TIENDA ONLINE
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Evolución de las viviendas en la prehistoria hasta las viviendas sobre el suelo

En la sociedad actual podemos encontrar distintos conceptos sobre lo que es la vivienda, entre ellos, casa, hogar y residencia.

De acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española de 1970, la palabra vivienda viene del latín vivienda, cuya raíz es la palabra vivêre y que quiere decir vivir. Al mismo tiempo define la vivienda como una morada o habitación, como género de vida o modo de vivir.

La vivienda ha evolucionado a lo largo de la historia desde el punto de vista de cómo se relacionan las familias y de los avances tecnológicos. Esta evolución se ha dado de modo diferente en los distintos rincones del planeta, debido principalmente a factores como el clima, los estilos de vida, los valores sociales, religiosos, entre otros. Éstos han determinado la forma, el color y el tamaño de las viviendas, la presencia de unos determinados elementos de protección ambiental, el uso de ciertos materiales y la configuración general de las edificaciones.

La vivienda surge pues el hombre necesita protegerse de las agresiones del medio ambiente, de animales o de otros humanos, pero manteniendo un equilibrio con su medio, de total integración con su contexto, a una segunda fase en la que con el desarrollo de las primeras ideas y herramientas constructivas le permiten edificar las primeras viviendas rudimentarias, pasando luego a la edificación masiva de vivienda hasta llegar a las grandes ciudades.

Primeros refugios

Las muestras de los primeros habitáculos encontrados en Europa corresponden al Paleolítico Medio (entre 40.000 y 100.000 años atrás) y pertenecían a los llamados hombres Neandertales o cavernícolas, quienes vivían durante el invierno en la boca de las cavernas. Estas formaciones naturales eran seleccionadas en función de la orientación, buscando que la entrada se situara hacia el sur para protegerse de los vientos del norte; además, contaban con una entrada de aire que les permitía encender las fogatas y disponían del espacio suficiente para poder almacenar sus alimentos.

Entre los yacimientos arqueológicos más importantes ubicados en España, que datan entre 30.000 y 50.000 AC, se pueden mencionar las cuevas de Altamira, Cova Negra, en Jativa, y la de Pinar, en Granada.

Luego le sigue el Cromagnon, que se caracteriza por su inteligencia, osadía, creatividad y misticismo. Es él quien desarrolla la escritura y deja atrás su calidad de nómada y cazador para convertirse en un ser sedentario y agricultor. Aprende a protegerse, individualmente, con pieles de animales y, colectivamente, mediante la construcción de los primeros refugios fuera de las cavernas.

Durante el verano, cuando los primeros emigraban y los segundos salían de viaje de cacería, utilizaban tiendas armadas con ramas y pieles de animales como viviendas. No existen restos de ellas, pero en las cuevas hay dibujos que permiten confirmar su existencia.

El uso de cuevas como refugios quedó en desuso a partir del momento en que el ser humano contó con las primeras herramientas, la experiencia, el valor y la organización para edificar sus propias viviendas. Esto, a su vez, coincidió con el desarrollo de la agricultura y la ganadería las que, junto con los conocimientos sobre el clima y la construcción, llevó al hombre rupestre a construir viviendas subterráneas.

La evolución de esta tecnología constructiva condujo a un segundo tipo de viviendas, las excavadas en fosas. Éstas tenían paredes verticales, muy bien aplomadas, y la forma de la planta era generalmente oval, con una profundidad de 1 a 2,5 m. También se han conseguido algunos ejemplos de plantas cuadradas y existe la hipótesis de que estaban cubiertas con un techo vegetal.

Posteriormente, la vivienda subterránea evoluciona hacia la semienterrada, la cual surge como una forma intermedia entre los habitáculos enterrados y los habitáculos sobre el suelo.

Primeras viviendas sobre el suelo

La primera cabaña hecha sobre el suelo, conocida hasta hoy, data del período llamado Holoceno y fue descubierta recientemente en Europa. Está ubicada en Hannover (Alemania); la conforman una serie de elementos entramados de 6 cm de espesor y el hogar es de yeso. Otra serie de cabañas, ubicada en Zürich (Suiza) y contemporánea de la anterior, muestra la utilización del yeso en el recubrimiento del suelo, mientras que las paredes pueden haber estado recubiertas de hojas o tierra.

Según algunas investigaciones, parece que este tipo de vivienda sobre el suelo procede de Oriente, pero hay muestras claras de casas rectangulares en los países del norte de Europa y en los Escandinavos, y de circulares y ovaladas en los países del sur de Europa hasta la Edad Media. En todo caso, se acepta que el tipo de morada sobre el suelo de planta rectangular proviene de la civilización mesopotámica, pertenece a la Edad Antigua y data de hace aproximadamente cinco mil años, antes incluso que las civilizaciones griegas o romanas.

Cabe destacar que las estructuras y materiales en la construcción de este tipo de vivienda en el resto del mundo tenían su variación con motivo al clima, espacio, cultura, entre otros.

A modo de conclusión

Desde su origen, el hombre siempre ha vivido conforme a sus necesidades, buscando adaptarse al terreno, aprovechado los materiales que la naturaleza le ofrece. En un principio el hombre hacía su vivienda con el objetivo de protegerse de los animales, de otros hombres o de los embates de la naturaleza. A través de la historia y con la tecnología ha ido avanzando, el hombre ha buscado nuevas necesidades que cubrir, necesidades fuera de la realidad física, necesidades “sociales”.



  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130