TIENDA ONLINE
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

FÚTBOL

ORIGEN E HISTORIA DE UNA PASIÓN

Diversas teorías señalan que la historia del fútbol comenzó en el antiguo Egipto, ya que durante el siglo III a.C. se realizaba un juego de pelota como parte de un rito de fertilidad. No obstante, en China ya se había inventado la pelota de cuero, cuando Fun Hi, inventor y uno de los cinco grandes gobernantes de la China, creó una masa esférica juntando varias raíces duras en forma de cerdas a las que recubrió de cuero crudo. Inicialmente este balón era utilizado simplemente para pasarlo de mano en mano.

En nuestro continente, mientras tanto, muchas civilizaciones antiguas prehispánicas conocían juegos de pelota, citando como ejemplo a los aztecas que practicaban el llamado tlachtli.

tlachtli
Mezcla entre tenis, fútbol y básquet en el que se prohibía el uso de las manos y los pies, y el capitán del equipo derrotado era sacrificado.

La historia del fútbol iba a seguir su curso en la Grecia clásica, donde incluso el famoso filosofo Homero llegó a mencionarlo. En este caso usaban una esfera hecha de vejiga de buey, a la que llamaban “esfaira” o “esferomagia”. Desde ahí se trasladó al Imperio Romano donde practicaban el “harpastum”. Durante la Edad media tuvo mucha popularidad en diferentes caballeros y culturas. Los primitivos códigos británicos se identificaban por tener pocas reglas y por su extrema violencia. Uno de los más famosos fue el “football” popular. Otro de los juegos más conocidos fue el calcio, oriundo de la ciudad de Florencia (Italia) donde el ambiente de fiesta que marcaba a esos encuentros todavía se recuerda.
¿Pero de dónde proviene su nombre? De origen inglés, el clásico “'football” significa 'pie' y 'pelota', por lo que también se lo llama “balompié” en distintas zonas de habla hispana. Otro de los términos conocidos es el de “soccer”, que es una abreviación de la palabra “Association” que se refiere a la nombrada “Football Association” del país británico.

La utilización o no de la palabra, en esos tiempos, dependía de la clase social en la que se practicaba: mientras las clases altas jugaban al “soccer” en las escuelas privadas, las clases trabajadoras jugaban al “football” en las escuelas públicas.

El deporte “rey” en todo el mundo:

Con el transcurrir de las décadas, se difundió rápidamente en las Islas Británicas, creándose nuevas asociaciones de fútbol, las cuales representaban a las cuatro regiones del por entonces Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda: la “Scottish Football Association” (Escocia, fundada en 1873), la “Football Association of Wales” (Gales, 1875) y la “Irish Football Association” (Irlanda, 1880).

A finales de la década de 1880 la pelota comenzó a rodar fuera de las islas, como consecuencia de la influencia internacional del Imperio Británico. Los primeros países en iniciar sus agrupaciones fueron los Países Bajos y Dinamarca (1889), a los que luego se sumaron Nueva Zelanda (1891), Argentina (1893), Chile, Suiza y Bélgica (1895), Italia (1898), Alemania y Uruguay (1900), Hungría (1901), Noruega (1902), Suecia (1904).

La FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociado) se creó el 21 de mayo de 1904 con Bélgica, España, Dinamarca, Francia, Países Bajos, Suecia y Suiza como países fundadores. Sin embargo las cuatro asociaciones de fútbol del Reino Unido, denominadas “Home Nations”, se enfrentaron a la creación de dicho órgano.

Gracias al crecimiento del deporte, la FIFA anunció la primera competición internacional de selecciones para 1906, pero por problemas internos la misma no se desarrolló.
No era la primera vez que se disputaban encuentros de tal magnitud para el mundo: Ya se había presentado una serie de partidos de exhibición durante los Juegos Olímpicos de 1900, 1904 y 1906 (cabe recordar que fueron juegos intercalados), todos a nivel de clubes, hasta que la edición de 1908 recibió por primera vez una competición de selecciones.

En nuestras tierras las instituciones empezaron a cobrar importancia cuando en 1916 se funda la “Confederación Sudamericana de Fútbol”, que ese mismo año organizó la primera edición del Campeonato Sudamericano de Fútbol, lo que hoy conocemos como la Copa América.
En clima bélico, la Primera Guerra Mundial hizo retroceder el desarrollo del fútbol, pero las ediciones de 1924 y 1928 de los Juegos Olímpicos revitalizaron el deporte, en particular con las grandes actuaciones de la selección uruguaya consiguiendo ambos títulos. Estos últimos sucesos motivaron a que la FIFA confirmara el 28 de mayo de 1928 en Ámsterdam la realización de un campeonato mundial de selecciones, cuya sede sería fijada el 18 de mayo de 1929 en un congreso realizado en Barcelona.

