TIENDA ONLINE
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Longevidad: Existen seres vivos capaces de permanecer con vida durante muchos años, el más viejo de todos es un pino de nombre Matusalén, con casi 5 mil años. De los animales, el más viejo que se conoce es una almeja de aproximadamente 400 años y una tortuga que alcanzó los 255 años tiene el récord de los terrestres.
¿SABÍAS QUÉ?Existen otras relaciones tróficas como son el parasitismo, el mutualismo y el comensalismo, las cuales describen de manera distinta el funcionamiento de cada nivel.
Los organismos que se alimentan directamente de las plantas y algas son los consumidores primarios, el caballo es un ejemplo.
Los consumidores secundarios o carnívoros se alimentan de los consumidores de primer orden y/o herbívoros.
Descomponedores

Degradan la materia orgánica, en su mayoría restos de plantas y animales muertos. Los principales organismos de este grupo son los hongos y las bacterias no fotosintéticas.
¿SABÍAS QUÉ?Cuando ingerimos carnes estamos recibiendo aproximadamente entre el 1 y el 10% de la energía que originalmente recibió el autótrofo.

Cadenas Tróficas: ¿Quién come a quién?



La palabra trófica proviene del griego throphe, que significa alimentación. Las cadenas tróficas o cadenas alimentarias describen el flujo de la energía a través de los seres vivos de un ecosistema. Éstas pueden ser de tipo terrestres, acuáticas o relacionarse.

Cadenas tróficas

A menudo se conocen como cadenas alimentarias, ya que el paso de energía que ocurre entre los organismos se lleva a cabo a través del proceso de alimentación.

En una cadena trófica podemos encontrar básicamente a dos tipos de seres vivos, aquellos que son capaces de producir sus propios alimentos y los que no pueden hacerlo.

También podemos clasificarlas dependiendo del lugar en donde se llevan a cabo:

Cadena trófica terrestre: si pertenece a la superficie de la tierra.

Cadena trófica acuática: si se da en los océanos, mares o ríos.

Niveles Tróficos

Los niveles tróficos son categorías en las cuales se clasifican aquellos organismos o especies que ocupan un lugar determinado dentro de una cadena alimentaria y que, por lo tanto, representan una posición importante dentro del flujo de energía dentro de un ecosistema. Comúnmente se los conoce como eslabones de la cadena trófica.

Niveles tróficos

Eslabones de la cadena trófica

Cada eslabón obtiene la energía que necesita del nivel anterior (a menos que se trate de organismos productores, quienes elaboran sus propios alimentos) y posee la energía necesaria para que el siguiente eslabón de la cadena se desarrolle de manera adecuada.


Las cadenas alimentarias nos muestran cómo ocurre el paso de energía entre los seres vivos de un ecosistema.

Desaparición de un nivel trófico o eslabón de cadena alimentaria
Cuando el equilibrio de un ecosistema es perturbado, bien sea por causas de origen natural o causas de origen humano, se puede producir la desaparición de un eslabón de la cadena trófica, lo que puede traer repercusiones tanto para los niveles inferiores como para los superiores. En los niveles que se encuentran por debajo, puede llegar a darse una sobrepoblación debido a que dicho eslabón carecería de su depredador inmediato, mientras que los niveles superiores corren el riesgo de desaparecer ya que no contarían con el alimento que necesitan para sustentarse.


Cuando los ecosistemas ven afectado su equilibrio por causas como la deforestación, también se perjudican los seres vivos presentes.

Elementos de las cadenas tróficas

Las cadenas tróficas poseen distintos eslabones o niveles que las conforman, cada uno tiene su propia función específica que está directamente relacionada tanto con el o los niveles anteriores como con los que le siguen. Los niveles que encontramos dentro de una cadena alimentaria son los siguientes:

Organismos Productores

El primer nivel o eslabón de toda cadena trófica o alimentaria corresponde siempre a aquellos organismos que son capaces de elaborar sus propios nutrientes, a estos se les conoce con el nombre de organismos productores o “autótrofos”.

Estos seres vivos son capaces de sintetizar sus alimentos a partir de materia inorgánica que captan del medio ambiente mediante una serie de reacciones químicas y bioquímicas, teniendo como principales reacciones a las del proceso de fotosíntesis.


El grupo de los organismos productores está representado principalmente por plantas, las cuales toman el CO2 del aire y lo transforman en glucosa mediante la fotosíntesis.

