Conjugación verbal

Los verbos son palabras que se encargan de manifestar la acción que ejerce el sujeto de la oración. La conjugación se refiere a las diversas formas o accidentes que posee un verbo para transmitir una determinada operación ; ésta se manifiesta según el tiempo, modo, número y persona. En español, existen tres tipos de conjugaciones, establecidas por la terminación o desinencia de los verbos, vamos a conocerlas.

En una lengua, cada palabra juega un valioso papel, ya que, de la relación entre ellas, su forma y significado, depende completamente el éxito de la función principal de esta: la comunicación. Además, en cualquier lengua, según sus niveles de análisis (morfológico, sintáctico, fonético, pragmático y semántico), es posible ver cómo de una región a otra, los tipos de palabras que la componen varían constantemente. En sus estructuras, podemos observar, cómo cierta clase de artículos, adjetivos y sustantivos cambian o incluso desaparecen de una lengua a otra. Lo que en una lengua puede describirse con diferentes acepciones o significados, usando una gran variedad de palabras, en otra conseguimos sólo una que encierra en su centro el significado de muchas palabras, como por ejemplo, en las lenguas aglutinantes como el japonés. Si observamos también lenguas como el español y el inglés, sobresalen las diferencias morfológicas y semánticas cuando vemos que existen en español, diferentes artículos para designar el género y número de los sustantivos, mientras que en inglés únicamente existe uno.

Artículos en español Artículos en inglés
El
La
Los
Las
The
Entre el español y el inglés existen diferencias morfológicas y semánticas.

Además de estas diferencias, el verbo se manifiesta como una palabra universal, que en cada lengua del mundo, representa la acción que será realizada por un sujeto (sustantivo). El verbo, es un tipo de palabra maleable, es decir, su forma puede cambiar según la función o el significado que busca transmitir; esto es lo que se conoce como accidentes verbales, el carácter variable de un verbo, que es capaz de transformar su morfología (forma externa) según lo dictan el sujeto y el tiempo de la oración.

Yo estoy caminando El hombre camina solo

A estos llamados accidentes, se le suma la conjugación o flexión de un verbo, que no es más que la variedad de formas que pueden tomar los mismos para representar los distintos sujetos y tiempos verbales. Conjugar significa combinar, y en el caso de los verbos, relacionar los elementos que lo conforman (persona- número- tiempo- modo) para producir un significado nuevo de acuerdo a la oración en la que se encuentra. La persona, se refiere al pronombre personal y el número, a la cantidad de sujetos que realizan la acción; en español existen tres personas para el singular y tres para el plural. En la oración: Pedro camina despacio… el verbo se encuentra en 3era persona del singular: él (Pedro) camina despacio.

El tiempo: es la cronología de la acción, es decir, el momento en que se realiza la acción. Los tiempos verbales en español se clasifican en tiempos simples y tiempos compuestos. El modo, indica la función que esté refiriendo el verbo. En español hay cuatro modos, los cuales son: indicativo, subjuntivo, condicional e imperativo y cada uno posee terminaciones diferentes debido a la intención que busca expresar.

En la lengua española existen cuatro modos en los verbos: el indicativo, el subjuntivo, el condicional y el imperativo.

El modo indicativo: expresa acciones reales o concretas, por lo que ha sido denominado el modo que describe el mundo. Una oración en modo indicativo sería: Ana estudia por la tarde. En ella se expresa un hecho, donde se emplean los tiempos verbales: presente, pretérito perfecto, pretérito imperfecto, futuro y condicional simple.

¿Sabías qué...?
El modo indicativo puede traducirse a cualquier idioma, en tanto que los demás modos pueden o no desaparecer de una lengua a otra.

El modo subjuntivo: es el modo que expresa deseos o posibilidades, una acción hipotética que se espera ver realizada. Los modos subjuntivo e indicativo se oponen en función, ya que uno busca exponer hechos y el otro se presenta como una posibilidad en los hechos. En la siguiente oración, los dos verbos presentes refieren el modo subjuntivo: Quisiera que Ana estudie por las tardes. El modo subjuntivo en español posee los tres tiempos verbales básicos: presente, pretérito y futuro.

El modo imperativo: expresa una acción en forma de orden, mandato o sugerencia. En este modo no hay una conjugación como tal, sino una intención de que se lleve a cabo algo por medio de una orden o sugerencia, busca causar un efecto.