Como noticia relevante se daba a Uruguay como sede de la primera edición de la Copa Mundial de Fútbol, que se celebraría en conjunto con el centésimo aniversario de la primera Constitución de ese país. En dicho torneo el conjunto uruguayo se quedó con el primer trofeo de la historia de la competición.

En 1934 se llevó a cabo la segunda edición en Italia, que fue utilizada por el dictador Benito Mussolini como propaganda política. Como consecuencia el torneo se vio empañado llegando a amenazar a los árbitros de la final.

El mismo episodio se repitió en la tercera entrega del torneo cuando previo a la final entre Italia y Hungría, el dictador envió un telegrama a su selección amenazándolos de muerte. Finalmente la selección azzurra, que vistió un uniforme completamente negro representando al Partido Nacional Fascista, se impuso en la final por 4 goles a 2.

Con la realización del encuentro amistoso entre la selección británica y un combinado de futbolistas europeos, llamados el Resto de Europa XI, resurgen el fútbol mundial y la FIFA un 10 de mayo de 1947. Este encuentro se denominaría más tarde como el “Partido del Siglo”, teniendo lugar en el estadio Hampden Park de Glasgow (Escocia), ante 135.000 espectadores.

El marcador fue anecdótico: el conjunto británico se quedó con el partido por 6 goles a 1, y lo más destacado fue que la recaudación fue donada a la FIFA, para ayudarla en su vuelta.
Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, se volvieron a disputar las copas mundiales. La primera de la vuelta tuvo como anfitrión a Brasil en 1950. En una de las finales más dramáticas Uruguay derrotó al conjunto local y se llevó su segundo trofeo a casa.

Brasil se repuso de ese duro golpe imponiendo su juego en los mundiales de 1958, 1962, 1970, 1994 y 2002, siendo el único equipo que obtuvo el torneo en cinco oportunidades, aventajando a Italia que lo ganó en cuatro oportunidades. En total son ocho las selecciones que se han repartido las 19 versiones del campeonato mundial: Brasil (5), Italia (4), Alemania (3), Argentina (2), Uruguay (2), Francia, Inglaterra y España, ganador de la última edición.

El máximo goleador de los mundiales es el delantero brasileño Ronaldo, con 15 tantos convertidos. En tanto los aficionados consideraron el segundo gol convertido a los ingleses por el mediocampista argentino Diego Armando Maradona en el partido final del mundial de México ´86, como el mejor gol en la historia de los mundiales.

“Maracaná”, estadio de fútbol de Río de Janeiro, Brasil. Fue inaugurado el 24 de junio de 1950, tiene una capacidad de 74.000 espectadores.

COPA INTERCONTINENTAL Y MUNDIAL DE CLUBES

A medida que el fútbol se fue difundiendo por todo el mundo, en cada país se fueron consolidando como instituciones los clubes fundados para su práctica, dando lugar al nacimiento de las asociaciones nacionales y luego de las continentales. De los vínculos entre las asociaciones surgió la idea de un campeonato que definiera al campeón del mundo de clubes. Si se busca un antecedente puede citarse el enfrentamiento ocurrido el 13 de agosto de 1887 en el Hibernian Park de Edimburgo entre el campeón de la Copa de Escocia, el Hibernian Football Club, y el Preston North End Football Club, considerado el mejor club inglés de la época: Los escoceses se impusieron por 2 goles a 1 en un partido que se hizo conocido como el Campeonato del Mundo. A mediados del siglo XX se disputaron dos torneos amistosos que también recibieron el nombre de Campeonatos del Mundo: la Copa Río de Janeiro, disputada desde 1951, y la Pequeña Copa del Mundo de Clubes, disputada por primera vez en 1952. Ambos torneos presentaron equipos tanto de América del Sur como de Europa.

Otro paso en la misma dirección se dio en 1960 cuando se creó la Copa Europea/Sudamericana, mejor conocida como Copa Intercontinental, que recibiría a los mejores equipos de los continentes más poderosos del fútbol internacional: el campeón de la Copa Libertadores por América del Sur y el de la Liga de Campeones por Europa. Este torneo alcanzó un gran prestigio durante los años 1960, pero la negativa a participar por parte de algunos clubes europeos, desconformes por algunas cuestiones deportivas, políticas y económicas, hizo que fuera perdiendo importancia durante los 70. Finalmente se resolvió definir al campeón en un encuentro único disputado en terreno neutral: Tokio, Japón, recibiría a partir de 1980 a la ahora denominada Copa Toyota.

Superponiéndose con la Copa Intercontinental en 2000 se lanzó la primera edición de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, que pretendía extender la participación a los clubes campeones de otros continentes. Durante ese año se disputaron ambos torneos, pero a partir de 2005 el Mundial de Clubes reemplazaría definitivamente a la Copa Intercontinental y se alzaría como el máximo evento a nivel de clubes.

