PACKS ESCUELAS
MENÚ
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

TIROIDES Y GLÁNDULAS PARATIROIDEAS

La tiroides y las glándulas paratiroideas forman parte del sistema endocrino, controlando diferentes funciones vitales a través de la secreción interna de hormonas. Estas glándulas, a su vez, son reguladas por otras glándulas, como la hipófisis, como respuesta a mecanismos de retroalimentación.

TIROIDES

La tiroides es una glándula que está situada delante de la tráquea y la laringe, constituida por dos lóbulos laterales, ambas comunicadas por un istmo en forma de H (Fig. 1 57577558). Su peso oscila entre los 20 y 30 gramos, en personas adultas. Cumpliendo funciones que van desde el metabolismo del calcio, de lípidos, de carbohidratos hasta la síntesis de proteínas para el crecimiento del organismo. Las hormonas secretadas por la tiroides son:

  • Triyodotirosina T3 y tiroxina T4: son sustancias orgánicas liberadas por la tiroides durante la pubertad y en el embarazo. Estas hormonas poseen yodo (I), y actúan regulando el metabolismo en general al ser liberadas a la circulación. En la hipófisis o glándula pituitaria, la hipófisis anterior secreta a la hormona estimulante de la hipófisis, la cual induce a la captación de yodo y síntesis de la T3 y T4 por la tiroides.
  • Calcitonina o tirocalcitonina: esta hormona participa en el metabolismo del ión calcio (Ca+2). Al aumentar o disminuir los niveles de calcio plasmático se libera o se inhibe la secreción de dicha hormona, respectivamente. Esta hormona por tanto inhibe la secreción de calcio desde el tejido óseo, al promover su captación por los huesos cuando aumenta la concentración de calcio, y cuando disminuye, se inhibe su liberación.

Existen varios trastornos que afectan la actividad de la glándula tiroides, por ejemplo una dieta baja en yodo, provoca hipotiroidismo, causando aumento de peso, fatiga y dificultad para estar en temperaturas bajas debido a la baja secreción de hormonas tiroideas. También se suele conocer el hipertiroidismo, por ejemplo, por una dieta muy alta en yodo, la tiroides está demasiado activa, produciendo más hormona tiroidea que la necesaria para las funciones metabólicas, provocando pérdida de peso, aumento de la frecuencia cardíaca y sensibilidad al calor, entre otros.

Existe otra enfermedad asociada a la genética de los individuos conocida como cretinismo, la cual afecta el desarrollo de niños, al presentarse una hiposecreción de T3 y T4, causando retardo mental, infantilismo genital, baja estatura, entre otros síntomas. La enfermedad es causada por la alteración en la retroalimentación negativa en las señalizaciones entre el hipotálamo, la hipófisis anterior y la tiroides.

GLÁNDULAS PARATIROIDEAS

Las glándulas paratiroideas son denominadas así pues se ubican en los lóbulos posteriores de la tiroides, en dos pares, siendo las glándulas endocrinas más pequeñas (Fig. 2 153679516). Son de color amarillo, de forma oval, constituidas por dos tipos de células, encargadas de producir y secretar la hormona paratiroides u hormona parathormona. La función de las glándulas paratiroideas es la de regular el metabolismo del ión calcio, en conjunto con la tiroides (Fig. 3), así como el metabolismo del fósforo y la activación de la vitamina D.

La parathormona, una hormona de constitución proteica, mantiene el equilibrio de los niveles de calcio y fosfato, actuando de manera local en los huesos, los riñones y el tracto gastrointestinal. La segregación de esta hormona se regula por los niveles de calcio en el plasma, por retroalimentación negativa, en función a la concentración de calcio. La parathormona es entonces segregada cuando disminuye la concentración de calcio, aumentando los niveles de calcio en la circulación. Por el contrario, si aumenta la concentración de calcio, se inhibe su secreción y el calcio pasa a los riñones para ser expulsado por la orina.

El control de los niveles de calcio en los huesos, se da por la descalcificación de los mismos, lo que aumenta el calcio en la circulación sanguínea. La regulación en riñones, se da por reabsorción del ión y su paso de nuevo a la sangre, lo que promueve a que no se elimine por la orina. En el tracto gastrointestinal, el calcio se absorbe a partir de los alimentos.

Los niveles de fosfato se regulan en conjunto con los niveles de calcio, es decir, al segregarse la parathormona aumentan la concentración de calcio y disminuye la concentración de fosfato en sangre, eliminándose a través de la orina.

Regulación del calcio.

fuente: http://www.cobach-elr.com/academias/quimicas/biologia/biologia/curtis/libro/c46f.htm


Referencias bibliográficas:

MedlinePlus. (2013). Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Instituto Nacional de Salud.

Proverbio, M; Marín, R. (2002). Biología. Segundo año de Educación Media. (1a. ed.). Editorial Santillana. Caracas, Venezuela. Pág: 63-64.



  • Argentina: 0800 333 3979
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130