¿Qué son las corridas de toros?

Entendidas en los círculos Taurinos como una expresión cultural de origen hispano, las Corridas de Toros son espectáculos que consisten en lidiar a los toros bravos, y se los puede llegar a ejecutar a pie o montado a caballo. Para el desarrollo del ritual existe un recinto diseñado expresamente para tal fin que son las plazas de Toros.

¿Qué son las Corridas de Toros o la Tauromaquia?

Su origen se remonta a la cultura grecolatina, que es introducida en la península hispánica, gracias al proceso de romanización a través de las campañas militares de índole expansionista del Imperio Romano. En la antigua civilización minoica, se tiene registro de una divinización del toro y su sacrificio de carácter ritual. Al paso de los años, los romanos introducen sus propias fiestas, creencias y mitos a través de los juegos y luchas entre hombre y fieras como leones o toros.

Desde el primer milenio de nuestra época se practicaban las corridas de toros montando a caballo. En el siglo XII, era muy común su práctica y estaba bien constituida. Para el Siglo XVIII las corridas ya eran consideradas por muchas culturas como un “arte” que era parte intrínseca de la cultura hispana.

¿Sabías qué...?
España, el principal país taurino del mundo, cuenta con más de 90 ciudades donde están prohibidas las corridas de toros.

Es practicado principalmente en España y Portugal, en el Sur de Francia y en otros sitios alrededor del mundo. En América es usual en México, Perú, Venezuela y otros lugares que fueron antiguas posesiones coloniales del Imperio Español.

Antiguo Mapa de la península Ibérica, de donde fue importado las corridas de toros hacia las nuevas posesiones territoriales de los imperios Español y Portugués en América y otros sitios.

¿Cuál es la estructura de una corrida de toros?

Las corridas de toros actuales tienen su origen en los espectáculos que desde el siglo XVIII se practicaban para entretener a la nobleza y monarquías hispanas. Como tal, fue tomando estructura y disciplina para ofrecer un mejor espectáculo. Ya en pleno siglo XVIII, en el apogeo de la ilustración, la tauromaquia empezaría a estructurarse con normas y reglamentos que hoy día todavía perviven. Y su desarrollo quedo establecido en tres tercios, desarrollados de la siguiente manera:

Tercio de Varas
El toro entra a la arena, donde será probado y observado por el torero, determinando su comportamiento, las embestidas y su bravura. Después entran a la arena dos picadores, armados con una lanza y protegidos de tal manera que tienen los ojos cubiertos. Cuando el toro ataca al caballo, el picador lo pica justo de tras del morrillo. Este momento determina de qué forma ataca el toro al caballo, lo que le indica al matador, cómo tiende a atacar el toro. Esto, junto a la fuerza ejercida por el toro con el cuello y los cuernos para levantar el caballo más la pérdida de sangre, le proporciona al toro unas condiciones físicas debilitantes para los próximos tercios.

Tercio de Banderilla
En este tercio actúan tres banderilleros, los cuales deben colocar cada uno dos banderillas entre los hombros del toro. Las banderillas debilitan y enfurecen al toro, de forma tal que embista con mucha más fiereza. En algunas ocasiones el matador coloca sus propias banderillas.

Tercio de la muerte
En esta etapa el matador vuelve a entrar en la arena con una capa roja sujeta a un palo de madera en una mano y una espada en la otra. Desde que el torero ejecuta el primer pase, dispone de 15 minutos para finiquitar la muerte del toro. El torero realiza varias tandas de pases. El término de la faena se da cuando el torero ejecuta una serie de pases en los que el matador trata de llevar al toro a una posición para matarlo de una sola estocada, intentando clavar la espada entre los hombros hasta el corazón. El fin de esta acción es provocar el menor dolor posible al toro, ya que una estocada fallida le provocaría un intenso dolor, violentas protestas y la destrucción total de una faena, esto aunado al desprestigio del torero.

En el tercio de la muerte, el torero guía al toro, para ubicarlo en una posición estratégica para efectuar la ejecución.

En el toreo existe la figura del indulto, que rara vez se le concede a un toro, por haber realizado una faena extraordinaria. En este caso, los presentes agitan pañuelos blancos en señal de solicitud del indulto, el cual es concedido por el presidente. En tal caso, el torero hace una liberación simbólica del toro y lo ve retirarse, aunque en la mayoría de los casos la ejecución se lleva a cabo, y de ser buena la faena, el cuerpo del toro es paseado por toda la arena en señal de honor.

¿Cuáles son los elementos necesarios para ejecutar una corrida de toros?

Capote: Indumentaria de tela con corte y forma de capa confeccionada en colores vivos que usa el torero para lidiar y engañar al toro. En el proceso de lidiar se denomina capote de brega, a su vez es más grande que la muleta, utilizada esta ultima exclusivamente por el matador.

La indumentaria de un torero es todo un emblema y parte de un rito en la preparación hacia la ejecución de la corrida de toros.

Muleta: Es un trozo de tela confeccionada en color rojo y sujeta a un palo por uno de sus bordes, que utiliza el torero en el último tercio denominado Tercio de la muerte. Lo esgrime con el objetivo de engañar al toro para que este baje la cabeza.

Banderillas: Palo delgado envuelto en cinta de colores con una punta de metal en uno de sus extremos. Es utilizado por los toreros para clavarlos de dos en dos, en uno de los tercios de la corrida con el objetivo de debilitar al toro y crear la ruta para que el matador ejecute a la perfección la estocada final.

Espada: Es un arma blanca, que consiste en una lamina de metal a dos filos, un poco más fina que las espadas convencionales, que es cortante y pulso penetrante utilizado en el tercio de la muerte para ejecutar la muerte del animal.