LOS MEJORES JUGADORES

A pesar de las dificultades que implica intentar la comparación entre jugadores de distintas épocas y las interminables polémicas que estas comparaciones han desatado, puede establecerse una lista con los infaltables a la hora de elegir a los mejores, en estricto orden cronológico para no parcializar la cuestión: Alfredo Di Stefano (argentino); Edson Arantes do Nascimento Pelé (brasileño); Johan Cruyff (holandés); Diego Armando Maradona (argentino); Zinedine Zidane (francés); Lionel Messi (argentino).

REGLAS BÁSICAS

En todo el mundo se respetan 17 reglas que pueden variar en algún aspecto de acuerdo a quien practique el fútbol: femenino, infantil o superior. La “Football Association Board” es el organismo encargado de definir las reglas del juego. Para ratificar algún cambio en las normas establecidas se necesitan por lo menos los votos de la FIFA y 2 de los 4 votos de las asociaciones del Reino Unido.

Las reglas a seguir son bastante simples, lo que convierte al futbol en un deporte de fácil comprensión.

Con 11 representantes por equipo, cada uno tiene un arquero y 10 jugadores de campo, con posiciones distintas.

El arquero deberá tratar de evitar que la pelota entre en su arco, usando cualquier parte del cuerpo que sea necesario. Esto incluye las manos, salvo cuando un compañero de equipo le ha pasado la pelota. Hay ciertas cosas que debe tener en cuenta el guardameta: Si la pelota sale de juego atrás del arco, el arquero debe patear la pelota desde el piso, pero si levanta la pelota, sin embargo, puede dejarla caer y patearla.

Otra situación se vive si la pelota se patea atrás del arco por un compañero del equipo la oposición recibe un tiro de esquina, que se efectúa desde la esquina de la cancha.
El principal objetivo de cada equipo es hacer todos los goles que pueda al meter la pelota en el arco de la oposición, y a su vez defender su arco.
Se pueden usar todas las partes del cuerpo, menos manos y brazos, para mover la pelota por la cancha. Si una falta se da en el área de penal del equipo infractor, se concede un tiro desde los doce pasos rectos al arco para el equipo perjudicado. Esto significa que solo el arquero puede defender un tiro libre desde adentro del área mientras que los demás deberán quedarse fuera del área.
Cuando un jugador envía la pelota fuera de la cancha por un lateral, el equipo opuesto vuelve a ponerla en juego tirando la pelota hacia adentro. El jugador que se ocupe de hacerlo tendrá que impulsar la pelota por arriba de su cabeza con las 2 manos, soltándola desde atrás de la cabeza. Los jugadores que ocupan un rol de defensor o centrocampista son los que normalmente se encargan de esto.

Cuando un hombre del equipo que ataca al momento en que le es enviado el pase está en campo adversario y entre él y el arco el único rival es el arquero, se lo considera fuera de juego y es sancionado con un tiro libre favorable al equipo que defiende.

En cuanto al tiempo podemos decir que se juegan dos partes de 45 minutos con un corto entretiempo, que comúnmente rondan en los 15 minutos.

PAN Y QUESO

Hablamos de un deporte; de su historia, sus reglas, sus torneos; de clubes, de selecciones, de asociaciones. De los mejores del mundo. Pero el fútbol es más que eso, es un espectáculo, es una pasión. Y aún más. Es un juego.

Como todo juego tiene fantasía, y es la fantasía la que permite que dos bolsos puestos a tres metros de distancia uno del otro sean un arco, 20 metros de calle asfaltada una cancha, y dos o más personas que patean una pelota para uno y otro lado, dos equipos disputando un partido con más fervor que si se tratara de una final del mundo.

Pero el juego tiene su previa en la conformación de los equipos. ¿Cómo decidir para qué lado juega cada uno de los que participa, de modo que el partido salga equilibrado? Para resolverlo, el ingenio popular inventó “la pisada” o “pan con queso” (según el país en el que se juega adopta distintos nombres).

Aquellos que son reconocidos unánimemente como los mejores jugadores, se paran separados por una distancia no muy grande, a partir de ahí avanzan acercándose de a un paso por vez con el talón del pie que se adelanta pegado al pie de atrás. Cuando lo hacen, uno dice “pan” y el otro a su turno responde “queso”. Cuando por fin se cruzan, el que termina pisando al otro es el ganador del derecho a elegir al primero de los jugadores que conformará su equipo; luego lo hará su adversario y así sucesivamente hasta que han sido elegidos todos los jugadores.

Una vez concluida “la pisada” los jugadores toman sus puestos y al sonar de un silbido con pretensiones de silbato, comenzará el partido y la realidad será sueño. Al menos por un rato.




  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130