PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Índice


ROL DOCENTE-ALUMNO

Lic. Nancy M. Cuéllar

Estamos ante un cambio palpable, acorde con los tiempos que corren a la hora de tratar de definir a la educación y los diferentes elementos que la integran. A fin de indagar y comenzar a reflexionar sobre ella pareció pertinente seleccionar la película Patch Adams ya que en ella se encuentran numerosos ejemplos sobre la resignificación de todo lo que atañe a nuestro fin como docentes: la reflexión constante en todo lo que atañe a la educación.

Síntesis del film

Hunter Patch Adams decide seguir la carrera de medicina tras comprobar que, cuidando de otros, olvidaba su depresión. Asistió a la universidad médica de Virginia a finales de los '60 y principios de los `70. Es la historia verdadera de Patch Adams, doctor que en los años `70 que procuró tratar a sus pacientes con una medicina que la ciencia moderna había desatendido totalmente: la solidaridad hacia nuestros semejantes y el humor. Salió de un hospital para enfermos mentales con la convicción de que podría conectarse con los pacientes haciéndolos reír, convirtiendo su buen humor en la mejor herramienta de curación. Aunque fue un estudiante brillante, su insistencia en ignorar la distancia profesional del médico-paciente le ocasionan serios problemas con sus superiores, especialmente con el Decano Walcott, que le prohíbe tener algún trato con los pacientes luego de su tercer año de estudios.

Sin embargo, Patch no cumple con esta orden y encuentra innumerables formas para evitar la reglamentación. Abrirá su propia clínica pero, al no contar con una licencia, deberá enfrentar serios cargos ante la justicia.

Algunos comentarios preliminares

Durante el análisis de la película y a medida que íbamos indagando en la situación educativa vincular comprendimos que no podemos separar en segmentos toda la información pues al hablar de institución se plantea el papel de sus actores principales –el docente y el alumno- y a su vez toma un primer plano aquello que los vincula de manera categórica: el aprendizaje, dicho en otras palabras, la adquisición del conocimiento.

Es por este motivo que se elabora este artículo como una suerte de boceto reflexivo a partir de la película ¿Pues no es acaso lo efímero de las construcciones mentales lo que nos permite crecer?

Reflexiones

El proceso educativo conlleva el planear el complejo fenómeno interaccional entre un docente y un alumno, en función del aprendizaje de un contenido. Debemos construir desde la diversidad las herramientas teóricas capaces de dar cuenta de nuestra práctica pedagógica y de los problemas que en el aula se nos plantean. Es desde este marco conceptual que abordaremos el complejo y cambiante fenómeno de las relaciones vinculares en el aula.

  • La primera conversación que mantiene con el decano –representante de la institución médica por excelencia- lo pone ante el propósito del programa de estudios; la deshumanización de los estudiantes a fin de convertirse en doctores alienados al sistema imperante.
    Establecer el enfoque vincular en el cual se gestan los aprendizajes implica el plantear actitudes, entendidas éstas como los estados internos que influyen (o modifican) la selección de la acción individual realizada por una persona. Las mismas constan de componentes afectivos (emocionales), aspectos cognoscitivos y consecuencias conductuales. La idea de educación nos hace pensar en un encuentro entre personas, un encuentro humano, inmerso en un entorno, un tiempo y un espacio, en el cual todos somos, cada uno a su manera, educadores y educandos; reconociendo en todo contacto humano un matiz educativo. Este encuentro peculiar de los hombres entre sí o de éstos con su circunstancia es un fenómeno relacional y que relaciona, por consiguiente, un proceso bipolar, movilizado tanto horizontal (influencia mutua entre individuos, grupo, institución y sociedad) como verticalmente (influencia entre generaciones). Así la educación abarca fenómenos que exceden la escolarización. Se entabla entonces una relación entre los protagonistas personales de la educación: el sujeto de la educación (educando) y el educador, dándose una intervención intencional y sistemática como proceso de enseñanza aprendizaje en función de un objeto de conocimiento, propio de la relación didáctica en un entorno particular: la institución escolar.
  • Al ser paciente voluntario en el hospital psiquiátrico se encuentra con la primera barrera institucional: la indiferencia que conlleva considerar al paciente como un número.
    Plantear las propuestas didácticas desde una base vincular nos permite pensar en un ser social con una historia detrás, particular y propia; no en un ser aislado, individual y descontextualizado. El pensamiento se produce socialmente y es en esta producción donde los vínculos intervienen de manera esencial. La palabra vínculo se refiere a un lazo o unión como experiencia intelectual y emocional en la que dos o más personas están relacionadas íntimamente. La base de ésta unión radica en dos factores: uno es la comunicación y el otro el aprendizaje. El otro no es cualquiera, es otro significativo con el que se construyen experiencias de valor.
  • Esta situación lo enfrenta ante la necesidad de cambiar un sistema que no funciona.
  • El desafío a la institución es permanente pero planteado desde el interior; cumple sobradamente con los requisitos del plan de estudios –es uno de los primeros de su clase- pero se enfrenta en cada oportunidad a la “cosificación” del paciente.
  • Durante toda la película queda claro el concepto tradicional de la institución médica –considerado en diversos estudios como el síndrome del “dios de bata blanca”- y su choque con una nueva mirada de estos profesionales.
  • Un giro interesante en la película se produce durante el segundo enfrentamiento con el decano Walcott quien se pronuncia negativamente ante la actitud de Adams pues “rebaja a los doctores al nivel de los pacientes”, siente que el “sistema está en peligro”.

