, sin tener 2º jefe, y participó en todos los hechos de armas que tuvieron lugar en los siete meses de asedio que soportó la Capital; siendo premiado el 6 de diciembre de 1852 con el grado de coronel, cuya efectividad recibió el 1º de marzo de 1853.

Posteriormente el Gobierno le dio el mando del Regimiento 3º de Guardias Nacionales de Infantería, cuerpo con el cual se halló en la defensa de la Capital cuando fue sitiada por las tropas del Gral. Urquiza, vencedoras en Cepeda, operación de guerra que quedó terminada con el pacto del 11 de noviembre.

Cuando el ejército de Mitre salió a la campaña que culminó con la batalla de Pavón, el coronel Sosa con su regimiento permaneció en la Capital, estando encargado aquél del mando de la Sección del Centro de la línea de defensa de la ciudad, bajo el comando superior del coronel Julián Martínez. Terminada la guerra, el coronel Sosa continuó al mando del Regimiento 3º de Guardias Nacionales de Infantería, en el ejercicio del cual falleció en Buenos Aires, en la madrugada del 2 de mayo de 1866, siendo su segundo el sargento mayor Manuel Castellanos.

El coronel Domingo Sosa ocupó una banca en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, siendo elegido en los comicios del 30 de marzo de 1856. Se había casado en primeras nupcias con Pascuala de la Roza Contreras, la que falleció el 26 de junio de 1851. Contrajo segundo matrimonio con Petrona Mauriño, porteña, la que falleció en esta ciudad, el 22 de octubre de 1859, a la edad de 74 años. La madre del coronel Sosa falleció en Buenos Aires en setiembre de 1821.

Junto con Lorenzo Barcala, fue uno de los dos únicos coroneles negros en la historia de nuestro país.

Referencia

(1) El 1º de octubre de 1817 solicitó su retiro del servicio activo a causa de la inutilidad que le habían acarreado sus achaques y suplicó se le diese el grado de capitán; solicitud que no fue resuelta.

Fuente: http://www.revisionistas.com.ar




  • Argentina: 0800 333 3979
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130