TIENDA ONLINE
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

El dinero

Sin lugar a dudas el dinero constituye un elemento fundamental de nuestra economía cotidiana. Su uso, valor e intercambio forma parte de nuestro quehacer diario, ya sea para la persona que tiene que comprar alimentos como pan o leche como para quienes realizan grandes operaciones que mueven millones. En la actualidad se trata de un elemento aceptado en la sociedad, a punto tal que resulta un factor fundamental para comprender nuestra cultura contemporánea.

¿Qué es el dinero?

El primer paso para comprender el valor que tiene el dinero en nuestra cultura es definirlo, a pesar de que resulta algo complejo por lo naturalizado que se encuentra. En líneas generales se puede decir que se trata de un medio de intercambio, ya sea billete, moneda o cualquier otro objeto, que sea consensuado en una sociedad para el pago de bienes, servicios y obligaciones. Etimológicamente proviene de la palabra denarius, es decir, denario, que era una moneda homogénea correspondiente al imperio romano que resultaba unitaria en peso, tamaño y valor.

Desde plumas a oro

El concepto tuvo varios orígenes diferentes que se fueron desarrollando de manera independiente en muchas zonas del mundo, remotas entre sí, y en distintas épocas. Las razones por las que surgió no fueron solamente económicas o comerciales, sino también políticas, religiosas y sociales (algunos ejemplos son los tributos que los gobernantes exigían, las ofrendas que se presentaban a los dioses, comprar una esposa, pagar la dote al novio, o indemnizar a víctimas de delitos).

Algunos estudiosos creen que la tendencia de los seres humanos a intercambiar cosas entre sí con la intención de atender necesidades no cubiertas, forma parte de su propia condición y es por ello la actividad básica en todas las culturas desde el principio de los tiempos conocidos. Los elementos son muchos y muy diversos, pudiendo ser plumas exóticas o cacao, como en la América Prehispánica, hasta el tradicional oro y plata.

Además se puede mencionar que, a modo de intercambio, sentaron un precedente para la moneda los siguientes casos de distintos puntos y épocas del mundo: en China se utilizaba el arroz y los pequeños utensilios, en Papúa-Nueva Guinea los dientes de perro, en Ghana los guijarros de cuarzo, en Hong Kong las fichas de juegos, en India las conchas de cauri, en Tíbet los discos metálicos y en la Isla Yap los discos de piedra caliza.

El vil metal

El motivo fundamental por el cual se utilizó al metal como símbolo de dinero fue su duración y el hecho de que se podían hacer en piezas pequeñas distintas, para cubrir diferentes necesidades. En lugares como Babilonia, tanto el oro como la plata eran utilizados como dinero desde el 3.000 a.C. Allí la modalidad de cambio consistía en cortarlos en pedacitos para hacer efectivos los pagos. La plata era especialmente popular debido a que no era tan escasa como el oro y que además era un material mucho más duro.

Otros metales como el cobre, el bronce y el hierro, también eran utilizados como formas de dinero por las comunidades primitivas. El hierro era fuerte y resistente, pero ya se conocía su principal defecto: su proceso de oxidación.

La primera vez que los diferentes objetos de intercambio fueron remplazados por monedas metálicas de curso legal fue en Mesopotamia. El principal motivo fue la necesidad de buscar algo que fuese o que representara un símbolo de valor, por lo que de esta forma se podían atribuir arbitrariamente precios a todas las cosas. Así nace su valor, que marcó la forma en que el dinero sería utilizado hasta nuestros días.




  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130