Traje de Luces: Es la vestimenta que utilizan los toreros en las corridas de toros. Se le denomina traje de luces, porque está compuesto por una serie de lentejuelas, las cuales al chocar con los rayos solares producen una especie de refracción solar provocando que se refleje y brillen las lentejuelas. El traje está elaborado en seda y cubierto de color oro o plata; además está compuesto de otra serie de elementos tales como: Chaquetilla, Taleguilla, corbatín, medias, camisa, zapatillas, coleta o castañeta, montera, castañero, tirantes y faja.

Plaza de Toros: Son recintos circulares y descubiertos, su estilo arquitectónico es muy variado y depende de otros factores como el sitio donde se encuentra emplazada, el tiempo de antigüedad, los rasgos culturales que le rodean y otros elementos. Su origen se remonta a los circos o anfiteatros grecorromanos. En el presente, la plaza de toros más grande del mundo se encuentra en la Ciudad de México con un aforo de 41000 personas. Le sucede en tamaño la plaza monumental de Valencia, Venezuela con 25000 personas. Actualmente también funcionan como centros de otro tipo de espectáculos culturales.

Las plazas de toros son el recinto por excelencia destinado a la práctica de coleo y lidia de Toros. Allí se desarrollan espectáculos taurinos en torno a fiestas y ferias.

Torero: Es el individuo, dedicado profesionalmente a colear o lidiar toros. En la cultura taurina existen dinastías de mucha tradición y prestigio dentro del toreo, principalmente en España y México.

Toro: Es el animal sacrificado en la corrida. Procede de un ganado seleccionado y criado exclusivamente para este ritual. Generalmente, para su selección y crianza se toman en consideración elementos de fenotipos, genotipos y se considera el medio ambiente donde va ser criado. Los toros de lidia viven en campos muy abiertos, creándoles sensación de libertad y desconfianza, lo que aumenta su bravura al tener que enfrentarse a agentes extraños. Proceden de razas puras y autóctonas de la península ibérica.

¿Qué sucede con las corridas de toros en Hispanoamérica?

Hispanoamérica fue el principal bastión de los dominios coloniales de ultramar del Imperio Español. Como tal, hasta América se trasladaron cientos de miles de españoles de todas las clases y estratos sociales que convivían en la península Ibérica. Esto les permitió replicar con mucho éxito la cultura hispana, que con el transcurso de los años fue fusionándose con elementos autóctonos de las culturas precolombinas, dando origen a sociedades hispanoamericanas con sus propios elementos culturales producto del mestizaje.

En Hispanoamérica, muchos sitios tienen una larga tradición taurina, entre los que sobresalen México y Venezuela. Existen muchas fiestas y ferias de carácter cultural y religioso donde se desarrollan las corridas de toros.

México y Venezuela, son los principales países de Hispanoamérica donde se practican las corridas de toros, ambas fueron colonias españolas en el pasado.

México: Principal bastión del poderío español, más allá de sus límites geográficos. Hasta allí se movilizaron ciento de miles de españoles en búsqueda de establecer una nueva vida y aprovechar las oportunidades que ofrecían las nuevas posesiones territoriales; al ser incapaces de renunciar a su cultura de origen, instauraron su modelo cultural en el nuevo mundo, y las corridas de toros jugaron un papel determinante al ser un emblema de la cultura hispana. En el territorio mexicano, las fiestas bravas de Aguascalientes en el marco de la feria nacional de San Marcos, son el sitio por excelencia donde los mexicanos llevan a cabo las tradicionales corridas. Otros lugares escogidos para las corridas son Jalostotitlan y Autlan de La Grana (Jalisco).

Venezuela: Son tradicionales en el occidente del país, especialmente en la plaza de San Cristóbal (Táchira), en el marco de la Feria de San Sebastián. También se realizan en Mérida, incluidas en la Feria Internacional del Sol, siendo la fiesta taurina más grande de Venezuela y América. En el interior, en las ciudades de Maracaibo y Valencia. En muchas zonas del país, existen plazas de toros de mayor o menor tamaño.

¿Sabías qué...?
Francia, bajo el gobierno de Nicolás Sarkozy en el 2011, fue declarada el primer país del mundo en catalogar a los toros como Bien Cultural Inmaterial.

¿Dónde se han prohibido las corridas de toros?

Las corridas de toros cuentan con mucho apoyo en aquellos sitios donde hay conexión con la cultura, pero cada vez es mayor el descontento de los ciudadanos por la crueldad con lo que son tratados los animales y se ha prohibido en muchos sitios a partir de finales del siglo XVIII. Esta moción fue promovida por la nueva dinastía reinante los Borbones de origen francés, con mucha intermitencia pero con mucho más éxito hacia finales del siglo XIX en gran parte del mundo, entre lo que se destacan:

  • Argentina: Las prohibió en 1899, convirtiéndose en el primer país latinoamericano en vetarlas.
  • Venezuela: Fue prohibida por Carrizal en octubre de 2008, y por Caracas en Abril de 2009.
  • España: Unas 90 ciudades ya la abolieron. Los últimos fueron Algaida, Capdepera, Lloseta, Porreres, Santa Margalida en septiembre del 2014.
  • Ecuador: Además de varias ciudades, se prohibió en el 2011, el Tercio de la muerte, por lo que en las corridas de toros no se permite ejecutar al animal.
  • Franca: Se permite únicamente en cuatro regiones del sur de Francia.
Alrededor del mundo el creciente descontento por la brutalidad de las corridas de toros ha provocado protestas y movimientos anti-taurinos.

Comentarios