TIENDA ONLINE
VOLVER A LOS ARTÍCULOS

Seguridad y defensa en Venezuela en relación con el desarrollo



La Ley Orgánica de Seguridad de la Nación expresa lo siguiente: “El desarrollo integral, a los fines de esta Ley, consiste en la ejecución de planes, programas, proyectos y procesos continuos de actividades y labores que acordes con la política general del Estado y en concordancia con el ordenamiento jurídico vigente, se realicen con la finalidad de satisfacer las necesidades individuales y colectivas de la población, en los ámbitos económico, social, político, cultural, geográfico, ambiental y militar” (artículo 4). La defensa, consecuentemente, es la respuesta, el acto por medio del cual se restituyen las condiciones de certidumbre necesarias para asegurar el desarrollo. Seguridad es el acto de certidumbre que facilita el desarrollo, entendiendo al desarrollo también como una manifestación de la seguridad y el adjetivo intencional denota que el desarrollo se extiende a todos los ámbitos del quehacer nacional.

La relación que hay entre la seguridad, la defensa y el desarrollo radica en el hecho de que en la medida habrá certeza y continuidad en el proceso de desarrollo, y en la medida en que nos desarrollemos, adquiriremos más seguridad y tendremos más necesidades de seguridad. Con ello debe quedar claro que lo que se defiende y asegura es el modelo de desarrollo, no el proceso de desarrollo en sí, y esto es un problema debido a que el proceso como tal se da por la misma condición humana y/o por el diseño de un modelo. El otro problema es que la naturaleza mixta del modelo puede dividir al Estado, dependiendo de cómo sea interpretado éste.

Debemos recordar entonces que el Estado también posee una naturaleza mixta, lo cual indica que la diferencia es aceptada y ello implica mayor grado de complejidad en las relaciones entre sus miembros. En el caso venezolano, constitucionalmente la identidad del venezolano contiene la diferencia y ésta se manifiesta de múltiples maneras, en la cultura, en las ideas, entre otras. Simplificar sería imponer y excluir y en estas circunstancias no se podría hablar ni de seguridad, ni de defensa, ni de desarrollo.

La exclusión no es sólo la marginación o separación del núcleo social, también podría significar la homogenización, es decir, hacer que sus miembros piensen y actúen de una determinada manera en lo público y, eventualmente, en lo privado. Hay que aclarar que el concepto de ciudadano, trae consigo la idea de la homogenización, la igualdad entre la ley, pero como nuestra Constitución hace diferenciaciones específicas en el concepto de ciudadano, este concepto ha adquirido una diferencia que va más allá de la capacidad de disentir. Mantener en estas circunstancias ese grado de complejidad requiere sabiduría de los gobernantes y de los gobernadores. En la medida en que exista mayor diferencia, la superación de esa diferencia es desarrollo, debido a que se constituye una identidad nueva.

La imposición y la resistencia son inútiles en un ente orgánico que contiene la diferencia.

Hay que resaltar que cuando se habla de SEGURIDAD DE LA NACIÓN, se está haciendo mención a la certidumbre que necesitan todos los miembros de la comunidad política y cuando se habla de SEGURIDAD DEL ESTADO, se está hablando de la certeza que requiere la forma de dominación imperante y ello puede significar la exclusión de personas y grupos específicos. Ya anteriormente se expresó que una de las desventajas de la democracia era la lentitud en el proceso de toma de decisiones. Si se considera este aspecto desde el punto de vista externo, es posible que sea así; pero desde el punto de vista interno, podría ser interpretado como una ventaja debido a que la solidaridad del “nosotros” le da a la comunidad una mayor certeza.

Desarrollarse es adquirir un mayor grado de complejidad en las relaciones con el entorno, es acrecentar las capacidades en función de aspiraciones y necesidades. Entonces, lo que hay que asegurar y defender es la complejidad porque éste es el indicador de la existencia del nosotros como una totalidad. Sin el nosotros no hay nación, ni Estado y nada que defender o asegurar, sólo familias e individuos luchando por su supervivencia.

Si se tiene presente el problema del desarrollo desde la perspectiva de la defensa, hay que tener presente que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana tiene entre sus funciones la participación activa en el desarrollo nacional, y más específicamente las relacionadas con la participación, de acuerdo con el artículo 4 de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Venezolana, en el desarrollo de centros de producción de bienes y prestaciones de servicios integrados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, como está aconteciendo con la industria naval venezolana, que al efecto ya ha entregado dos buques a la Armada Nacional Venezolana, y la promoción y realización de actividades de investigación y desarrollo, que contribuyan al progreso científico y tecnológico de la nación, dirigidas a coadyuvar en la independencia tecnológica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, , junto con otras instituciones del Estado en la Antártida, como ha desarrollado la Aviación Nacional Bolivariana con las aeronaves no tripuladas o como ha realizado el Ejército Nacional Bolivariano en relación con el vehículo todo terreno Tiuna.

Referencias Bibliográficas

GUEVARA, Marcos Antonio. Instrucción premilitar. II año Media Diversificado. Editorial Romo. Caracas 2011.

Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Gaceta Oficial Nº 6.020 Extraordinario del 21 de marzo de 2011) Decreto Nº 8.096



  • Argentina: 0800 2200 350
  • -
  • Bolivia: +591 3 3708206
  • -
  • Chile: +56 2 3281 1674
  • -
  • Ecuador: +593 2 6018068
  • -
  • España: +34 93 0077 931
  • -
  • México: +52 55 44376787
  • -
  • Perú: +51 1 241 9032
  • -
  • Venezuela: +58 261 4190130