Las instituciones son consideradas como permanentes construcciones de las que seremos, simultáneamente, arquitectos y habitantes; actores que en nuestra relación con otros y con ellas, construimos la cotidianeidad, nos relacionamos de modos distintos frente a la ley, desarrollamos diversas modalidades frente a las zonas de incertidumbre, tenemos un poder. Este poder reconoce distintas fuentes, conlleva conflictos y requiere una negociación para su gestión

El término institución remite a todo lo que está establecido, reglamentado, es decir, que nos reenvía a norma, regla y ley. En las instituciones son necesarias las reglas que abren el espacio para que se pueda cumplir la función específica. Las reglas favorecen, facilitan y hacen posible la realización de una actividad significativa. Crozier y Friedberg afirman que “las características estructurales (...) delimitan el campo del ejercicio de las relaciones de poder entre los miembros de una organización y definen las condiciones en las que éstos pueden negociar entre sí.” Entendemos, en cambio, por imponderables a aquellos conflictos que hacen irrupción y son novedosos en las instituciones.

  • Considerando su experiencia como paciente y el enfrentamiento al sistema como estudiante de la carrera, se propone cambiar este hecho pues la definición de médico que lo había llevado a estudiar medicina se contradice con el perfil de egresados que tiene el establecimiento.


    Conflictos en torno a la definición del proyecto institucional:

    • el hecho deviene no sólo de la convivencia de diferentes actores con objetivos personales propios en relación con la institución, sino por la pluralidad de exigencias y requerimiento del entorno hacia el establecimiento.
    • Adams propone otro acercamiento al paciente, una relación más humana y “meter el cuerpo” en ella; la nueva mirada se construye, entre otras cosas, apelando a la desmitificación de conceptos tales como muerte, salud y calidad de vida.
      Según la escuela de comunicación de Palo Alto, California, el porcentaje de mensaje que transmitimos a través de nuestro cuerpo y nuestra voz representa el 80% del mismo. Una gran parte de nuestra comunicación no verbal es inconsciente y adquirida en nuestro entorno habitual, inmediato, familiar. Hay una carga animal muy importante en este lenguaje. La observación del comportamiento animal es una fuente de aprendizaje; sobre todo la observación del comportamiento humano en soledad y en grupo.
    • Durante la primera ronda de Adams con uno de los médicos -que lo alientan pero que se encuentra en el sistema hace mucho tiempo- trata a una paciente como un objeto al referirse a ella como su número de cama a lo que Adams responde con la pregunta del nombre de la mujer; Adams considera que el lenguaje es el pilar básico del aprendizaje.
      No obstante, es necesario señalar que estas ideas no eran totalmente nuevas; ya en la teoría de Vygotsky (1934/1968) aparece esbozado -aunque con otras palabras- el concepto de que el desarrollo cognitivo de un sujeto implica su desarrollo metacognitivo (Riviére, 1988; Branten, 1991). El autor ruso (Vygotsky, 1991) plantea la idea central sobre la que gira todo el problema de la cognición humana: a medida que un individuo crece y es instruido (tanto en la educación formal, como en la espontánea), sus funciones cognitivas superiores (memoria, percepción, atención, comprensión) sufren una serie de transformaciones. Dichas transformaciones no implican necesariamente un aumento en la capacidad del procesamiento sino más bien en la destreza, por parte del sujeto, de controlar y regular dicha habilidad "Las investigaciones teóricas han confirmado la hipótesis de que históricamente el desarrollo de la memoria humana ha seguido en lo fundamental la línea de memorización mediada, es decir, que el hombre creó nuevos procedimientos, con ayuda de los cuales logró subordinar la memoria a sus fines, controlar el curso de la memorización, hacerla cada vez más volitiva, convertirla en el reflejo de particularidades cada vez más específicas de la conciencia humana. (....) "(Vygotsky 1991 b, 378)
      En esta cita, el autor pone énfasis también en otra característica básica (Wertsch, 1988) de las funciones superiores: el hecho de que ellas son fruto de una acción mediada por el uso de instrumentos o procedimientos creados por el hombre. )
      Estos instrumentos no son el producto de una acción individual y aislada por parte de un sujeto, sino que su origen es social. Es el entorno sociocultural del sujeto el que impulsa su desarrollo y le provee de estos recursos para concretarlo al desarrollo cognitivo; Vygotsky no está pensando en instrumentos materiales sino en sistemas semióticos y, particularmente, en el lenguaje. )
      La metacognición está desarrollada en un organismo que piensa mucho y que es susceptible de cometer errores cuando piensa, por lo cual necesita poseer algún tipo de mecanismo que le permita regular estos errores. En otras palabras, la habilidad metacognitiva sirve a las esferas del mundo mental íntimo del individuo, a su conexión con el mundo social y, finalmente, a su supervivencia en un plano más general. Sternberg (1992) llevará esta teoría a sus últimas consecuencias y sostendrá que esta capacidad de autogobierno mental debe ser considerada como sinónimo de inteligencia humana. Así, ser más inteligente es sinónimo de ser más metacognitivo. Específicamente dentro de los ámbitos escolares, educar implica transformar al individuo, instruirlo en los conceptos y valores que se manejan en la vida de su sociedad y -de alguna manera- capacitarlo para sobrevivir en forma óptima en el horizonte cultural del cual forma parte (Gimeno et al. 1999). )
      En nuestro mundo construido con palabras e informaciones, existen voces que vienen de los espacios más diversos y que apuntan a la necesidad de formar una capacidad de saber hacer cognitivo dentro de nuestra sociedad y nuestra cultura (Lomas, 1999). El niño debe aprender los conocimientos sobre lengua, matemática, historia y ciencias que nuestra sociedad le transmite, así como de valores y creencias; no obstante, debe también ser capaz de enfrentar una realidad impregnada de tecnología en la cual el uso inteligente de la información es fundamental (Gimeno et al. 1999 Ahora bien, esta es una tarea mediada, es decir, se lleva a cabo utilizando ideas y conceptos. Ya señalamos anteriormente la afirmación de Vygotsky (1991) sobre la importancia del lenguaje; es más, él mismo sostiene que como el hombre transforma su medio con herramientas físicas, necesita echar mano a instrumentos culturales para transformar su mente. De esta manera, la educación tiene a su disposición el lenguaje como la herramienta por excelencia, que no sólo sirve como un instrumento de comunicación dentro de la sociedad sino que es también el portador de los conceptos y valores que ella posee y debe transmitir (Hill, 1992). En este panorama, el desenvolvimiento de las capacidades de procesar lenguaje (tanto comprendiéndolo como produciéndolo) adquiere un valor fundamental (Lomas, 1999) lo que nos lleva a un nuevo término en nuestra argumentación. Cassany y sus colaboradores (1994) -como otros antes que ellos- han identificado cuatro habilidades relacionadas con el lenguaje: hablar, escuchar, leer y escribir. )
      Se ha de establecer una diferencia entre lo que el alumno es capaz de hacer y aprender solo, y lo que es capaz de hacer y aprender con ayuda de otras personas; la distancia entre estos dos puntos es llamada por Vygotsky: Zona de Desarrollo Próximo (ZDP). La enseñanza eficaz es pues, la que parte del nivel de desarrollo efectivo del alumno, pero no para acomodarse, sino para hacerle progresar a través de la ZDP, para ampliar y para generar, eventualmente, nuevas zonas de desarrollo próximo. La clave es asegurarse de que el aprendizaje sea significativo; la actitud favorable desde el docente incrementa la motivación, que es el principal componente del proceso. El objetivo final es el de aprender a aprender. )

    A modo de conclusión

    Partimos de una posición constructivista del aprendizaje; el desarrollo y el aprendizaje humanos son básicamente el resultado de un proceso de construcción pues somos, a la vez genes y experiencia por nuestro procesamiento de la información.

