Anatomía de la pelvis

La pelvis es una región en la parte central del esqueleto humano. Se trata de una cavidad compuesta por un complejo grupo de huesos y órganos que, en conjunto, juegan un papel importante en el soporte del peso y la estabilidad del cuerpo, lo que permite acciones como ponerse de pie, sentarse o caminar.

Estructura

  • La pelvis está compuesta por dos grandes zonas: el hueso coxal y la columna vertebral.
    • El hueso coxal, ubicado a cada lado de la pelvis, está compuesto por el ilion, el isquion y los huesos del pubis.
    • La columna vertebral a nivel de la pelvis es un segmento ubicado debajo de la columna lumbar, en esta parte se ubican el sacro y el coxis, huesos que se conectan anteriormente por la sínfisis púbica.
Huesos de la pelvis.

Funciones

Cuando estamos de pie, el centro de gravedad se encuentra en el centro del cuerpo. Los huesos pélvicos soportan el peso y dan estabilidad al cuerpo; igualmente, ayudan a transferir la carga de la parte superior al fémur y las extremidades inferiores durante la caminata o al estar de pie o sentado.

Además, la pelvis es el lugar en el que se originan los músculos y órganos reproductores, y provee el ambiente necesario para el feto en el embarazo.

¿Sabías qué?
Las características anatómicas de la pelvis son cruciales al momento de llevar a cabo un parto.

Variaciones

La pelvis de las mujeres es distinta a la de los hombres. Esto se debe a que las mujeres tienen una estructura adecuada para la cabeza del feto durante el parto, por lo tanto, suele ser más ancha y menos profunda, con huesos púbicos con un ángulo de amplitud más grande que en el de los hombres. Asimismo, el coxis es más móvil y el sacro más corto.

Vista frontal de la pelvis ósea masculina.

 

Vista frontal de la pelvis ósea femenina.
Clasificación

La pelvis puede clasificarse como ginecoide, androide, antropoide y platipeloide. Siendo las primeras dos las más comunes.

  • La pelvis ginecoide es la forma más común en las mujeres y la más favorable para el parto natural. El sacro es ancho con una concavidad profunda, mientas que el angulo subpubiano es amplio y redondeado.
  • La pelvis androide es la más frecuente en hombres. El estrecho superior tiene forma de corazón, el sacro es ligeramente curvo, con una estructura ideal para ocupar músculos voluminosos.
Diferencias entre una pelvis ginecoide y una pelvis androide.

Músculo glúteo menor 

Los glúteos son un conjunto de tres músculos responsables de darle estabilidad a la cadera, rotar las piernas y mover los muslos. El más pequeño de este grupo muscular es el glúteo menor: elemento anatómico de gran importancia para mantener el equilibrio durante la marcha.

Descripción

  • Músculo pequeño en forma de abanico, ubicado en la parte más profunda respecto al glúteo mayor.
  • Se origina en la fosa iliaca externa y se inserta en la cara lateral del trocánter mayor del fémur.
  • Entre el glúteo menor y el glúteo medio se ubican la arteria glútea superior y el nervio glúteo superior.
Los glúteos están conformados por tres músculos: el glúteo mayor, el glúteo medio y el glúteo menor.

Funciones

  • Trabaja en sinergia con el musculo glúteo medio para generar los movimientos de la cadera, como la rotación interna (girar o rotar la parte superior de la pierna hacia adentro), abducción (mover la parte superior de la pierna hacia un lado) y extensión (mover la parte superior de la pierna hacia atrás).
  • Estabiliza la pelvis durante la marcha. Cuando un individuo está parado sobre una extremidad, el glúteo menor se engancha en el lado apoyado, así, la pelvis permanece nivelada durante el proceso de balanceo al caminar.
La arteria glútea superior suministra la sangre al glúteo menor.

