Técnica de difuminado

El difuminado, también llamado esfumado, es una técnica pictórica característica del Renacimiento italiano y cuya autoría es atribuida a Leonardo da Vinci. Obras maestra de la pintura destacan por tener un efecto de profundidad, lejanía o antigüedad logrado mediante esta práctica.

¿Qué es el difuminado?

Es una técnica en la que se suavizan, funden o atenúan contornos y colores gradualmente sin dejar rastros de la pincelada o instrumento usado. Con el difuminado se integran trazos para obtener como resultado una imagen con un acabado realista.

La palabra italiana sfumato fue utilizada originalmente por Leonardo da Vinci. En español esfumado y difuminado se usan como sinónimos.

Al difuminar o fundir colores se obtienen impresionantes resultados con nuevos tonos.

¿Sabías qué...?
La primera descripción sobre el difuminado fue dada por Leonardo da Vinci. Él consideraba que esta técnica servía para no tener líneas o bordes definidos en forma de humo.

Obras de arte en los que se evidencia la técnica del difuminado

La Virgen de las Rocas (1483-1486)
Mona Lisa (1503-1519)
San Juan Bautista (1508-1513)

¿En qué consiste la técnica del difuminado?

El difuminado suplanta los contornos y las líneas de dibujo por graduaciones de luz y color, como resultado se obtiene un borde impreciso. Para ello es necesario superponer capas muy delgadas de pintura que escondan las pinceladas. Puede hacerse de dos modos: al aplicar un color claro sobre uno oscuro o uno oscuro sobre uno claro.

Generalmente se aplica el color oscuro libremente sobre la superficie como una capa inferior, luego se aplica una pintura de color claro mediante el “plumeo” para crear el efecto de humo o sombra.

Formas de difuminar

Existen diversos métodos para el difuminado. Todos dependen del medio a utilizar y del efecto que se desee al finalizar. Los más comunes son:

Con los dedos

Los dedos son las herramientas más sencillas y eficaces a la hora de difuminar, especialmente si se hace con carboncillo. Sólo debe presionarse el dedo a usar sobre la superficie y moverlo en forma circular en ambos lados.

El uso de los dedos y de las manos es quizás el método de pintura más primitivo que existe.

Con el lápiz difuminador

Este instrumento de extremidades biseladas permite difuminar pequeñas zonas de forma muy precisa. Es la mejor herramienta para dar acabados a los dibujos.

El lápiz difuminador tiene dos puntas: una para trabajar las áreas oscuras y otras para trabajar las partes claras.

Con algodón

Un trozo de algodón ayuda a crear el efecto esfumado muy fácilmente. Éste debe presionarse levemente mientras se realizan amplios giros para homogeneizar. Para dibujos con grafito es usado el bastoncillo de algodón.

Con paño

Pedazos de tela pueden usarse perfectamente para realizar difuminados. Sirve en cualquier superficie y además es un instrumento económico y reciclable.

La dureza del material que utilices influirá en el acabado final. Mientras más blando, más podrá difuminarse. Ejemplo de esto es el carboncillo y el óleo.
Para el contraste de luces y sombras llamado claroscuro, el carboncillo se difumina para conseguir tonos medios.

¿Para qué sirve el difuminado?

Para unificar

Atenúa las irregularidades causadas por el material de la superficie.

Para fundir y degradar

Atenúa el contraste dos tonos de colores que se mezclan.

Para modelar

Varía los matices en una pintura, así como ayuda a realizar dibujos en negativo.

El difuminado también es usado para crear una ilusión realista. En los paisajes se emplea un difuminado gradual para mostrar distancia o para mostrar un efecto atmosférico, mientras que en los retratos sirve para definir rasgos delicadamente.

También se aplica en…

Maquillaje

El estilo y glamour de un buen maquillaje viene dado por un excelente difuminado, el cual se logra mediante el uso adecuado de brochas y pinceles según la textura del producto.

Las sombras de ojos, bases, rubores y labiales deben difuminarse para un acabado más natural.

Repintado de automóviles

Luego de una reparación parcial es necesarios pintar el área. La amplia gama de colores y efectos que tienen los automóviles hace casi imposible ajustar el color, sin embargo la técnica del difuminado permite igualar los colores para un arreglo imperceptible.

Con la técnica de difuminado es posible ajustar colores aunque éstos con coincidan al 100 %.

Comentarios