PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Trastornos alimenticios



Los trastornos alimenticios son alteraciones extremas en las conductas alimenticias y en la manera de pensar en la comida que a largo plazo afecta tanto la vida social como personal de quienes los padecen. Si no se tratan pueden originar graves daños en la salud e incluso ser mortales.

Comprenden un conjunto de enfermedades crónicas y progresivas relacionadas con los hábitos alimenticios comunes. Por esta razón también son conocidos como “trastornos de la conducta alimentaria”. Dichos trastornos se encuentran asociados a la ansiedad y a una preocupación en exceso para el control de la apariencia física y del peso.


Se estima que entre 1 o 2 de cada 100 estudiantes estadounidenses padece de algún trastorno de la alimentación.


Causas de los trastornos alimenticios

El origen de los trastornos relacionados con la conducta alimenticia tiene su origen por múltiples causas posibles. Existe una serie de factores predisponentes, desencadenantes y de mantenimiento, los cuales al interaccionar entre sí pueden desencadenar alguno de los trastornos alimenticios.

El problema es que una vez que los trastornos de la conducta alimentaria aparecen, se crean ciclos de deterioro emocional y físico que se perpetúan.

Lo recomendable siempre es acudir a un profesional experto en la materia.


Factores que pueden contribuir a los trastornos alimenticios

Psicológicos Biológicos Interpersonales Sociales

· Niveles bajos de autoestima.

· Sentimiento de insuficiencia o soledad.

· Depresión.

· Ansiedad.

· Problemas en los niveles de neurotransmisores asociados a al hambre, al apetito y a la digestión.

· Predisposición genética.

· Situaciones problemáticas a nivel personal y familiar.

· Problemas para expresar emociones y sentimientos.

· Haber sufrido de algún tipo de discriminación basada en su constitución física.

· Antecedentes de abuso físico o sexual.

· Normas culturales basadas en la sobrevaloración de la apariencia física por encima de las cualidades y virtudes internas de la persona.

· Presión cultural que asocia al cuerpo perfecto con la delgadez.

· Imposición de estándares o patrones sociales sobre los pesos y figuras de hombres y mujeres.


En las últimas tres décadas los trastornos alimenticios se han vuelto cada vez más frecuentes.


Síntomas que pueden indicar un trastorno alimenticio

Cada trastorno alimenticio tiene sus causas y características propias, sería imposible englobarlos a todos bajo un mismo grupo de criterios.

Algunos indicios que pueden estar asociados a problemas con la conducta alimentaria son:

  • Disminución excesiva de la masa corporal.
  • Preferir siempre comer a solas.
  • Preocupación excesiva con el número de calorías que se consumen.
  • Pesarse con frecuencia.
  • Obsesión excesiva a las dietas.
  • Sentirse “gordo o gorda” a pesar de evidenciarse una disminución considerable de peso.
  • Ansiedad al momento de estar cerca de la comida.
  • Cambios emocionales asociados con el hecho de haber ingerido o no un alimento.


Las personas que sufren trastornos alimenticios generalmente tienen una preocupación excesiva por su peso corporal.


ALGUNOS TIPOS DE TRASTORNOS ALIMENTICIOS MÁS COMUNES

Bulimia

Se caracteriza por episodios frecuentes de atracones, los cuales consisten en una ingesta de alimentos en cantidades claramente superiores a lo que consumiría una persona en un período similar, seguidos por varios recursos para contrarrestar la ingesta excesiva como el vómito inducido, el ayuno y el abuso de laxantes.

Existen dos tipos:

  • Bulimia purgativa: el paciente emplea laxantes, diuréticos o induce el vómito para contrarrestar los períodos de atracones.
  • Bulimia no purgativa: el paciente hace uso de dietas restrictivas, ejercicio excesivo o ayuno como una forma de compensar lo ingerido después de los atracones.


Algunos pacientes bulímicos pierden piezas dentales debido a que los ácidos gástricos destruyen el esmalte de los dientes.

Anorexia

La anorexia se caracteriza por una restricción de la ingesta de alimentos en relación a las necesidades energéticas del cuerpo. Una persona anoréxica presenta un peso muy inferior de lo normal según el promedio para su edad y sexo.

Se pueden identificar dos tipos de anorexia:

  • Anorexia restrictiva: el paciente que sufre este tipo de anorexia sigue una dieta excesivamente restrictiva, podría decirse que apenas come y algunas veces realiza ejercicio en exceso.
  • Anorexia purgativa: el paciente en este caso presenta episodios recurrentes de atracones o purgas, como el vómito autoprovocado y el uso inadecuado de laxantes, enemas o diuréticos.


Los pacientes con anorexia suelen perder más del 15 % de su peso corporal debido a las dietas excesivamente restrictivas.

Vigorexia

Este trastorno se asocia con la preocupación obsesiva de la apariencia física al punto de originar una distorsión en el esquema corporal. Las personas vigoréxicas pueden hacer uso extremo de actividades deportivas o ingerir de manera compulsiva tanto alimentos como suplementos para aumentar del peso.

Los principales afectados por este trastorno son los hombres, sin embargo, las mujeres también pueden padecerlo.


Los vigoréxicos tienen un desarrollo muscular mayor de lo normal debido a su adicción por realizar ejercicio físico excesivo.



  • Argentina: 0800 333 3979
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130