Algunas condiciones

Marcha de Trendelenburg

Puede ocurrir cuando se lesiona el glúteo menor o el nervio glúteo superior. Un síntoma de esta condición es la inclinación hacia un lado durante la marcha. Para diagnosticarlo, el especialista le pide al paciente que se pare sobre una pierna y si se evidencia flacidez pélvica en un lado sin apoyo, se lo considera un signo de Trendelenburg positivo.

Síndrome de dolor del trocánter mayor (GTPS)

Es una afección producida por la tendinopatía del glúteo menor. Uno de sus principales síntomas es el dolor o la sensibilidad en el trocánter mayor (zona más externa de la cadera), la nalga o la zona externa del muslo. Se detecta a través de un examen físico e imágenes.

El síndrome de dolor del trocánter mayor está relacionado con la bursitis trocantérea, afección que provoca la inflamación de la bolsa del trocánter mayor y, por lo tanto, dolor de cadera lateral.

Glúteos

Los glúteos conforman toda un área anatómica en la cara posterior de la pelvis de gran importancia. Los músculos principales de esta sección son el glúteo mayor, el glúteo medio y el glúteo menor. Gracias a ellos podemos mantenernos erguidos y realizar movimientos dinámicos, como sentarnos, caminar, saltar, etc.

¿qué son los glúteos?

Son un grupo de tres músculos originados en el sacro e insertados en el fémur. Dentro de sus funciones principales se incluyen la extensión, la abducción y la rotación de la articulación de la cadera.

Anatomía de los glúteos.
  • El glúteo mayor es el más grande y superficial. Es un músculo carnoso de forma cuadrangular que se inclina a lo largo de la nalga. Nace detrás de la línea de la masa lateral del sacro y termina en el tracto iliotibial y en la tuberosidad glútea del fémur.
  • El glúteo medio es un músculo ancho y grueso, cuyo tercio posterior está cubierto por el glúteo mayor. Actúa sobre la articulación de la cadera, produce la rotación interna del muslo y estabiliza la pelvis al estar de pie y caminar.
  • El glúteo menor es un músculo pequeño con forma triangular, está ubicado en la profundidad de la región posterior de la cadera, debajo del glúteo medio. Trabaja sinérgicamente con el glúteo medio para producir los movimientos de la articulación de la cadera.
¿Qué es la nalga?

Se trata de cada una de las porciones carnosas y curvas que nacen en la parte baja de la espalda. Están formadas por grasa y los músculos glúteos.

¿Sabías qué?
El glúteo mayor trabaja en conjunto con los músculos piriforme, obturador y iliopsoas para rotar la cadera. Asimismo, ayuda a sostener la pelvis ósea y el tronco, y estabiliza el fémur.

Importancia

El desuso de los glúteos o la presión que se aplica, por ejemplo, cuando nos sentamos por un período de tiempo prolongado de forma constante, puede provocar que estos músculos se atrofien, lo que está relacionado con los dolores lumbares y la dificultad para subir escaleras u otros movimientos naturales.

Algunos ejercicios y estiramientos que ayudan a trabajar los glúteos son, entre otros, el ciclismo, los aeróbicos, las sentadillas, las estocadas y el peso muerto.

Osteoartritis de cadera

La cadera es una articulación esférica que une el hueso del muslo (fémur) con el hueso de la pelvis, gracias a ella es posible el movimiento de las piernas. Esta articulación es una de las más estables del cuerpo y soporta todo su peso, razón por la que también es propensa a desarrollar ciertas complicaciones como la osteoartritis.

Anatomía de la cadera

La articulación de la cadera se conforma principalmente de dos partes:

  • La cabeza femoral, que es el hueso esférico situado en la parte superior del fémur.
  • El acetábulo, que es la cavidad cóncava en la que se encaja la cabeza femoral.
Huesos principales asociados a la cadera.

La cabeza femoral se une al acetábulo a través de ligamentos para formar la cápsula articular. Esta cápsula está revestida por una membrana sinovial que produce un líquido que lubrica la articulación.

¿Sabías qué?
La cadera está rodeada por músculos de gran tamaño, como los glúteos, los músculos aductores, los cuádriceps y los isquiotibiales. Asimismo, por la cadera pasan nervios y vasos sanguíneos de importancia, como el nervio ciático, el nervio femoral y la arteria femoral.

