TIENDA ONLINE
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

CAMBIO CLIMÁTICO

EL MUNDO EN APUROS

El clima del planeta no se ha mantenido estable desde su formación, si no que ha ido variando con el transcurso del tiempo. Esa variación global del clima se denomina “cambio climático”. Si bien la Tierra se ha visto sometida a cambios climáticos sucesivos, en la actualidad enfrenta una problemática compleja: los cambios se producen en un tiempo mucho menor que el habitual y sus causas son mayoritariamente originadas por el ser humano.

Estas alteraciones climáticas modifican parámetros como la temperatura, el régimen de precipitaciones (número de episodios e intensidad de los mismos) y la nebulosidad, variables climáticas que de forma directa afectan a la vida de todas las especies del planeta, e indiscutiblemente también a los seres humanos.

Los actuales cambios climáticos, que algunos científicos ya auguraban años atrás y que se están haciendo realidad a marchas forzadas, han convertido la teoría del cambio climático en una cuestión de ámbito mundial que afecta a diversos campos (la demografía, la política, la agricultura, la economía, la biología, la medicina, etc.) y compromete a todos los poderes públicos.


EL CALENTAMIENTO GLOBAL

Se llama calentamiento global al aumento de la temperatura media de la atmósfera terrestre y del agua del mar. Este fenómeno, tal como se da en la actualidad, es investigado por los científicos que intentan vislumbrar cuáles serán las consecuencias que esto ocasionará en el clima global de la Tierra. Esta es una tarea sumamente complicada porque en el clima inciden multitud de variables, como el albedo, la evaporación o los cambios de dirección de las corrientes marinas, entre otros aspectos. A esto, que ya representa una dificultad mayor, hay que agregarle los procesos que se retroalimentan positiva y negativamente, de manera que prever los efectos del calentamiento global resulta muy complicado, y se hace aún más difícil de precisar cuanto más se quiera concretar sobre el terreno. De lo que hay certeza es que cualquier calentamiento, así sea de pocos grados, tiene a corto plazo efectos no deseados y de alcance global como los siguientes:

  • El deshielo de los casquetes polares, con el consiguiente incremento del nivel del mar y las inundaciones de las zonas costeras.
  • El deshielo del permafrost (el suelo congelado de la tundra) ya que durante su calentamiento se libera a la atmósfera grandes cantidades de metano.
  • La disminución de la superficie cubierta por nieve o por hielo provoca una disminución del albedo, lo que a su vez repercute en un incremento de la temperatura atmosférica.
  • La disminución de la superficie cubierta por nieve o por hielo provoca una disminución del albedo, lo que a su vez repercute en un incremento de la temperatura atmosférica.
  • La aparición de enfermedades tropicales fuera de lo que sería su área típica de influencia.
  • La muerte de muchas especies de fitoplancton debido al incremento de la temperatura del agua de mar y las consecuencias que ello supondría sobre el resto de la cadena trófica.

El calentamiento de las masas oceánicas provoca cambios en la intensidad y en la frecuencia de los episodios de huracanes, ciclones y tormentas tropicales. Según estudios, el aumento en unos grados de la temperatura del agua de mar provoca diferencias en la velocidad del viento en las capas inferiores y superiores de la atmósfera, y según los modelos climáticos, se espera que la diferencia entre ambas temperaturas crezca en el océano Atlántico y disminuya en el Pacífico: el resultado es un descenso en el número de huracanes en el Atlántico y un incremento en el Pacífico.




  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130