  • ¡Estudia por la tarde Ana!
  • ¡Hagan silencio! Tendrían que ser más dedicados.
Al escribir: “Quisiera que Ana estudie por las tardes.”, se está utilizando el modo subjuntivo.

En la variedad de lenguas conocidas, un verbo posee una forma no conjugada llamada infinitivo. El infinitivo, es la forma del verbo aún no ha sido afectada o modificada por alguno de los elementos que lo transforman, podría decirse que es el aspecto principal del verbo, se expone la acción de forma pura, pues no ha sido ejecutada por ningún sujeto. El verbo está compuesto por dos partes: raíz y desinencia o terminación:

CANTAR:
Raíz = cant
Desinencia = ar

El modo imperativo expresa una orden, por ejemplo: “¡Estudia por la tarde!”

La raíz es la parte del verbo que nunca cambia, permanece igual en todas sus conjugaciones, y la desinencia, es la parte que varía según sea el caso; para determinar la raíz de un verbo, sólo es necesario quitar la desinencia (lo que siempre varía), y el resto de la palabra que queda sería la raíz:

Correr = Corr → er

Tiempos verbales en español

Presente: se refiere a la acción que está siendo realizada en el mismo momento en que es anunciada:

  • El niño juega en el patio.
  • Yo quiero descansar.


Pasado:
es donde la acción ya ha sido realizada

  • Camila miró el espectáculo.
  • Ellos temieron al dragón.

El pasado tiene dos formas de presentarse:

Pretérito Perfecto Simple: esta acción, manifiesta que se realizó en un momento determinado del tiempo pasado, es decir, hace unas horas, unos días o un año. Por ejemplo:

  • Nosotros estudiamos ayer.
  • Sandra amó la película cuando la vio.

Pretérito Imperfecto: aunque también se refiere al pasado, expresa una acción con un tiempo pasado indeterminado, es decir, se entiende que sucedió anteriormente pero, no especifica el momento.

  • amabas correr.
  • Ella partía temprano.


Futuro:
indica acciones que se realizan en el futuro.

  • Yo iré al concierto.
  • Mariana tendrá prueba el lunes.


Tiempo Condicional:
también refiere una acción que va a efectuarse en el futuro pero, después de que se cumpla una determinada condición.

  • Él iría si lo invitaras.
  • Nosotros leeríamos si nos prestaran atención.


Pretérito Imperfecto:
se refiere a una acción que expresa un deseo desde un tiempo pasado, que quisiera realizarse pero que no llega a cumplirse. Este tiempo tiene una particularidad, y es que puede conjugarse de dos formas diferentes en cada caso, sin que se altere su significado.

  • Si hablaras más alto.
  • Si hablases más alto.
El tiempo pasado, es como un espiral que va hacia adentro, donde podemos distinguir diferentes etapas. Estas etapas o niveles del pasado, son las formas del pretérito, que nos enseñan que existen diferentes momentos en el pasado, uno más próximo que el otro.

Futuro Imperfecto: la acción aparece como un deseo que se espera lograr en el futuro. Este tiempo verbal pertenece al modo subjuntivo, y en el habla cotidiana ha quedado en desuso, debido a la poca practicidad de su pronunciación.

  • Si estudiares más salieres mejor.
  • Si nosotros partiéremos a tiempo, no llegáremos tarde.
¿Sabías qué...?
No es frecuente el uso del futuro imperfecto en el lenguaje cotidiano, pero sí en textos literarios.

De acuerdo a los infinitivos, una lengua divide sus verbos en diversos tipos de conjugaciones, las cuales tienen terminaciones diferentes para cada caso. En español, existen tres tipos de infinitivos a saber: ar- er- ir. Todos los verbos que se agrupan con cada una de dichas terminaciones, comparten las mismas desinencias en todas sus formas y tiempos verbales, es decir, los terminados en ar como amar, cantar, bailar, comparten las mismas reglas de conjugación en tiempo, modo y número. A excepción de los verbos irregulares, denominados así porque su raíz cambia cuando son conjugados, es decir, presentan diferencias que no se ajustan a las normas de conjugación del resto de los verbos, como en el que caso de pedir, que al ser conjugado observamos cómo en la primera persona del presente indicativo: pid-o, la raíz es diferente.

La conjugación verbal en español, se divide en tres formas, la primera conjugación con la terminación de los verbos en ar, la segunda en er y la tercera en ir:

Comentarios