PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

La Competencia Intraespecífica

La competencia, son interacciones existentes entre individuos del mismo nivel trófico que intentan utilizar un recurso, el cual es limitante en el medio. En función a esto existen básicamente dos tipos de competencia, la competencia interespecífica y la intraespecífica (Louman, 2001).

La competencia intraespecífica (“intra” del latín “dentro de”) son interacciones ecológicas, en la cual los individuos de una misma especie compiten por los recursos limitantes del espacio que habitan. Este tipo de competencia, es causada por una alta densidad de individuos dentro de una población. Si la densidad es baja, la natalidad tiende a sobrepasar la mortalidad y la población crece; mientras que, una densidad alta provoca una mortalidad mayor que la natalidad, debido a que se produce una mayor competencia por los recursos existentes. En ambos casos, el tamaño de la población siempre tiende a moverse hacia un punto de equilibrio entre la natalidad y la mortalidad, o capacidad de carga del sitio (Louman, 2001). Por ello, la competencia intraespecífica es un agente regulador de gran importancia de la densidad de población en una especie.

Es importante conocer que el proceso evolutivo de especiación se realiza por competencia intraespecífica, en ésta, los individuos de una misma especie se diseminan espacialmente, formando poblaciones cuyos ambientes presentan divergencias que las impulsan a desarrollar determinada características fenotípica – genotípicas. La competencia impulsa a las poblaciones a su evolución y al medio a su diversificación (Ramírez, 1999).

Los individuos de una misma especie pueden competir por el alimento, el espacio, la pareja, y otros recursos. En base a ello, se podría suponer, que si estos individuos vivieran aislados, se disminuiría la competencia intraespecífica, y tendrían mayor probabilidad de obtener del ambiente lo que necesitan. Sin embargo, al observar cualquier paisaje, se pueden ver que los organismos de la mayoría de las especies no actúan de esta manera, ya que se encuentran generalmente próximos unos a otros (Ramírez, 1999). Esto se debe a que existen asociaciones intraespecíficas, ya que los individuos reciben grandes beneficios de la vida en común.

Tipos de asociaciones

  • Asociaciones familiares: Asociación que se establece entre los progenitores y la descendencia. Hay diversos tipos de asociaciones familiares: la familia parental, que está formada por los progenitores y la prole, como ocurre en la paloma. En la familia matriarcal, el macho abandona el cuidado de la prole y se lo deja a la hembra, como sucede en el caso de roedores, el ciervo, el venado, los escorpiones, entre otros. En la familia filial, ambos padres abandona la prole, como ocurre en la mayoría de los peces, los insectos, entre otros. La familia también puede ser monógama, cuando la forma un macho y una hembra, como ocurre en el caso del lobo: y polígama, cuando está formada por un macho y varias hembras como el gallo y la gallina. Existen casos de familias poliándricas, formadas por una hembra y varios machos, como sucede en ocasiones en determinada especies, como el quebrantahuesos (especie de buitre).

  • Asociaciones coloniales: Es la asociación formada por los individuos originados por reproducción asexual de un progenitor común. Cuando los individuos integrantes de la colonia son iguales, dicha colonia es homomorfa, como el coral rojo común. Cuando los individuos son distintos, se dice que la colonia es heteromorfa. Son colonias heteromorfas, por ejemplo, el agla Volvox.

  • Asociaciones gregarias: Están constituidas por conjuntos de individuos que viven en común durante un periodo de tiempo más o menos largo para ayudarse mutuamente en la defensa y búsqueda de alimento, por ejemplo, los rebaños de elefantes, las manadas de herbívoros, entres otros, para trasladarse juntos y reproducirse.

  • Asociaciones estatales: Están constituidas por un grupo de individuos jerarquizados entre sí. Estos individuos suelen estar diferenciados anatómica y fisiológicamente. Ejemplo, las sociedades de abejas y hormigas.

  • Territorialidad: Es la inclinación que tiene cada individuo de la población a ocupar un espacio determinado y defenderlo de los demás individuos de su especie. Esta actitud facilita la obtención del alimento y permite disponer de una zona propia para el refugio y la reproducción. Un ejemplo de ello, son los machos de los leones, y también las hembras en menor medida, defienden activamente su territorio frente otro grupos de su misma especie (Nahle, 1999).

  • Referencias bibliográficas:

    Louman, B. (2001). Silvicultura de bosques latifoliados húmedos en énfasis en América Central. Pág. 64 – 66 .

    Nahle, N. (1999). Ecología. Biology Cabinet Organization. New Braunfels, TX.

    Ramírez, A. (1999). Ecología Aplicada: diseño y análisis estadísticos. Pág. 15.



    • Argentina: 0800 333 3979
    • -
    • Bolivia: +591 3 3708206
    • -
    • Chile: +56 2 3281 1674
    • -
    • Ecuador: +593 2 6018068
    • -
    • España: +34 93 0077 931
    • -
    • México: +52 55 44376787
    • -
    • Perú: +51 1 241 9032
    • -
    • Venezuela: +58 261 4190130