Delicias de Finlandia

Es el país agrícola más norteño del mundo, mantiene los rasgos característicos de la gastronomía escandinava e incorpora una serie de elementos distintivos procedentes de Rusia.

Finlandia encabeza la estadística mundial del consumo de café por habitante.

Este país, bañado por el mar Báltico, salpicado por miles de lagos, de clima frío y abundancia de tierra, ofrece platos a base de pescados, carnes de buena calidad, sopas de frutas y las llamadas “súper-comidas”, alimentos con alto valor nutritivo, como el centeno.

Cada una de las estaciones trae ingredientes particulares. En primavera llegan las papas; en verano, frutas silvestres y verduras; en otoño, aparecen las setas en los bosques; y en invierno se consumen muchas sopas, bebidas calientes, carnes asadas y cazuelas.

Entre los finlandeses es muy habitual comer y cenar con leche.

El desayuno es la comida más importante. Incluye café, pan negro de centeno, fiambres, quesos, verduras, avena y yogur. Entre las 11 y las 13 horas acostumbran a almorzar un plato liviano, como ensalada y café. Sobre las 5 hay otra comida más fuerte y a partir de las 8 toman una cena ligera.

A los bosques, de usufructo común, recurren los finlandeses para recoger los frutos de estación.

KALAKUKKO

La receta más tradicional se llama kalakukko, es un gran pan relleno de pescado y puerco, horneado con una capa de harina de centeno. Los pescados que se utilizan para el relleno, habitualmente son la perca, la bermejuel o los filetes de salmón. La bebida que se suele tomar para acompañar esta comida es suero de leche o leche.

SMÖRGASBORD

Otro plato típico es la famosa mesa de entremeses nórdicos, Smörgasbord, que consiste en una mesa servida con varios platos calientes y fríos. Se presentan decenas de variedades de pescados, carnes, fiambres y embutidos así como ensaladas, sopas y platos de cocción lenta.

LAS HUEVAS DE LOTA

La lota es un pez de cuerpo alargado, muy común en lagos y ríos de Europa y América del norte. Desova en invierno en aguas poco profundas con suelos pedregosos. Sus huevas se degustan con cebolla y crema agria. Todo ello rociado con el típico vodka finlandés.

RUISLEIPÄ

Ruisleipä es el pan negro de centeno, un alimento esencial en los hogares finlandeses. Consideran que el pan de centeno y otros panes integrales son los que “mantienen al hombre íntegro, sano y sabio.”

¡A COCINAR EMPANADILLAS DE KARELIA!

En Finlandia, por la calle y en los mercados al aire libre, se puede comer un plato tradicional, la empanadilla de Karelia, rellena de arroz o papas. Para prepararlas se requieren pocos ingredientes:

Ingredientes para la masa: 1 vaso de agua / ½ vaso de harina de trigo / ½ vaso de harina de centeno / sal / 2 cucharadas de mantequilla / aceite.

Ingredientes para el relleno: 1 vaso de arroz / 6 vasos de leche / sal / 2 cucharadas de mantequilla.

1- Masa: mezclar la harina de trigo, con la mantequilla, el vaso de agua y sal a gusto.
2- Añadir el centeno.
3- Amasar y extender sobre una mesa previamente espolvoreada con harina.
4- Cortar círculos de unos 15 cm. de diámetro aproximadamente.
5- Relleno: Cocinar el arroz con la leche durante dos horas.
6- Añadir sal a gusto y las dos cucharadas de mantequilla.
7- Dejar enfriar el relleno.
8- Poner dos cucharadas de relleno en cada círculo de masa y cerrar los bordes.
9- Hornear las empanadillas a 200 °C hasta notarlas doradas.

¡A COCINAR KORVAPUUSTI!

Son rollitos de canela, se consumen en todo el mundo pero son de origen finlandés. Datan del siglo XIX, época en la que sólo las clases altas se daban el lujo de degustarlas debido a su alto costo. Pero, a partir del siglo XX, el panorama cambió y estos rollitos comenzaron a popularizarse y a conseguirse a un valor asequible en todo tipo de pastelerías.

Ingredientes para la masa: 40 gr de harina 000 (harina de fuerza) / 18 gr de levadura fresca / 225 ml de leche / ½ cucharadita de sal / 1 cucharada de cardamomo (es una especia) / 100 gr de azúcar / 50 gr de mantequilla.

Ingredientes para el relleno: 50 gr de mantequilla / 60 gr de azúcar morena / 2 cucharadas de canela / 1 yema de huevo.

1- Masa: Mezclar el azúcar, la mantequilla y el cardamomo.
2- Incorporarle la levadura previamente diluida en la leche.
3- Poco a poco, incorporar la harina hasta obtener una masa suave y elástica.
4- Dejar reposar la masa durante una hora en un bol tapado y en un sitio cálido, hasta que haya doblado su volumen.
5- Extender la masa, con rodillo, dándole forma rectangular sobre una superficie enharinada.
6- Relleno: Con un pincel, pintar la superficie con la mantequilla derretida y espolvorear con el azúcar y la canela.
7- Enrollar la masa a lo largo y cortarla a modo de triángulos. Presionar cada rollo desde el pico superior de triángulo, con el dedo, de modo de conseguir la forma de los Korvapuusti.
8- Pintarlos con la yema batida, dejarlos reposar en un ambiente cálido por 30 minutos.
9- Colocarlos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear. Dejar espacio entre ellos porque durante el horneado se incrementa su volumen.
10- Hornear durante 10-15 minutos a 200 °C. Es aconsejable precalentar el horno.

Comentarios