    Por lo tanto, es responsabilidad directa de la institución establecer las condiciones para que el docente tenga las herramientas a fin de construir el conocimiento utilizando los saberes previos tanto de él como de su estudiante, como un feedback cuyo resultado es inevitable; la independencia del alumno que no sólo cuenta con las herramientas que proporciona la educación, sino que es capaz de construir las que le hicieran falta.


    Véase también

    (enlaces hacia artículos relacionados de El Bibliote.com)


    Notas y referencias

    (este artículo no lleva notas ni referencias al pie)


    Bibliografía

    Braten, I. Vygotsky as precursor to metacognitive theory: II Vygotsky as metacognitivist, en SCANDINAVIAN JOURNAL OF EDUCATIONAL RESEARCH, vol. 35, nº4 (pp. 305 - 320), 1991.

    Flavell, J. Cognitive Development, U.S.A.: Prentice-Hall, 1985.

    Flavell, J. "Speculation about the motive and development of metacognition" en Weinert, F. y Klowe, R. (Eds.) Metacognition, Motivation and Understanding. London: Lawrence ErlbaumAssociates, Publishers, 1987.

    Garner, R. Metacognition and Reading Comprehension. New Jersey: Ablex, 1988.

    Hertzog, C. y Dixon, R. "Metacognitive development in adulthood and old age" en Metcalfe, J. y Shimamura A. (Eds.) Metacognition: Knowing about Knowing Massachusetts: MIT Press, 1994.

    Hill, J. "Lenguaje, cultura y cosmovisión" en Newmeyer, F. (comp.) Panorama de la Lingüística Moderna Tomo IV. El Lenguaje: Contexto Sociocultural Madrid: Visor, 1992.

    Lomas, C. Como Enseñar a Hacer Cosas con Palabras (Vol. I y II). Barcelona: Paidós. 1999.

    Miner, A. y Reder, L. "A new look at feeling of knowing: it´s metacognitive role in regulating question answering" en Metcalfe, J. y Shimamura, A. (Eds.) Metacognition: Knowing about Knowing Massachusetts: MIT Press, 1994.

    Peronard, M. "Experiencia y Conocimiento Metacognitivo" en REVISTA SIGNOS, Vol. XXX, N 39. UCV. Valparaíso. Pág. 80-103, 1996.

    Peronard, M. y Crespo, N. Desarrollo del conocimiento metacomprensivo: Una propuesta de medición, en el XII Congreso Internacional de la Asociación de Lingüística y Filología de América Latina (A.L.F.A.L.), Agosto 1999.

    Riviére, A. La psicología de Vygotsky, Madrid: Visor, 1988.

    Sternberg, R. "La inteligencia es el autogobierno mental" en Sternberg, R. y Detterman, D. (Ed.) ¿Qué es la inteligencia? Madrid: Ediciones Pirámide 1992 (1986)

    Van Dyjk, T.A., & Kintsch, W. Strategies of Discourse Comprehension. NewYork: Academic Press, 1983.

    Vygotsky, L. Pensamiento y Lenguaje. Buenos Aires: Lautaro, 1964(1934).

    Weinert, F. Introduction and Overview: Metacognition and Motivation as Determinants of Effective Learning and Understanding en Franz Weinert y Rainer Kluwe (Eds.) Metacognition, Motivation and Understanding. Broadway: Lawrence Erlbaum Associates, Inc., 1987.

    Wertsch, J. Vygotsky y la Formación Social de la Mente, Barcelona: Paidós. 1988.

    Estudios de la Dra. Nina Crespo Allende. Metacognición. 2000.






    • Argentina: 0800 333 3979
    • -
    • Bolivia: +591 3 3708206
    • -
    • Chile: +56 2 3281 1674
    • -
    • Ecuador: +593 2 6018068
    • -
    • España: +34 93 0077 931
    • -
    • México: +52 55 44376787
    • -
    • Perú: +51 1 241 9032
    • -
    • Venezuela: +58 261 4190130