Un gran soporte, una gran presión

Por lo general, la articulación de la cadera es muy fuerte y estable, pero, al soportar todo el peso del cuerpo, es propensa a sufrir osteoartritis debido a la presión extra a la que es sometida.

La osteoartritis, también llamada artritis por desgaste, es un tipo de artritis que afecta al cartílago que amortigua los huesos de la cadera, por lo tanto, los huesos rozan entre sí, lo que provoca dolor y rigidez .

Diferencia entre una cadera sana y una cadera con osteoartritis.

A medida que el cartílago se empieza a desgastar, los huesos se vuelven más ásperos y el espacio que existe entre las articulaciones se reduce. Esta es la razón por la que los huesos rozan entre sí, lo que, a largo plazo, puede provocar la formación de espolones óseos (osteofitos).

Señales a tomar en cuenta

Algunos de los síntomas más comunes de la osteoartritis son el dolor, la sensibilidad y la rigidez en la cadera, la pérdida de flexibilidad, una sensación chirriante, la presencias de osteofitos e hinchazón. Estos se desarrollan lentamente y el dolor aumenta de forma progresiva con el tiempo, así que cuanto antes se inicie un tratamiento, más probabilidades habrá de disminuir sus síntomas.

Causas

Si bien la osteoartritis no tiene una causa única específica, sí existen algunos factores que aumentan la probabilidad de desarrollar esta condición, entre ellas las siguientes:

  • Edad avanzada.
  • Obesidad.
  • Lesiones articulares.
  • Genética.
  • Tensión articular.

Obesidad y Sobrepeso

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa en el organismo que puede ser perjudicial para la salud.

¿Cómo se detectan?

El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla (altura) que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

Si quiere calcular su IMC, hacé click aquí.

De acuerdo a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS):
• Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso.
• Un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.

Además del peso, es importante detectar el lugar en donde se acumula la grasa. En el hombre es más frecuente su distribución abdominal y en la mujer a nivel de la cadera.

La distribución abdominal de la grasa se evalúa a través de la medición del perímetro de cintura. Este tipo de distribución se asocia a aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión arterial, entre otras.

¿Cuál es la causa del sobrepeso y la obesidad?

Básicamente, el sobrepeso y la obesidad son producto de una alteración en el balance de energía entre las calorías consumidas y gastadas.

En la actualidad, a nivel mundial se dan en paralelo dos situaciones que generan el aumento de problemas y desbalances en tal sentido:
• Un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares simples pero pobres en fibra, vitaminas, minerales y otros micronutrientes;
• Un descenso en la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización.

¿Cómo afectan la salud el sobrepeso y la obesidad?

Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, como:
• Las enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatías y accidentes cerebrovasculares);
• La diabetes;
• Los trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones, muy discapacitante);
• Algunos cánceres (del endometrio, de mama y de colon).

¿Cómo se pueden tratar el sobrepeso y la obesidad?

El sobrepeso y la obesidad, así como las enfermedades no transmisibles asociadas, son en gran parte prevenibles. Para ello es fundamental que exista una comunidad comprometida y entornos favorables para apoyar a las personas en el proceso de realizar elecciones, de modo que la opción más sencilla sea la más saludable en materia de alimentos y actividad física periódica.

En el plano individual, se debe intentar adoptar hábitos saludables todos los días como:
• Limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total;
• Aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos;
• Limitar la ingesta de azúcares;
• Realizar una actividad física periódica.

Existe además medicación vía oral que está indicada para el tratamiento de la obesidad. Asimismo, en ciertos casos la cirugía bariátrica también forma parte del tratamiento.

Fuente: Ministerio de Salud – Presidencia de la Nación (Argentina)

http://msal.gob.ar/index.php/component/content/article/48-temas-de-salud-de-la-a-a-la-z/90-obesidad-y-sobrepeso#sthash.ay8SewVX.dpuf