El cuento fantástico

Y cuando comenzamos a leer… nos encontramos con el mundo cotidiano hasta que en algún momento nos enfrentamos a lo extraño e inexplicable. En ese punto es cuando el lector comienza a bucear en un entorno fantástico.

Los cuentos fantásticos no presentan ningún rasgo de ciencia ficción ya que en sus relatos se pueden identificar elemento o situaciones reales y/o cotidianas. Sin embargo, en algún punto de la historia se genera lo fantástico haciéndose presente alguna situación misteriosa.

El objetivo de este tipo de cuentos no es resolver aquello inexplicable, sino que sustentándose en ello, se genere suspenso. Aquí también entra en juego la imaginación del lector que puede ir conjeturando diversas situaciones posibles. A su vez, su incertidumbre aumenta, al confluir lo real con lo irreal.

Aquellos temas que han suscitado diversas teorías como el tiempo, los sueños, el espacio, las dimensiones, etc., son tomados de referencia por los escritores para explotar al máximo “lo imposible”. En medio del relato y teniendo en cuenta que los hechos pueden causar un efecto de realidad, el lector en algún punto se puede preguntar acerca de la factibilidad de los sucesos. La verosimilitud del relato con condimentos extraños produce un efecto inquietante que conduce a la vacilación.

¿Sabías qué...?
Caperucita roja es un cuento de transmisión oral que se plasmó en papel por primera vez en 1967.

Diferencias con otros cuentos

Para poder distinguir con mayor precisión los cuentos fantásticos de otros tipos de relatos, a continuación vamos a establecer las diferencias con el cuento realista y maravilloso.

CUENTO FANTÁSTICO CUENTO REALISTA CUENTO MARAVILLOSO
Hay hechos reales e irreales. Los hechos pueden suceder en la realidad. Los hechos jamás se podrían dar en la realidad.
Los personajes son seres comunes que se pueden ver afectados por alguna fuerza sobrenatural. Los personajes son seres comunes. La mayoría de los personajes no tiene características humanas y pueden aparecer seres irreales como brujos, hadas, etc.
El tiempo y el espacio pueden ser reales en un principio pero volverse irreales en algún momento. El tiempo y el espacio no presentan alteraciones ilógicas. El tiempo y el espacio pueden ser irreales.

Ingredientes de la materia fantástica

La imaginación del escritor es el único límite que se puede establecer para enumerar los ingredientes fantásticos que se pueden encontrar en una obra. Ellos modifican el tiempo, el espacio y las situaciones, una a una o todas a la vez. Algunos de los elementos más utilizados han sido:

• Fuerzas sobrenaturales: personaje sufre el fenómeno de la metamorfosis, adquiere características de otro ser vivo, etc. En el caso de los objetos estos pueden tomar vida.

• Tiempo: traslados al futuro, al pasado, detención del tiempo, multiplicación del tiempo, etc.

• Espacio: transmutación de mundos, ruptura de las leyes físicas, etc.

• Sueño de los personajes: interrelación entre el sueño y la realidad, sueño dentro de otro sueño, conciencia de que se está soñando, sueños comunes a varias personas, etc.

Ejemplos de cuentos fantásticos:

“El corazón delator” de Edgar Allan Poe. Publicado en 1843.
Un narrador anónimo se obsesiona con el “ojo de buitre” de un anciano con el cual convive. Esta obsesión lo lleva a asesinarlo y el mismo delata su crimen a causa de una situación extraordinaria que percibe…

“Otra vuelta de tuerca” de Henry James. Publicado en 1898.
Una institutriz acepta un trabajo para educar a dos niños en una mansión llamada la “mansión Bly”. A medida que pasa el tiempo, la institutriz se da cuenta de que los niños actúan de una manera extraña, pero no sabe el por qué…

“La metamorfosis” de Franz Kafka. Publicado en 1915.
Una mañana normal, el personaje Gregorio Samsa se despertó transformado en una criatura que el relato no define en ningún momento. Su familia toma este hecho de un modo…

“La pata de mono” de William Wymark Jacobs. Publicado en 1902.
La pata de un mono muerto es un talismán que cumple a quien la posea tres deseos, pero los deseos se cumples con un enorme precio…

“El inmortal” de Jorge Luis Borges. Publicado en 1949.
La historia es contada en primera persona por el protagonista, Marco Flaminio Rufo, un romano que sale en busca de un río que generaba inmortalidad a quien bebía de él. Luego, el protagonista comienza la búsqueda de la “Ciudad de los inmortales” y al encontrarla descubre lo inimaginable…

“Casa tomada” de Julio Cortázar. Publicado en 1951.
Dos hermanos viven en una casa colonial y grande, han dedicado muchos años de su vida a su mantenimiento y ninguno de los dos se ha casado. Tienen temor a que en un futuro parientes lejanos la vendan. Un día comienzan a escuchar ruidos, la casa poco a poco es tomada. Los protagonistas toman medidas al respecto…

“La noche boca arriba” de Julio Cortázar. Publicado en 1956.
Trata sobre un joven de una ciudad moderna que tiene un accidente en moto y es trasladado al hospital. Mientras está en la camilla, cada cierto tiempo se queda dormido y mientras duerme sueña que está en la selva de México durante las guerras floridas huyendo de los aztecas que quieren atraparlo para sacrificarlo. Luego de varios sueños, en uno de ellos descubre que ya es un prisionero de los aztecas y que está apunto de ser sacrificado. En ese momento desea despertar y volver desesperadamente a la sala del hospital. Al final, descubre que el verdadero sueño es…

Comentarios