Los quimiótrofos

Si bien es cierto que la fotosíntesis es la principal forma en la que los organismos productores obtienen sus alimentos y nutrientes, también existen otros organismos que producen sus propias sustancias energéticas mediante procesos químicos denominados “quimiosíntesis”. Éstos consisten en la oxidación de compuestos inorgánicos como el dióxido de carbono, con la presencia de algunas sustancias oxidantes como el sulfuro de hidrógeno. La ecuación general balanceada de la quimiosíntesis es la siguiente:

CO2 + O2 + 4H2S CH2O + 4S + 3H2O


Algunas bacterias autótrofas obtienen su energía mediante el proceso de quimiosíntesis y es por esto que se les llama quimiótrofas.

Organismos Consumidores

El nivel que le sigue a los organismos productores en las cadenas tróficas es el que conforman los consumidores, este tipo de seres vivos no son capaces de producir sus propios alimentos sino que deben consumir a otro ser vivo como fuente de energía y se conocen comúnmente como heterótrofos. Existen varios tipos de organismos consumidores y se clasifican de la siguiente manera:

Consumidores primarios: Son aquellos que se alimentan de los organismos autótrofos, principalmente de las algas y plantas. Se les suele conocer también con el nombre de herbívoros. Sin embargo, no todos los consumidores primarios se alimentan de hierbas, en algunas casos se alimentan de plantas superiores no herbáceas o solamente de hojas, en otros casos de raíces o semillas, y en los ecosistemas acuáticos se alimentan de algas.

Consumidores secundarios: Los consumidores secundarios son los seres que se alimentan de los consumidores primarios, es decir, de los herbívoros. También se les suele llamar consumidores de segundo orden o carnívoros, ya que su dieta se basa principal o únicamente en el consumo de carnes. En este grupo podemos destacar algunas subdivisiones como son los depredadores, los carroñeros y algunos parásitos.

Consumidores especializados

Normalmente se suele asociar a los consumidores de segundo orden con los carnívoros y éstos, a su vez, con los depredadores que gozan de mayor fama de cazadores en el planeta: los grandes felinos. Pero existen muchas especies carnívoras que distan mucho de ser felinos. Un ejemplo de ello son las plantas carnívoras que se alimentan de insectos; los pingüinos, que ingieren peces ; algunos reptiles como las grandes serpientes y los cocodrilos; también insectos como las arañas, escorpiones y la mantis religiosa.

Algunos consumidores de segundo orden no son específicamente carnívoros, la mantis religiosa es insectívora, por ejemplo.

Consumidores terciarios: en este grupo se incluyen a aquellos organismos consumidores que se alimentan usualmente de los consumidores secundarios. Algunos organismos, los omnívoros, se alimentan tanto de plantas como de otros animales, entre ellos que podemos destacar al cerdo, al buitre y algunos autores consideran al hombre.


En el grupo de los descomponedores se incluyen a los hongos y a las bacterias responsables de degradar la materia orgánica.

Redes Tróficas

Cuando se habla acerca de redes tróficas se hace referencia al conjunto de cadenas alimenticias que se interconectan y relacionan unas con otras en varios eslabones o niveles tróficos formando una malla o red de cadenas que se comunican con otros ecosistemas; incluso, de esta manera, un mismo productor puede ser consumido por dos o más consumidores de primer orden. Por ejemplo: una vaca, una cabra y un caballo pueden alimentarse de la misma hierba, como también un consumidor primario como la liebre puede tener dos o más depredadores como son la serpiente, el lobo, el águila, entre otros.

Flujo de energía

Tanto dentro de una red como dentro de una cadena alimentaria ocurre un flujo de energía que va de nivel en nivel. El proceso comienza con los organismos productores o autótrofos que toman la energía luminosa proveniente de los rayos del sol o la energía química en el caso de los quimiótrofos. Luego, la energía presente pasa al segundo nivel trófico al ser ingerida por los consumidores primarios, los herbívoros, pero la mayor parte de la energía inicial se pierde en estos dos primeros niveles en los procesos del metabolismo y la respiración. Cierta parte de la energía que recibe un organismo vivo es transformada en biomasa en menor proporción, a media que existan más niveles tróficos menor será la energía que llega desde el productor hasta el último eslabón.

Pirámides tróficas

Otra manera particular de representar el flujo de la energía dentro de un ecosistema es mediante la utilización de pirámides, las cuales pueden ser principalmente de tres tipos:

Pirámide Trófica: grafica las unidades de biomasa producida por los organismos en unidades de tiempo, la cual se reduce a medida que se baja de nivel.

Pirámide de Energía: representa de forma decreciente el flujo de energía desde el productor hasta el consumidor final.

Pirámide de Biomasa: organiza la cantidad de materia y tejido vivo que se encuentra en cada nivel de una cadena alimentaria por unidad de área.



  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130